Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Capítulo 4. El sistema monetario actual. Moneda telemática y estrategia de mercado. Índice. Moneda telemática y estrategia de mercado. Capítulo 6. La factura-cheque telemática. Moneda telemática y estrategia de mercado.

B. Hacia un sistema monetario racional.

Capítulo 5. Premisas para un instrumento monetario racional.

  1. Objetivos de este capítulo.
  2. Los sistemas métricos documentarios.
  3. Las unidades de medida.
  4. Los procedimientos de medida.
  5. Los documentos de medida.
  6. Conclusiones.

1. Objetivos de este capítulo.

En este capítulo realizaremos una aproximación a lo que serían las bases mínimas indispensables para que pueda darse un sistema racional, partiendo de la idea de que éste es un sistema métrico.

Estos principios podrán después aplicarse a la puesta a punto de un nuevo instrumento monetario, capaz de clarificar las relaciones monetarias y de aportar nuevo vigor al mercado.

2. Los sistemas métricos documentarios.

Como ya se ha visto en capítulos anteriores la característica definitoria de los sistemas monetarios es la de constituir un sistema de medida abstracto para la medición del valor de cambio de las mercancías en un mercado dado.

De manera que podremos hablar de un sistema monetario racional siempre que nos encontremos delante de un auténtico sistema métrico, es decir, de un sistema que proporcione imágenes fieles, abstractadas de la realidad.

Los elementos mínimos indispensables a un sistema métrico eficaz son los tres siguientes:

  1. Una unidad de medida rigurosamente definida, de naturaleza radicalmente convencional-abstracta.
  2. Un procedimiento de medida que permita, en la práctica, el acto de medición: esto es, que permita asignar a cada fenómeno concreto elemental observado un número determinado y preciso de unidades monetarias.
  3. Un documento de medida que deje constancia documentaria de cada acto elemental de medición efectuado, al objeto de que toda persona competente pueda repetir este acto, comprobar su exactitud y que al mismo tiempo permita un posterior tratamiento estadístico-analítico del conjunto total de mediciones efectuadas.

En el caso del sistema monetario, es preciso que se den conjuntamente los tres elementos mencionados. A continuación los examinaremos, uno por uno, referidos siempre a los sistemas monetarios.

3. Las unidades de medida.

Las unidades de medida que se han inventado para cuantificar las dimensiones de un fenómeno cualquiera, son conceptos totalmente abstractos, y su invención es totalmente arbitraria. La única condición que han de cumplir es que la definición de la unidad sea muy precisa y rigurosa.

La unidad de longitud, por ejemplo, es el metro. Antiguamente, era definido como «la distancia de la diezmillonésima parte del cuadrante del meridiano terrestre». Pero, actualmente, avanzando siempre hacia una mayor precisión y abstracción de las unidades, se tiende a definir el metro como «la longitud del trayecto recorrido en el vacío por las ondas electromagnéticas planas durante 1/299.792.458 segundos».

En la ciencia del mercado, la dimensión o pervalencia que interesa principalmente medir es el valor de cambio de las mercancías concretas. La unidad para la medida de esta pervalencia es la unidad monetaria que, debido a que cada Estado define la suya, recibe diferentes nombres en cada uno de ellos. Recordemos que, antiguamente, cada país también definía sus propias unidades de longitud, peso, volumen... No obstante, las unidades monetarias son una clase de unidades de medida muy especial, porque no permanecen estables. Efectivamente, el valor de cambio de las mercancías concretas no es siempre el mismo, no es idéntico en diferentes situaciones de tiempo y espacio. La distancia entre Barcelona y Madrid es siempre la misma; pero el precio de un litro de vino no es el mismo en Madrid que en Barcelona, ni el mismo hoy que hace diez años, sino que varía en el tiempo y en el espacio, en función de una serie muy compleja de causas que no es ahora el momento de analizar.

Como la realidad que quiere medir es variable, la unidad monetaria es también variable: no existe ninguna constante exterior invariable en relación a la cual definir el valor de la unidad monetaria. De modo que la definición de las unidades monetarias no es fija, ya que varía correlativamente a las variaciones en el valor de cambio de las mercancías concretas que mide.

Por eso mismo, la unidad monetaria no puede definirse en relación a una única mercancía privilegiada, sino que, en un espacio geopolítico dado, tiene que definirse en relación al conjunto de todas las mercancías que circulan en cada período de tiempo considerado.

4. Los procedimientos de medida.

Una vez definida con rigor y precisión una unidad de medida cualquiera, hay que inventar la manera de poder realizar, en la práctica, las mediciones de fenómenos concretos que interesen a cualquier persona.

Realizar una medición no es otra cosa que contar el número de unidades abstractas que por convención se asigna a un fenómeno concreto cualquiera, de acuerdo con la definición dada.

En el caso de las unidades de longitud, todo el mundo conoce los «metros», las «reglas», y tantos otros instrumentos y técnicas de medición, que constituyen los procedimientos de medida.

En el caso de las unidades monetarias, el único procedimiento imaginable para realizar la medición del valor de cambio de una mercancía concreta, es precisamente el mismo cambio, el libre contrato cambio-monetario realizado entre dos agentes del mercado. Es la libertad del juego del mercado que genera los precios y los salarios asignados a cada mercancía concreta, en el mismo momento en que se realiza un acto de compra venta.

Precios y salarios son entidades mixtas, concretas-abstractas, que genera cada acto de medición, cada intercomparación en el mercado entre la mercancía concreta a medir y la unidad abstracta medidora.

Y, paradójicamente, es el conjunto de precios y salarios fijados en un espacio-tiempo dado el que puede, por una operación inversa a la de esta fijación, definir el valor de la unidad monetaria -llamada dinero- en este espacio-tiempo, ya que el valor de la unidad monetaria no puede definirse sino como su capacidad de compra media en cada espacio-tiempo dado.

5. Los documentos de medida.

La última condición indispensable a todo sistema métrico eficaz y científico, es que todo acto de medida realizado esté bien documentado y personalizado, tanto para poder verificar su validez, como para poder utilizar los resultados elementales en la obtención de estadísticas y analíticas del conjunto global o subconjunto sectorial observado.

Así pues, cada acto de medida del valor de cambio de las mercancías concretas -es decir, cada intercambio mercantil elemental- tiene que estar también plenamente documentado.

Como ya se ha visto en el capítulo 2, en un sistema monetario racional, esta documentación se realiza automáticamente gracias a los instrumentos-documentos monetarios. Estos son instrumentos en tanto que sirven para facilitar los intercambios; pero también son documentos porque recogen y conservan cada acto mercantil elemental efectuado a través de ellos.

Las condiciones mínimas que se pueden exigir a una documentación exacta son dos: primero, que cada acto de medida genere su propio documento; segundo, que este documento sea exhaustivo, eso es, que consigne todas las circunstancias significativas que concurren en el acto de medida realizado.

Y es sobre todo por este lado que falla al sistema monetario actual: porque está falto de documentación adecuada.

En los sistemas monetarios vigentes, los instrumentos-documentos están constituidos, como ya sabemos, por piezas de moneda, e instrumentos escriturales. Pero todos estos instrumentos son de naturaleza esencialmente anti-documentaria. Más que documentar, se puede decir que esconden la realidad, debido a las características que se enumeran a continuación.

  1. Movilidad: no documentan una única transacción mercantil elemental, sino que sirven en multitud de intercambios: circulan en el mercado por un tiempo indefinido, cumpliendo su papel instrumental en una cantidad desconocida de intercambios elementales. Debido a esta movilidad permanente, es imposible fijar con precisión cada uno de los actos elementales de intercambio efectuados.
  2. Uniformidad: los instrumentos monetarios actuales, y especialmente el papel moneda, en el cual se basan todos los otros, son idénticos entre ellos. El papel moneda sólo varía en cuanto al número de unidades monetarias que representa, pero no suministra ninguna indicación respecto a los detalles particulares de cada intercambio elemental en que interviene. No nos dice qué se ha intercambiado, ni cómo ni cuándo... Esta uniformidad impide cualquier intento de análisis preciso de la compleja y fluida realidad mercantil.
  3. Anonimato: finalmente, la mayoría de los instrumentos monetarios actuales son anónimos, es decir, no informan sobre quiénes son los agentes de un intercambio mercantil o de un acto monetario cualquiera. No permiten pues asignar responsabilidades a los agentes monetarios, especialmente si se trata de papel moneda. Desde este punto de vista, el papel moneda es, no únicamente antiestadístico y antianalítico, sino también y sobre todo antisocial, porque permite realizar todo tipo de actividades monetarias sin que quede rastro personalizador y responsabilizador delante de la Justicia.

Si bien únicamente al papel moneda ya las piezas de moneda pueden aplicarse con propiedad las tres características anteriores, no hay que olvidar que los instrumentos bancarios escriturales son también esencialmente anti-documentarios, a pesar de que pueda parecer lo contrario a primera vista.

Efectivamente, una firma en un cheque, un nombre, un número de cuenta corriente... son elementos, hoy día, personalizadores. Pero la documentación que proporcionan es muy parcial, por diversos motivos:

  1. En primer lugar, muchos cheques son «al portador», y entonces, nada más personalizan a uno de los agentes del cambio monetario efectuado.
  2. En segundo lugar, la información que proporcionan suele ser considerada como «secreto bancario» reservada a grupos y sectores privilegiados: nunca se hace pública.
  3. Finalmente, y dada la naturaleza subsidiaria de los instrumentos bancarios-escriturales, éstos son siempre convertibles, a simple petición del propietario de la cuenta corriente, en billetes de banco completamente anónimos, quedando así perdido el rastro documentario personalizador.

Así pues, los instrumentos escriturales bancarios son potencialmente documentarios; pero no podrán serlo plenamente mientras coexistan y sean subsidiarios de un sistema de instrumentos monetarios anónimos y anti documentarios. El sistema monetario, considerado en su conjunto, no será un sistema plenamente documentario e informativo hasta que un instrumento personalizador, cerrado en cada única transacción elemental, y exhaustivamente documentador, no se convierta en el único instrumento monetario legal y real.

6. Conclusiones.

Una de las conclusiones mínimas indispensables a cualquier sistema métrico, la de disponer de documentos de medida elementalizados, exhaustivos y personalizadores, no es cumplida por el sistema monetario actual.

En consecuencia, éste no puede constituir un buen sistema métrico. Necesitamos pues, reinventar un instrumento monetario capaz de constituir la garantía eficaz de una medición exacta y plenamente documentada del valor de cambio de todas y cada una de las mercancías intercambiadas en un mercado dado.

Este nuevo instrumento no se diferenciará demasiado de los actuales instrumentos escriturales-bancarios; pero llevará a la plenitud los rasgos que en éstos únicamente son potenciales, y eliminará sus imperfecciones métricas-documentarias.

Capítulo 4. El sistema monetario actual. Moneda telemática y estrategia de mercado. Índice. Moneda telemática y estrategia de mercado. Capítulo 6. La factura-cheque telemática. Moneda telemática y estrategia de mercado.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto