Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Capítulo 5. Premisas para un instrumento monetario racional. Moneda telemática y estrategia de mercado. Índice. Moneda telemática y estrategia de mercado. Capítulo 7. Condiciones políticas mínimas para la implantación de la factura-cheque telemática. Moneda telemática y estrategia de mercado.

Capítulo 6. La factura-cheque telemática.

  1. Objetivos de este capítulo.
  2. Qué es la factura-cheque.
  3. Actualización telemática de la factura-cheque.
  4. Características métricas-documentarias de la factura-cheque.
  5. El mercado telemático.

1. Objetivos de este capítulo.

De acuerdo con las condiciones que hemos anunciado en el capítulo anterior, se trata ahora de definir un posible nuevo instrumento monetario, que llamaremos factura-cheque. En la factura-cheque se basa la construcción de un sistema monetario racional e informativo, sin el cual es imposible el desarrollo de un mercado claro y próspero.

2. Qué es la factura-cheque.

La factura-cheque es la actualización de lo que en el capítulo 2, hemos denominado instrumento-documento monetario. Se trata, simplemente, de un documento intracontable que cada agente de mercado bien personalizado y responsabilizado puede emitir, según ley, y con la única limitación de su saldo en cuenta corriente, al objeto de regularizar un acto de intercambio mercantil elemental.

La llamamos factura-cheque porque, efectivamente, reúne a la vez las características de una factura y de un cheque.

Como factura, hace constar el lugar y la fecha de la transacción, especifica la cantidad y la calidad de la mercancía concreta que es objeto de transacción, su precio unitario y la cantidad total a pagar. Especifica también el nombre del establecimiento del vendedor.

Como cheque, este mismo documento hace constar la identidad del cliente, el nombre de su establecimiento contable1 y el número de su cuenta corriente, así como el establecimiento contable y el número de cuenta corriente del proveedor. En tanto que documento intracontable se constituye en orden de pago del cliente al proveedor, pago que se realiza por simple transferencia escritural entre las respectivas cuentas corrientes, por mediación de los establecimientos contables indicados.

El funcionamiento de esta factura-cheque es bien sencillo. Cada acto de intercambio mercantil comporta dos agentes, que se llaman respectivamente, cliente y proveedor. Todo cliente es emisor de la factura-cheque, y el proveedor es el beneficiario. Una vez la factura-cheque está cumplimentada con los datos indicados más arriba, el cliente-deudor-emisor la firmará. La transferencia de fondos que constituye el pago, se realiza automáticamente por el establecimiento contable con la simple presentación, por parte del proveedor, de la factura-cheque debidamente rellenada y firmada por parte del cliente.

Esta factura-cheque no puede ser nunca endosada a un tercero: el proveedor es el único beneficiario legal. Una vez realizada la transferencia de fondos, es neutralizada, microfilmada y archivada con fines estadísticos y judiciales y se cierra así su ciclo de circulación.

La factura-cheque también puede comportar una fecha de pago según la ley; en todos los casos el interés irá a cargo del cliente-deudor-emisor que necesita aplazar el pago: éste es el procedimiento más equitativo y eficaz desde el punto de vista del mercado.

Puede también ser muy sencillo crear una Caja Interbancaria que garantice el pago al beneficiario de toda factura-cheque emitida sin fondos: esta Caja Interbancaria sería el único actor ante la Justicia contra el emisor insolvente. De este modo, el sistema, puede llegar a inspirar confianza.

Otra de las ventajas que permite la factura-cheque, es una recaudación fiscal automática (ver capítulo 11).

3. Actualización telemática de la factura-cheque.

El instrumento monetario que acabamos de describir sólo puede ser funcional, práctico, ágil y cómodo, si aprovecha las posibilidades de la tecnología de transmisión y tratamiento a distancia de la información: es decir, la telemática.

La aplicación de la telemática al sistema monetario no es ninguna novedad: es de dominio público la puesta a punto del dinero electrónico, la transferencia electrónica de fondos o las terminales de puntos de venta.

Desde el año 1.970, empezaron a instalarse en Europa, Estados Unidos, Canadá y Japón los terminales de puntos de venta. Como su nombre indica, se trata de terminales de ordenadores situados en el mismo lugar de venta. Para pagar, el cliente entrega una pequeña tarjeta magnética; el terminal, conectado con los ordenadores de los bancos, verifica automáticamente si la cuenta del cliente dispone de suficiente poder de compra para realizar el pago. En este caso, la cuenta del cliente es inmediatamente debitada por el valor de la compra, a beneficio de la cuenta del comerciante.

Más recientemente, han surgido las tarjetas de memoria: se trata de tarjetas que llevan un microprocesador integrado, en la memoria del cual el Banco puede cargar una cantidad determinada de poder de compra. A la hora de pagar, el comerciante, poseedor de un aparato adecuado para leer la tarjeta, comprueba que ésta contiene suficiente poder de compra y, si es así, acredita esta cantidad, con indicación de la cuenta del cliente, en provecho del comerciante. El dinero se inscribe en una cassette u otra memoria auxiliar; cuando la cassette está llena, el comerciante la lleva al Banco, donde se le abona en su cuenta. Cuando en la tarjeta no queda poder de compra, su poseedor la lleva al Banco para cargarla.

Esta y otras muchas iniciativas de transferencia electrónica de poder de compra, están en marcha en los países más avanzados, y no tardarán en imponerse en todas partes.

Pero es muy importante darse cuenta de que estas nuevas realidades no se engloban en el contexto de una reflexión teórica completa sobre el sistema monetario y su función social. Es precisamente para llenar este vacío teórico que proponemos la reflexión contenida en este ensayo, y que ofrecemos como alternativa la factura-cheque telemática.

Factura-cheque telemática quiere decir, sencillamente, que toda factura-cheque emitida lo será a través de un sistema telemático contrelizado a nivel de sociedad geopolítica. Esto daría lugar a un sistema monetario completamente telemático, lo cual hoy, desde el punto de vista tecnológico, es perfectamente plausible.

Un tal sistema monetario tendría que comprender los siguientes elementos mínimos, interconectados entre sí:

  1. Centros facturadores privados: todos los establecimientos de venta mercantil -empresas, comercios al mayor; comercios e industrias minoristas- por pequeños que sean, constituyen un centro facturador. Tienen que estar pues proveídos de mini-ordenadores facturadores e impresores de facturas-cheque; una para cada acto elemental de venta compra efectuada. Para que la factura se convierta en cheque, debe ser firmada por el cliente o bien, sencillamente, aceptada a través de su tarjeta de pago electrónico.
  2. Centros contables privados: son los establecimientos contables, es decir, los Bancos de Negocios y las Cajas de Ahorros. Estos se encargan de dar cumplimiento a la orden de pago que es la factura-cheque: es decir, realizan la transferencia de fondos entre las dos cuentas corrientes, la del cliente y la del proveedor. Si los centros facturadores están telemáticamente conectados con los centros contables, la transferencia de fondos puede realizarse en el mismo instante de la transacción. Los establecimientos contables, además, pueden encargarse de microfilmar y archivar las facturas-cheque por ellos gestionadas y de realizar todos los estudios de análisis y estadística que la comunidad les encargue. Las innumerables cuestiones de tipo práctico y político que puede suscitar este punto las dejamos para el capítulo siguiente. Digamos, no obstante, que será necesario estudiar los mecanismos oportunos para garantizar, tanto la inviolabilidad de la red monetaria telemática por lo que se refiere a posibles manipulaciones, como su impenetrabilidad con respecto a los datos personales, los cuales tendrán que ser custodiados por una Justicia eficaz e independiente del Estado. Así pues, las analíticas-estadísticas elaboradas a partir de la red monetaria telemática se tendrán que procesar siempre con la total omisión de las referencias personales y serán consideradas de interés público.
  3. Centro telemático geopolítico: a este centro llegarán los datos analíticos estadísticos de interés público elaborados por los diferentes establecimientos contables; serán procesados y se realizarán las analíticas-estadísticas centralizadas-globales de toda la sociedad geopolítica.
  4. Centro telemático geojusticial: a este centro geojusticial (así llamado, porque está a las órdenes de la Justicia de la sociedad geopolítica) llegarán la totalidad de los datos de todas las facturas-cheque; efectuará la contabilidad privada y empresarial a partir de los datos contables transmitidos por los establecimientos contables; contrastará los datos analíticos-estadísticos del centro telemático geopolítico con los procesados por él independientemente; y, protegerá contra cualquier ingerencia, bajo secreto profesional, todos los datos personales, privados y profesionales.

4. Características métricas-documentarias de la factura-cheque.

Podemos recapitular todo lo que se ha dicho hasta aquí enumerando las características métricas y documentaria de la factura-cheque.

  1. La factura cheque es estática: se emite para instrumentar y documentar un único acto mercantil elemental: se cierra con este único acto y ya no se puede utilizar nunca más. Debe ser neutralizada y archivada con fines únicamente analítico estadísticos o judiciales.
  2. La factura-cheque es diversificada: no es uniforme como los billetes de banco, sino que se emite expresamente para cada transacción, en función de sus características específicas. Pero, además de esta individualización máxima de las facturas-cheque, habrá que prever legalmente unos subtipos básicos de facturas-cheque, según la clase de transacción de que se trate (comercio exterior o interior, comercio inter empresarial o de consumo...) para facilitar la labor del posterior análisis y estadística.
  3. La factura-cheque es personalizada: da constancia de los dos agentes de la transacción que mediatiza: el cliente-deudor-emisor y el proveedor-beneficiario.

Gracias a estas características, la factura-cheque telemática puede ser el instrumento-documento monetario capaz de convertir el sistema monetario en un auténtico sistema de medida e información cuantitativa sobre los hechos mercantiles.

Para ello, es condición indispensable que se convierta en el único instrumento monetario legal y real, es decir, que el papel moneda anónimo desaparezca completamente. La factura-cheque telemática que hemos descrito no difiere demasiado de los diferentes modelos de pago electrónico hoy ya corrientes. Tan sólo es preciso, pues, que el pago electrónico, perfectamente documentado, se transforme en la única forma aceptable de transacción monetaria y que desaparezca la posibilidad de convertir la circulación monetaria documentaria en circulación anónima e impersonal.

5. El mercado telemático.

La realidad resultante de la radical supresión de los instrumentos monetarios actuales y su sustitución por una red monetaria telemática como la que aquí se ha esbozado podría denominarse mercado telemático.

En un mercado telemático, cada transacción elemental está plenamente documentada: hay, por tanto, una total nitidez de mercado, una transparencia y una información completas. Siempre que este potencial informativo sea puesto a disposición de toda la población y no se reserve exclusivamente, como en la actualidad, a un sector privilegiado, se abre la posibilidad enorme de una mayor y mejor riqueza, libertad y capacidad de actuación inteligente y eficiente.

Se podría objetar que el coste económico de un tal mercado telemático sería excesivo; pero esta objeción puede ser rebatida si consideramos los enormes beneficios sociales que se podrían derivar:

  • disponibilidad de una información precisa y exhaustiva sobre el mercado;
  • en consecuencia, un mejor conocimiento científico del mercado;
  • y una práctica de conducción estratégica del mercado mucho más racional y eficaz.

Estos beneficios se extienden a todo el cuerpo social, y no sólo a una minoría privilegiada. Es fácil la comparación con otros gastos de alcance geopolítico, tan importantes y tan poco beneficiosos como pueden ser el armamento.

Por otra parte, con la factura-cheque telemática y el mercado telemático se consigue una desmaterialización monetaria que muestra claramente la naturaleza esencial de cualquier sistema monetario: la abstracción e instrumentalidad, desprovistas de cualquier necesidad de valor intrínseco del instrumento que cumple esta función.

En el sistema monetario que se propone, el poder de compra de cada persona estará constituído, simplemente, por una cifra en su cuenta corriente. Este poder de compra se podrá movilizar, única y exclusivamente, por la emisión de una factura-cheque: la transferencia de fondos consecuente es automática por medio de ordenador.

De hecho, las posibilidades de la tecnología telemática permiten, incluso, prescindir de la materialidad de la factura-cheque: ya que una simple memoria magnética sería suficiente para llevar, personalizadamente, el registro de todas las operaciones monetarias efectuadas por cada uno de los agentes del mercado.
Factura-xec de consum.

Área de contabilidad general.

Cantidad Artículo Número código Precio unitario Total
15 kg. Patatas 015.24.35  50 750
10 kg. Judías 015.49.84 120 1200
5 kg. Naranjas 015.36.75 50 250
  Total     2200
  5% Único Impuesto de Solidaridad Social     110
  Total a pagar     2310

Área de protección justicial.

Casa Juan TARJETA DE IDENTIDAD
C/ Badalona, 35  
08018-Barcelona CLIENT José Coromines Andreu
N. gremial: 35.426 Código personal ABD 380314
Banco Mediterráneo Caja de Ahorros Número 0246
N. c/c ABD 359.840 Pago: inmediato a 30 días
 
Nota: Pago garantizado por la Caja Interbancaria. Descuento a cargo del cliente.

Modelo de factura-cheque de consumo: se diferencia claramente el área de contabilidad general -cuyos datos son necesarios para elaborar estadísticas y analíticas exactas a disposición de toda la sociedad- y el área de protección justicial -cuyos datos permanecen totalmente protegidos, bajo secreto profesional, por la Justicia independiente-.


Nota:

1Bancos de Negocios o Cajas de Ahorros.

Capítulo 5. Premisas para un instrumento monetario racional. Moneda telemática y estrategia de mercado. Índice. Moneda telemática y estrategia de mercado. Capítulo 7. Condiciones políticas mínimas para la implantación de la factura-cheque telemática. Moneda telemática y estrategia de mercado.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto