Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Capítulo 10. Una hipótesis sobre estrategia de mercado interior. Moneda telemática y estrategia de mercado. Índice. Moneda telemática y estrategia de mercado. Capítulo 12. Repartición solidaria de la masa monetaria comunitaria. Moneda telemática y estrategia de mercado.

Capítulo 11. Estrategia fiscal.

  1. Objetivos de este capítulo.
  2. Un único impuesto para constituir la masa monetaria de solidaridad social.
  3. Ventajas para la recaudación.
  4. Ventajas para el contribuyente.
  5. Impuesto progresivo sobre el consumo y de mayor simplicidad que el I.V.A.
  6. Transitoriedad de las medidas impositivas.

1. Objetivos de este capítulo.

En el capítulo anterior se ha descrito una estrategia para el equilibrio del mercado interior, basada en la invención comunitaria de dinero en función de los excedentes de producción inversiva y de consumo. Los llamábamos, bien común mercantil.

Esta estrategia hace posible, no sólo el equilibrio del mercado, sino también la cuantificación de la masa monetaria comunitaria (créditos y finanzas) que ha de servir para realizar el gasto público, es decir, para financiar todas aquellas actividades que la sociedad geopolítica asume como incumbencia suya, y no de iniciativa privada (los llamados servicios públicos).

Dejando de lado la invención de dinero -practicada por todos los Estados modernos a través de sus Bancos Centrales-, el otro procedimiento clásico para la constitución de una masa monetaria comunitaria es el de la fiscalidad.

Durante el período inicial necesario para comprobar si la estrategia racional de la invención política de dinero comunitario es suficiente para las atenciones comunitarias propias de la sociedad geopolítica, hay que extremar la prudencia estratégica del mercado. Por eso, y con el objeto de superar toda eventual infirmación experimental de la hipótesis o insuficiencia real de los excedentes de producción inversiva y de producción consuntiva, la ley puede prever el recurso a la fiscalidad.

La factura-cheque, que nos permite una estrategia racional para la invención de dinero, también puede convertirse en el instrumento de una drástica simplificación y racionalización fiscal, tal como se intentará demostrar en este capítulo.

2. Un único impuesto para constituir la masa monetaria de solidaridad social.

Los sistemas fiscales actuales son absurdamente complicados para el contribuyente y costosísimos para los diferentes entes recaudadores, debido al gran número de funcionarios que se necesita para su cobro e inspección.

Esta situación puede ser fácilmente superada gracias a la factura-cheque, ya que ésta permite aplicar un impuesto único, fijado en un tanto por ciento determinado por ley, sobre el total de cada una de las facturas-cheque emitidas en la sociedad geopolítica, a pagar siempre por el cliente.

La simplificación que este sistema representa es enorme: hay un impuesto único, igual para todo el mundo, que está en función directa del gasto de cada uno; hay un único ente regulador: la sociedad geopolítica; y el cobro es automático, ya que toda factura-cheque emitida comporta automáticamente el abono del impuesto, lo cual elimina cualquier tipo de burocracia recaudadora.

La masa monetaria obtenida a través de este único impuesto sería redistribuida equitativa y solidariamente al sector crediticio-inversor y al sector financiero-consumidor, según los diferentes estatutos que trataremos en el próximo capítulo.

3. Ventajas para la recaudación.

Las dos ventajas principales de cara a simplificar la recaudación del impuesto son las siguientes:

  1. Automatismo y simplicidad de cálculo: sólo hay que obtener el tanto por ciento legislado sobre el total de cada factura-cheque. Toda discusión con inspectores sobra. Esto abarata enormemente los costos de recaudación, ya que todos los cuerpos de funcionarios especializados desaparecen.
  2. Automatismo de recaudación: el tanto por ciento legislado tendrá que ser inscrito obligatoriamente en cada factura-cheque, de manera que será automáticamente pagado junto con ella. El control del cumplimiento de este requisito lo efectúa la misma red telemática, lo que hace casi imposible el engaño o el fraude fiscal. Finalmente, los mismos establecimientos contables pueden descontar de cada factura por ellos gestionada, el tanto por ciento indicado y transferirlo directamente a una cuenta corriente del Tesoro. A cambio de este servicio, los establecimientos contables recibirán una comisión pactada entre su confederación y las autoridades monetarias. Este sería el único gasto originario por la recaudación del impuesto único1.

4. Ventajas para el contribuyente.

La ventaja principal de un único impuesto como el propuesto, desde el punto de vista del contribuyente, es que le facilita enormemente el cumplimiento de sus obligaciones fiscales. El consumidor ya no tendrá que preocuparse nunca más de los impuestos ya cada factura-cheque firmada comportará automáticamente el pago del tanto por ciento correspondiente al impuesto.

Por su lado, el empresario podrá calcular anticipadamente, en cada ejercicio, el total de los impuestos a pagar sobre sus compras de materias primas, de bienes de equipo o de factores de producción (trabajo, capital, equipo empresarial, invento) y podrá, en consecuencia, cargar este gasto sobre su precio de coste.

Es evidente que los trabajadores, en su faceta de agentes de producción, no pagan ningún impuesto: es el empresario quien compra su trabajo y, en tanto que cliente, es él quien paga el impuesto. El trabajador sólo pagará impuestos en tanto que cliente-consumidor.

Probablemente, este impuesto resultará para el contribuyente mucho más barato que el conjunto de diversos impuestos que paga actualmente.

El tanto por ciento no será muy elevado, si consideramos que toda factura-cheque comporta el pago del impuesto y elimina, por lo tanto, el fraude fiscal actual. La obligatoriedad de la factura-cheque suprime de raíz, como es fácilmente comprensible, toda economía sumergida: así, el rendimiento del impuesto sería directamente proporcional al volumen real total del mercado de la sociedad geopolítica.

5. Impuesto progresivo sobre el consumo y de mayor simplicidad que el I.V.A.

Tal como se pone de manifiesto en el párrafo anterior el impuesto único de solidaridad social es proporcional al volumen real de la compra consignada en cada factura-cheque. Por su misma naturaleza es, pues, progresivo para quien compra más y, en particular, en el área del consumo: el consumidor que gasta mucho paga más que el consumidor que hace menos gasto2.

La ventaja del impuesto único de solidaridad social en relación al impuesto sobre el valor añadido (I.V.A.) es que el primero no permite interpretaciones de la ley fiscal ni discusiones sobre su aplicación, mientras que toda ley referente al I.V.A. es susceptible de interpretaciones y discusiones que exigen una burocracia (auténtica «burrocracia») que efectúe una labor de inspección y árbitro.

En cuanto a la equidad entre los dos tipos de impuesto, hay que decir que, en los dos casos, el que paga es el cliente y el mercado en general, no la empresa. Pero debido a lo que hemos dicho sobre las interpretaciones de la aplicación del I.V.A., las empresas poderosas tienen más medios de discutir y complicar su aplicación y, como consecuencia, salir más beneficiadas que las empresas normales: éstas son las únicas que interesan en el mercado libre y responsable que se propone.

La masa monetaria recaudada por medio del impuesto único de solidaridad social es, en definitiva, redistribuida en forma de finanzas y créditos.

6. Transitoriedad de las medidas impositivas.

El impuesto único para la obtención de la masa monetaria de solidaridad social comporta la supresión de todos los otros impuestos (del Estado, de las Autonomías, de los municipios...). Sólo será establecido, mantenido y, eventualmente, aumentado, reducido, suprimido o reestablecido, cuando sea necesario por prudencia política tal como se ha dicho en el inicio del presente capítulo o bien cuando la omnicontabilidad, estadísticamente exacta, de toda la sociedad geopolítica demuestre que, en la práctica, la invención política de dinero comunitario solvente, en función de los excedentes de producción real, no es suficiente para la política económica democrática escogida.

En resumen:

La prudencia política aconseja «arropar» la hipótesis del bien común mercantil bajo la forma de excedentes de producción inversiva-crediticia y de producción consuntiva-financiera con las medidas siguientes:

  1. una fiscalidad simple y eficaz;
  2. la socialización de los saldos positivos diarios de las libres cuentas corrientes a la vista.

Si la hipótesis del bien común se va confirmando experimentalmente, se podrá reducir; en consecuencia práctica, el tanto por ciento del impuesto sobre el montante de cada factura-cheque.


Notas:

1Hay que estudiar y legislar un sistema gremial que evite la competencia desleal de las empresas verticales -formadas por múltiples secciones productivas especializadas en un mismo producto final- en relación a las empresas horizontales mucho más especializadas y clientes entre ellas, competencia originada por el hecho de que las primeras tendrían menos cargas fiscales que las segundas.
2la acumulación de los impuestos sucesivos que presiona sobre el precio final:

  • no tiene importancia en el mercado interior, ya que la fiscalidad propuesta tiene por finalidad la redistribución equitativa de la Renta Nacional Básica (RNB).
  • en cuanto al comercio exterior, nada más fácil que, en caso necesario, se haga la bonificación correspondiente al coste fiscal excesivo.
Capítulo 10. Una hipótesis sobre estrategia de mercado interior. Moneda telemática y estrategia de mercado. Índice. Moneda telemática y estrategia de mercado. Capítulo 12. Repartición solidaria de la masa monetaria comunitaria. Moneda telemática y estrategia de mercado.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto