Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Kaissa Ould Braham: «La represión del gobierno español en Cataluña repercute en la Cabilia».

Directa. Logotipo.La Directa. Lunes, 9 de octubre de 2017.

Internacional.

Kaissa Ould Braham: «La represión del gobierno español en Cataluña repercute en la Cabilia».

Periodista y activista amazigh, se refugió en Cataluña después de dejar el periódico donde trabajaba y huir de Argelia hace una década, víctima de persecución lingüística, étnica y religiosa.

«Se ha de pertenecer a un pueblo oprimido durante siglos, a una cultura e identidad minorizadas, para entender fácilmente el derecho a la autodeterminación. Si vienes de una cultura dominante, hay menos posibilidades de comprenderlo»./ Albert Ortiz.
«Se ha de pertenecer a un pueblo oprimido durante siglos, a una cultura e identidad minorizadas, para entender fácilmente el derecho a la autodeterminación. Si vienes de una cultura dominante, hay menos posibilidades de comprenderlo»./ Albert Ortiz.

Meritxell Rigol.
9-10-2017.

Medio siglo después de haber alcanzado la independencia de Argelia, dejar de sentirse una colonia todavía es una aspiración para buena parte de la población de la Cabilia, asegura Kaissa Ould Braham, periodista y activista cabilences. El suyo, es un territorio tanto combativo como combatido. Situado al este de la capital argelina y con unos seis millones de habitantes, la Cabilia ha sido y es escenario de las principales movilizaciones en defensa de la identidad y la lengua amazigh.

Defender su cultura en un marco democrático y laico es la línea editorial que la convirtió en exiliada hace cerca de diez años. Tuvo que dejar el diario Izuran (Raíces) y la región que siente como país para refugiarse en Cataluña. Un año antes, en 2007, ya había huido su marido, Salem Zenia, poeta y periodista. Era el director de la publicación amazigh en que ambos trabajaban y había recibido amenazas de muerte de grupos islamistas.

Periodistas, escritoras, artistas y cualquier voz ciudadana que alce ideas disidentes o evidencie la diversidad real, no sólo es blanco del extremismo religioso. Se enfrenta también a la persecución del gobierno del Frente Nacional de Liberación, el frente de Argelia desde que dejó de ser colonia francesa, en 1962. Reporteros sin fronteras denuncia la aplicación sistemática del código penal ante las informaciones críticas con el gobierno. En la clasificación mundial de la libertad de prensa que elabora anualmente la organización, Argelia ocupa la posición 134 de 180.

–El pueblo amazigh habita varios puntos de un vasto territorio del norte de África, con contextos diferentes. Sin embargo, ¿hay objetivos compartidos, más allá de las fronteras de cada estado?–

–En toda África del norte, lo primero que perseguimos es que el gobierno de cada estado reconozca la lengua amazigh. Al mismo tiempo, como que no se trata de hacer que una dictadura que ahora es árabe pase a ser una dictadura en amazigh, no podemos disociar la reivindicación lingüística, cultural e identitaria amazigh de las otras luchas por la democracia: igualdad de género, laicidad, libertad de conciencia y respeto por todas las otras diferencias.–

–¿Es la defensa de la identidad amazigh lo que fuerza a tu familia a refugiarse en Cataluña?–

–No sólo. Vinimos aquí por sufrir persecución lingüística, étnica y religiosa. En un inicio, mi marido y yo íbamos más a la aventura, pero al tener los hijos... Los grupos terroristas en mi país vinieron a casa y si no te encuentran a ti, se vengan con la familia. Perdimos amigos y colegas asesinadas. Mi marido estaba en la lista de personas a eliminar. Además, el de Argelia es un régimen militar, la corrupción es general y también la violación de los derechos de las personas amazigs.

En nuestro país, como la mayoría de países musulmanes, se utiliza la religión para negarnos la identidad. Nos dicen que para ser buenas musulmanas debemos borrar la amaziguidad. Desde la independencia de Argelia, el régimen militar ha utilizado la religión porque, a diferencia de la tradición, no se cuestiona. Por ello, somos claras: luchamos por un marco democrático y laico, que nos proteja de la instrumentalización de la religión para oprimirnos y minarnos los derechos. El pueblo amazigh somos una muestra de lo que ocurre con muchos otros pueblos. No somos minoría, sino minorizados, y estamos luchando por el derecho de existir.–

–¿La relación con el Islam es diferente entre las personas de cultura amazigh que entre las árabes?–

–La mayoría de cabilences son musulmanas y su Islam característico es el norteafricano, una mezcla de Islam, judaísmo, cristianismo y animismo, lo que nunca ha sido una contradicción, del siglo VII al XX. Mi abuela hace las cinco oraciones del día y el ramadán y tiene una piedra que venera cada día. La «contradicción» llega en los años 90 con los islamistas radicales, por quien este Islam no puede existir. Matan a la gente que lo practica y que defienden un Islam salafista, de vuelta a los orígenes, a la práctica que hacía el profeta en la península arábiga.–

«La Cabilia siempre ha sido una región laica, con una organización social horizontal»./Albert Ortiz.
«La Cabilia siempre ha sido una región laica, con una organización social horizontal»./Albert Ortiz.

Tradicionalmente, en la Cabilia, el imán de la mezquita no tiene ningún derecho a meterse en los asuntos del pueblo. Sólo tiene autoridad dentro de la mezquita, en relación a la espiritualidad. Es la laicidad que defendemos, que no es sólo un concepto occidental. La Cabilia siempre ha sido una región laica, con una organización social horizontal. Cada pueblo es como una república, tiene una asamblea colegial, formada una persona representante de cada familia.–

–¿En la Cabilia aún mantenéis la forma de organizaros diferenciada de la cultura amazigh?–

–Los franceses estructuraron la sociedad de Argelia, pero la sociedad Cabileña siempre ha vivido en paralelo a la ley argelina. Durante la colonización y después. Por ejemplo, en el pueblo, si hay un conflicto, está muy mal visto que alguien vaya a la justicia, a no ser que sea por algo muy grave. Tenemos una asamblea de sabios que intentan resolver el conflicto. Y cuando hay un peligro externo los pueblos funcionamos como una federación. En 2001, cuando el ejército argelino vino a la Cabilia y disparó contra jóvenes manifestantes, pacíficos, para defender la identidad amazigh, los Aarch [comités de tribus y pueblos] se organizaron.–

–El episodio de represión de 2001 en el que murieron más de 120 manifestantes, recordado como la Primavera Negra, es uno de los acontecimientos históricos que ha tenido lugar en la Cabilia, seguramente, el escenario principal de las revueltas en defensa de la identidad amazigh...–

–La Cabilia lucha en paralelo por la identidad y el reconocimiento de la lengua. En 1994 se hizo la huelga de la mochila. La Cabilia boicoteó la escuela argelina para reivindicar la introducción de la lengua amazigh en el sistema educativo y, después de un año, en 1995, el Gobierno autorizó, por primera vez en la historia, el amazigh como asignatura.

En el caso del 2001, a raíz de la Primavera Negra, el régimen argelino abandonó la Cabilia, en el ámbito de la seguridad, y los grupos islamistas aprovecharon la ausencia de protección para entrar. Se comenzó a convertirse en la región más militarizada a la vez que con mayor número de atentados. Desde 2001, la Cabilia es una región desprotegida. En este contexto, no podíamos seguir con el diario. En general, en Argelia, los islamistas han perdido en el plano militar, pero han ganado en el político. Las mentalidades han retrocedido siglos.–

–¿Cómo ha afectado la vida de la comunidad? ¿Y de las mujeres en concreto?–

–En Argelia, las mujeres tienen el mismo acceso que los hombres a la educación y oficialmente pueden acceder a todos los sectores laborales (aunque en muchos es muy difícil entrar). Pero, de la escuela a la universidad, todo lo que se enseña es para justificar que las mujeres son inferiores a los hombres. Se normaliza. Mientras que la Constitución establece la igualdad de género, en paralelo, el Código de la Familia, inspirado en la sharia, la ley islámica, lo contradice, limita el poder de las mujeres y justifica la violación de derechos en nombre de la religión.

El año 94, yo era estudiante y el grupo armado islamista GIA puso de plazo una semana para que todas las mujeres nos pusiéramos el velo. Cuando se terminó el plazo, salimos a la calle diciendo que no lo haríamos. Hay mujeres que murieron por hacerlo. En la Cabilia, imponernos el velo forma parte de negarnos la identidad, porque es un vestido propio de territorios como Arabia Saudí o Irán. Para nosotros el velo es un uniforme político. Al mismo tiempo, se ha convertido en un traje de seguridad. Las mujeres que lo llevan no sufren las agresiones que sufren las que no lo llevan.–

–En 2010, el Movimiento para la Autodeterminación de la Cabilia (MAK) proclamó un gobierno provisional cabilés en el exilio, en el Estado francés, para ir creando estructuras para alcanzar un estado propio. ¿Es una aspiración que comparte una mayoría de la población de la Cabilia?–

–La mayoría de población cabilense reconoce que pertenece a un país que se llama la Cabilia. El movimiento por la autodeterminación es transversal. El punto de no retorno fue la revuelta de 2001. La Cabilia se quedó sola. Ninguna otra región de Argelia se ha mostrado solidaria con lo que pasó. Desde entonces, el planteamiento fue: ¿por qué tenemos que luchar nosotros para cambiar toda Argelia, si el resto no se interesa para romper con este régimen? La Cabilia siempre ha estado en la vanguardia de las reivindicaciones democráticas.

«El gobierno argelino está maltratando las activistas independentistas, las está encarcelando y reprimiendo, y la gente tiene miedo»./Albert Ortiz.
«El gobierno argelino está maltratando las activistas independentistas, las está encarcelando y reprimiendo, y la gente tiene miedo»./Albert Ortiz.

Para mí el gobierno central de Argel toda la vida ha sido dictadura, represión, miedo, espionaje... Nunca me he sentido argelina. Es un sueño vivir en un país en el que no nos sentimos colonizadas. El gobierno argelino está maltratando a las activistas independentistas, las está encarcelando y reprimiendo, y la gente tiene miedo. No hay un contexto democrático para expresarse. El presidente del gobierno del MAK tiene prohibido entrar en el país, cuando su padre murió luchando por la independencia de Argelia.–

–¿El del MAK es un gobierno limitado al plano simbólico o es efectivo en algún aspecto?–

–Es un movimiento que tiene mucha adhesión. Forma parte de la diáspora que intenta hacer cosas desde fuera porque el contexto en la Cabilia es muy difícil. Sin embargo, el mensaje de paz de este movimiento es muy importante. Juega un papel que impide que muchas personas jóvenes se radicalicen en un contexto muy violento. A la mínima, el Gobierno lo utilizaría como argumento para reprimir la población.–

–¿El objetivo de autodeterminación es compartido por el movimiento amazigh?–

–La conciencia de pertenecer a un mismo pueblo amazigh existe, de las Islas Canarias a Burkina Faso. Pero cada punto geográfico no puede luchar por todos. La Cabilia es muy solidaria con lo que pasa en el Rif, en Libia, en Túnez... pero cada comunidad lucha en el marco local, donde ya tenemos muchos problemas. Yo hago la comparación con Cataluña, que no puede luchar por Valencia y las Islas Baleares si no lo quieren o no han llegado al mismo nivel.–

–Ahora que, a pesar de ser muy distintos contextos, haces la comparación: ¿Cómo estás viviendo la actividad política y policial de los últimos días en Cataluña?–

–Me da mucho miedo, porque si esto ocurre en Europa, ¿que no harán nuestros gobiernos? La represión del gobierno español en Cataluña repercute en la represión del gobierno argelino en mi país. Si España actúa así en Cataluña, nuestros gobiernos no tendrán límite. España todavía tiene reflejos franquistas, que no resolverán el problema, y la posición de Europa da vergüenza.–

–En el caso del pueblo amazigh, ¿qué posición adopta Europa ante la represión?–

–La Unión Europea, en general, y España, en concreto, reciben de Argelia casi la mitad de hidrocarburos, gas y petróleo. En nombre de estos intereses económicos, están aplastando los derechos humanos. Cuando, durante la guerra civil, los terroristas entraban en mi pueblo y degollaban 13 personas en una noche, en Europa lo que había era censura informativa. Cuando el pueblo amazigh se revuelta en el Rif, lo mismo, censura informativa.

En las últimas elecciones en Argelia, el presidente de la comisión de observación internacional fue un eurodiputado que, al día siguiente, decía que garantizaba que las elecciones se habían desarrollado sin fraude. Todos los partidos argelinos, islámicos o laicos, de derecha y de izquierda, todos, denunciaban el fraude masivo. Europa está con los dictadores árabes. Denuncian el Daesh y venden armas a Arabia Saudita, el primer aliado árabe de Europa, junto a Qatar. ¡Hay tanta hipocresía! Francia trazó el mapa de África del norte sin que responda a la realidad sociológica ni lingüística. Impuso fronteras y hoy son los primeros que denuncian los cambios de fronteras.–

–Se cuestiona que, con la globalización, tenga sentido crear nuevos estados...–

–Toda la represión contra la población cabilés en Argelia se ha hecho en nombre de atentar contra la unidad nacional. Unidad nacional es borrar las otras identidades. Reprimirnos, encarcelarnos, torturarnos, exiliarnos, desde el año 62 hasta hoy. Cuando llegué a Cataluña, en 2008, ya entendía que el pueblo catalán tiene derecho a la autodeterminación. Se ha de pertenecer a un pueblo oprimido durante siglos, a una cultura e identidad minorizadas, para entenderlo fácilmente. Si vienes de una cultura dominante, hay menos posibilidades de comprenderlo.–


Enlace de la entrevista original en catalán:

https://directa.cat/kaissa-ould-braham-repressio-del-govern-espanyol-catalunya-repercuteix-cabilia


Creative Commons.Licencia Creative Commons.
Reconocimiento No Comercial SinObraDerivada 2.5.

Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra con las siguientes condiciones:

Reconeixement.Reconocimiento. Debe reconocer el crédito de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciador.

No comercial.No comercial. No puede utilizar esta obra para fines comerciales.

Sense obres derivades.Sin obras derivadas. No puede alterar, transformar o generar una obra derivada de esta obra.

Al reutilizar o distribuir la obra, tiene que dejar bien claro los términos de su licencia. // Algunas de estas condiciones pueden no aplicarse si se obtiene el permiso del titular del derecho de autor. El derecho derivado de uso legítimo o cualquier altralimitació reconocida por la ley no queda afectada por la anterior. // Esta publicación tiene una licencia Creative Commons Attribution-NoDerivs-NonCommercial. Para ver una copia de esta licencia visite: http://creativecommons.org/licences/by-nc-nd/2.5/es o envíe una carta a Creative Commons. 559 Nathan Abbot Way, Stanford, California 94305, USA.


Enlaces relacionados:

Josep Jover: «El TC está por debajo del Tribunal de Luxemburgo».

Bardo Fassbender: «Si entendemos Europa como una federación cambiar una frontera interna no debería ser complicado».

Referendum. ¿Qué pasará?

Kosovo no violó el derecho internacional cuando declaró su independencia de Serbia.

El derecho de libre determinación de los pueblos en los tratados internacionales y en el Estado español.

Deulofeu y la paz.

Deulofeu no hará nuestra labor.

Suso del Toro: «El proceso soberanista es lo más moderno de toda Europa».

Alexandre Deulofeu: «¿Cómo llegaremos a la confederación universal?».

La piràmide política planetària.

Imaginemos la Península Ibérica ocupada por los franceses.

Los retos pendientes de Alexandre Deulofeu y sus soluciones según Agustí Chalaux.

Pedro Ignacio Altamirano: «Queremos proclamar la República andaluza este 2017».

9N, el vaso medio vacío o el vaso medio lleno.

El pucherazo no es democracia. Los riesgos del voto electrónico.

El pucherazo no es democracia. Fraude en el Referéndum de Escocia, el «cómo» y el «porqué».

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto