Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Capítulo 8. Mercometría y mercológica. Moneda telemática y estrategia de mercado. Índice. Moneda telemática y estrategia de mercado. Anexo I. Análisis de la contabilidad global. Moneda telemática y estrategia de mercado.

Capítulo 9. Contabilidad global del mercado.

  1. Objetivos de este capítulo.
  2. La factura-cheque telemática como multicaptor automático de los fenómenos elementales del mercado.
  3. La omni-contabilidad analítica-estadística del mercado.
  4. Niveles de centralización contable.
  5. Dinámica mercantil y estructura de la omni-contabilidad.

1. Objetivos de este capítulo.

En este capítulo se tratará de demostrar que la factura-cheque telemática, por medio de la estadística exacta y continua que proporciona, puede dar lugar a una contabilidad de mercado monetario de gran utilidad científica y política.

2. La factura-cheque telemática como multicaptor automático de los fenómenos elementales del mercado.

Los fenómenos del mercado -los intercambios- son fenómenos bien concretos. Pero, cuando son mediatizados por un sistema monetario -y se convierten así en cambios monetarios elementales- adquieren una nueva dimensión que es numérica-abstracta. En un sistema monetario racional, esta nueva dimensión es captada de forma automática y con toda exactitud, a través de los que hemos llamado factura-cheque telemática.

Efectivamente, la factura-cheque es, entre otras cosas, un documento métrico que registra un acto mercantil elemental con todas sus múltiples pervalencias; eso es lo que llamamos un multicaptor.

El conjunto de datos así captados constituyen un rico material cualitativo y cuantitativo que puede servir de base para el conocimiento preciso del mercado.

3. La omni-contabilidad analítica-estadística del mercado.

La integración centralizada y automática de toda la información proporcionada por cada una y todas las facturas-cheque emitidas en cada espacio-tiempo considerado da lugar a una «medida, análisis y estadística (siempre según el tratamiento del programa de esta información) continuas y dinámicas del mercado monetario», que llamaremos omni-contabilidad mercantil.

Esta omni-contabilidad puede ser de gran interés para toda la población: políticos, empresarios, jueces, profesionales liberales y ciudadanos en general. Es precisamente este tipo de información -con omisión siempre de los datos personalizados- la que hay que socializar, siguiendo las normas ya comentadas en el capítulo 7.

Los programas de análisis y estadística contables deberán ser lo más completos posible. Conviene utilizar todas las técnicas contables existentes; si en un principio eso no es tecnológicamente posible, se pueden establecer criterios de prioridad para ir, poco a poco, abarcando todos los campos, aspectos, sectores... del mercado.

También el ejercicio o período contable considerado puede ir reduciéndose progresivamente en función de las posibilidades tecnológicas de la red monetaria telemática.

4. Niveles de centralización contable.

Si se quieren obtener resultados eficaces en la conducción económica de la sociedad es evidente que la centralización de la red telemática debe ampliarse a la totalidad de la sociedad considerada, al objeto de tener las magnitudes macro-mercantiles.

Pero esta centralización contable -que es abstracta y, por lo tanto, no supone centralización política ni de ningún otro tipo- debe realizarse en sucesivas etapas, que podrían ser las siguientes:

  1. Nivel de establecimientos contables1: cada establecimiento contable, después de haber transmitido a la Justicia toda la información contenida en las facturas-cheques firmadas por sus clientes, podrá realizar las estadísticas y analíticas del exclusivo conjunto mercantil representado por dichas facturas.
  2. Los establecimientos contables enviarán estos resultados parciales a centros de ámbito geográfico superior -municipios, y de éstos a comarcas, etc.- cada uno de los cuales realizará la integración al nivel local correspondiente.
  3. Finalmente, podrá realizarse la centralización global a nivel de sociedad geopolítica. (Ver esquema número 1).

5. Dinámica mercantil y estructura de la omni-contabilidad.

La tarea de organizar con detalle la estructura de la omni-contabilidad propuesta, así como los programas telemáticos que han de llevarla a término, hay que encargarla a técnicos y expertos en la materia.

No obstante, pueden diseñarse ya aquí unas bases generales, unas guías que provienen de la simple observación del mercado ya que el análisis formal del mismo ha de responder necesariamente, y adaptarse el máximo posible, a los procesos y características de los fenómenos que se desarrollan cada día en el seno de dicho mercado.

En una primera aproximación analítica, que intente reflejar el mercado en su realidad y complejidad dinámica y continua, podemos considerar el mercado monetario -o intercambio de mercancías a través de convenciones monetarias- como una realidad donde confluyen los siguientes elementos:

  1. Las mercancías (producidas o productoras), objetos pasivos del intercambio.
  2. Los agentes de mercado, sujetos activos del intercambio.
  3. Los intercambios de mercancías, fenómenos bien concretos pero mediatizados por una convención abstracta que impide asignar a cada mercancía intercambiada un valor mercantil determinado (precio o salario).
  4. El sistema monetario, que es la convención abstracta que los agentes de mercado aceptan y utilizan para agilizar los intercambios.

Estos elementos están íntimamente ligados entre ellos: ninguno existe por sí solo, sino que se dan en función de todos los otros y, por tanto, su distinción es meramente analítica. Pero este análisis es absolutamente necesario:

  • si queremos dar, una interpretación científica del mercado consiguiendo con ello una práctica que maximice la eficacia;
  • y si queremos legislar unas normas racionales de actuación mercantil que puedan favorecer y desarrollar el mercado en cada uno de sus elementos y sectores reales.

Cada combinación diferente de mercancías y agentes da lugar a un tipo de intercambio elemental bien determinado. Si realizamos una clasificación de los principales tipos de intercambios, podremos llegar a distinguir en el mercado grandes ciclos, de mucho interés para la interpretación práctica del mercado:

  1. Ciclo de la producción2.
    • 1.1. Subciclo de la «producción y comercio al por mayor».
    • 1.2. Subciclo de la «producción de bienes de inversión».
    • 1.3. Subciclo de los «comercios e industrias al por menor».
  2. Ciclo del consumo.

Una explicación más concreta de todos los elementos y ciclos mercantiles, así como de las implicaciones prácticas de su distinción, se dará en el anexo siguiente.


Notas:

1Bancos de Negocios y Cajas de Ahorros.
2Hay que tener en cuenta que la producción de cualquier empresa moderna es de valores exclusivamente precio-mercantiles.

Capítulo 8. Mercometría y mercológica. Moneda telemática y estrategia de mercado. Índice. Moneda telemática y estrategia de mercado. Anexo I. Análisis de la contabilidad global. Moneda telemática y estrategia de mercado.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto