Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

El pucherazo no es democracia. Los riesgos del voto electrónico.

Urna italiana manipulada. Dibujo: Silvia Alcoba.Os recordamos un artículo de enero de 2007 que comenta unas elecciones parlamentarias italianas repletas de irregularidades, especialmente en las zonas donde se implementó el voto electrónico, tendentes a favorecer la coalición de gobierno de Silvio Berlusconi en contra de sus opositores.

Oportuna contribución a nuestro sitio web para reivindicar que ciertos avances telemáticos no pueden superar en eficiencia los procedimientos manuales de votación, cuando estos últimos mantienen todas las garantías posibles, si no queremos resultados manipulados como los comentados por el siguiente artículo o bien como lo fueron también las votaciones electrónicas en las primarias demócratas del año 2016, que usurparon la elección del candidato Bernie Sanders.

No nos olvidemos tampoco de la necesidad de controlar el censo electoral, para evitar que en una votación aquel se hinche con personas venidas expresamente de fuera del territorio sujeto de la elección, como se hizo en Montreal en el referéndum de soberanía y asociación del año 1995, cuando se quitó a los quebequenses su voluntad mayoritaria de alcanzar la libertad como nación. Sobre este aspecto, el pueblo del Sahara Occidental ocupado por Marruecos lo tiene muy claro, conociendo la avalancha de marroquíes que han migrado a su país.

Sin embargo, las más completas garantías de las votaciones manuales deben mantenerse, para evitar el pucherazo que se hizo en el referéndum por la independencia de Escocia del 18 de septiembre del año 2014, donde también se arrebató a los escoceses el derecho de libre determinación de los pueblos ratificado en su momento por el gobierno del Reino Unido. En aquella ocasión, fue el gobierno británico quien infringió escandalosamente esta norma suprema internacional. Es remarcable el silencio de muchos medios mal llamados de información respecto a todos estos fenómenos, silencio que rompemos recordando artículos como éste.

Equipo del Centro de Estudios Joan Bardina.
Lunes, 19 de junio del 2017.


El Periódico de Catalunya. Jueves, 25 de enero de 2007. Opinión. Página 6.

Los riesgos del voto electrónico.

El eclipse de la democracia.
El Ministerio del Interior de Italia sigue recontando los votos electrónicos emitidos hace nueve meses.

Andreu Mayayo, Historiador.

Andreu Mayayo. Historiador.Nueve meses después, todavía no se conocen los resultados definitivos de las elecciones legislativas italianas. En diversas circunscripciones electorales, el Ministerio del Interior sigue recontando votos e intentado cuadrar los resultados. Recordemos que la victoria del centro-izquierda, liderado por Romano Prodi, frente a la coalición de Silvio Berlusconi se cifró en unos escasos 24.000 votos de diferencia.

La perplejidad, una vez más, se apoderó del país en una noche electoral de infarto. Los datos ofrecidos por el Ministerio del Interior, con una lentitud exasperante, no coincidían con los sondeos a pie de urna, ni con los escrutinios de los partidos. El ministro Giuseppe Pisanu abandonaba por tres veces la sede del ministerio para trasladarse a la residencia privada de Silvio Berlusconi. Pasada la medianoche, los dirigentes de la oposición se desplazaban al ministerio para exigir una explicación a Pisanu. Tras una «sorprendente» conversación, un asustadizo Piero Fassino, dirigente de los Demócratas de Izquierda, proclamaba la victoria de La Unión.

Aquella misma noche nacía un nuevo enigma digno de incorporarse al rosario de misterios que envuelven la historia de Italia desde el caso Moro hasta el origen de la fortuna de Silvio Berlusconi, pasando por la bomba de la estación de Bolonia. Y aún faltaba lo mejor. Pocas horas después de cerrarse las urnas, y en pleno eclipse electoral, la policía detuvo a Bernardo Provenzano, el capo dei capi de la Mafia, tras 42 años de búsqueda y captura, en Corleone, a tiro de piedra de su domicilio. Un final digno de la poderosa imaginación (?) del autor de El Padrino, Mario Puzo.

Los aficionados a la tesis conspirativas tienen el terreno abonado en Italia, pero también los analistas lúcidos, que saben poner el dedo en la llaga y formular preguntas incómodas para los responsables e inquietantes para el conjunto de la población. El revuelo levantado por el reciente documental Matad a la democracia, de los periodistas Beppe Cremagni y Enrico Deaglio, que denuncia un hipotético fraude electoral en las últimas elecciones legislativas italianas, se sustenta en un dato sorprendente, que rompe con todas las estadísticas de los últimos 60 años: los votos en blanco se reducen a un tercio y se distribuyen homogéneamente por todo el territorio. Cremagni y Deaglio apuntan que cerca de los 900.000 votos en blanco esfumados fueron a parar a los partidos de La Casa de la Libertad de Berlusconi, con la finalidad de construir un escenario electoral de empate técnico y forzar una gran coalición de Gobierno a semejanza de la alemana.

El objetivo parece claro, pero ¿cómo se consigue? Con un sencillo programa informático que, pinchado en algún punto de la red, realiza en milésimas de segundo el milagro de los panes y de los peces, es decir, modifica los datos enviados por las diferentes mesas electorales al ordenador central del Ministerio del Interior. El documental empieza y acaba con las declaraciones de Clint Curtis, autor de diversos programas informáticos de alteración de resultados en diferentes elecciones celebradas en Estados Unidos, que explica con pelos y señales la sencillez del programa de conversión de votos en blanco en votos válidos para partidos.

Resuelto el método, una serie de datos avalan la hipótesis del fraude electoral. El Gobierno de Berlusconi adjudicó a dedo el procesamiento de datos y el escrutinio electoral a una empresa norteamericana bajo sospecha. Un par de meses antes de las elecciones fueron sustituidos una decena de delegados del Gobierno en circunscripciones electorales donde los resultados no cuadraron. Mientras los sondeos a pie de urna acertaban en los colegios electorales donde se votaba con papeleta, no rascaban bola en aquellos donde se votaba electrónicamente. Y, a beneficio de inventario, medio año antes, en una convención de Forza Italia, Berlusconi puso a prueba sus dotes proféticas alertando de un posible fraude perpetrado por los comunistas, que podría reducir su victoria a unos miles de votos: 24.000, puso como ejemplo.

El nuevo enigma italiano pone en tela de juicio la credibilidad de la democracia electrónica, la utilización del voto a través de la red y, al mismo tiempo, abre la caja de pandora sobre la naturaleza y la esencia misma de la democracia. Uno de los pilares fundamentales del sistema democrático es la participación de todos los ciudadanos en la elección de sus gobernantes. Conseguir el sufragio universal, también femenino, costó sangre, sudor y lágrimas. La estrategia de los poderosos para mantenerse en el poder ha sido diversa a lo largo del tiempo y de las diferentes culturas políticas: la compra de votos, la manipulación de la papeletas, la alteración de los resultados y, en casos extremos, el recurso al golpe de Estado. El fascismo o el comunismo eclipsaron la democracia durante buena parte del siglo XX.

Ahora sabemos que, en esta nueva versión del mundo feliz, podemos votar sin ningún problema, pero ya no elegimos. Una bonita metáfora que cierra el círculo histórico de la democracia. Cuando votar ya no sirve para elegir, se nos pide continuamente que votemos. Pronto, además, nos harán pagar, como en esos programas televisivos a los que la gente envía SMS. Así, en poco más de un siglo, pasaremos de que nos compren el voto a pagar para votar.

Enlace del artículo original en castellano:

http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/eclipse-democracia-5421293


Enlaces relacionados:

Referendum. ¿Qué pasará?

El pucherazo no es democracia. La Universidad de Stanford confirma el fraude electoral demócrata.

El pucherazo no es democracia. Fraude en el Referéndum de Escocia, el «cómo» y el «porqué».

El derecho de libre determinación de los pueblos en los tratados internacionales y en el Estado español.

Kosovo no violó el derecho internacional cuando declaró su independencia de Serbia.

Bardo Fassbender: «Si entendemos Europa como una federación cambiar una frontera interna no debería ser complicado».

Lluís Maria Xirinacs. La fal·làcia amagada en el Referèndum d´Autodeterminació (La falacia escondida en el Referendum de Autodeterminación). 31 de marzo del 2000. Dentro del documento «Demótica» sobre el árbol de asambleas (en catalán).

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto