Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Las múltiples caras de «nuestra sal».

Gandhi en Dandi, Gujarat del Sur, recogiendo sal en la playa al final de la Marcha de la Sal, 5 de abril de 1930. Detrás de él está su segundo hijo Manilal Gandhi y Mithuben Petit. Autor desconocido - http://www.calpeacepower.org/0101/images/1930-pick-salt-GS_BG.jpg, Dominio Público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2082661La desobediencia civil de la sal promovida por Gandhi supuso un elemento determinante para la movilización y empoderamiento del pueblo de la India que desembocó en su independencia. «La sal catalana» son el conjunto de acciones colectivas de no cooperación y desobediencia civil necesarias para vencer la opresión estatal, sabedores de que sólo la buena voluntad, las huelgas y las movilizaciones pueden no ser suficientes ante un estado tan autoritario y represor, como lo demuestran por ejemplo las movilizaciones millonarias del No a la guerra de Irak o las también millonarias manifestaciones de los últimos años por el derecho a la autodeterminación.

En un primer término, «la sal catalana» podríamos decir que fue el acto soberano de nuestro Parlamento de aprobar la Ley del Referéndum y la de Transitoriedad jurídica.

Nuestra sal se fue desplazando hacia el día del Referéndum del 1-O como acto de soberanía y de legítima desobediencia civil generalizada. Una hazaña noviolenta que ha dado la vuelta al mundo por el coraje impresionante y ejemplar con que se ha llevado a cabo ante la brutal violencia del Estado.

Es inevitable el paralelismo con los hechos de 1714 y de 1936. Aunque el formato de hoy sea diferente, la situación y el espíritu son los mismos; es la misma guerra. Si bien ya había un mandato democrático suficiente para proclamar la independencia, y si bien es un derecho inalienable de toda nación más allá de mayorías o minorías, el 1-O nos ha dado más argumentos democráticos para declararla de inmediato, pasando así de ser un asunto interno español a ser un asunto internacional. Cualquier otro escenario, ante la negativa española a ninguna negociación, nos lleva a la disolución.

Una vez declarada la independencia solo resta, que no es poco, aguantar las inevitables turbulencias ante las previsibles últimas agresiones aún más desesperadas de un estado español herido de muerte en su concepción mayoritaria de la España vieja, todavía de mentalidad totalitaria, con miedo a la libertad y a aceptar que, como decía el Vicepresidente Junqueras, la independencia de Cataluña puede convertirse en una palanca de cambio profundo también para España.

La gran aportación del 1-O ha sido también la toma de conciencia colectiva de la brutalidad opresora de un Estado español controlado a muchos niveles para mentalidad franquista, así como la impresionante capacidad de autoorganización transversal de todo el pueblo catalán, demostrada de nuevo durante una huelga y paro general del país sin precedentes.

¿Qué puede pasar ahora? La partida está abierta y apasionadamente incierta. Ellos tienen mentalidad militar imperialista y herramientas de fuerza que aplican sin escrúpulos: ejército, guardia civil, policía estatal, leyes a medida, fiscales, abogados, cárceles, jueces, diplomáticos que presionan a los demás estados, medios de comunicación...

Nosotros tenemos sólo y tanto como la determinación pacífica y constante del pueblo y una cultura noviolenta de alto nivel que ni nosotros mismos éramos conscientes de tener.

Sin embargo, la sal catalana hace falta que continúe mutando en diferentes formas, que se convierta líquida y más poliédrica de lo que fue la marcha de la sal para la liberación de la India.

Necesitamos complementar la ilusión y la firmeza con la inteligencia y la astucia y subir más escalones en la escala de la estrategia de la lucha noviolenta, de la que somos todos demasiado desconocedores. Según desarrolló Gandhi y aplicó y difundió Lluís Maria Xirinacs en nuestro país, la noviolencia tiene cinco escalones de acción progresiva: la cooperación, la denuncia, la no cooperación, la desobediencia civil y la creación de estructuras alternativas propias. Por lo que ha de venir, conviene que nos formemos. Xirinacs nos legó un completísimo y apasionante tratado sobre la noviolencia publicado póstumamente (aquí podéis encontrar el libro entero; y aquí una reseña).

Las diferentes propuestas de acción.

Nuestra gran fuerza son las movilizaciones pacíficas y el consumo. En este sentido, están empezando a circular acciones de no cooperación enfocadas al núcleo del poder de los estados de hoy, que es la economía y las grandes compañías nidos de ex altos cargos. Ya se han empezado a mover depósitos de los bancos que han accedido a bloquear las cuentas de la Generalitat y de los que se van (BBVA, Caixabank, Sabadell) hacia alternativas en positivo, como abrir cuentas en banca ética, caso de las cooperativas Fiare Banca Ética y Oikocrèdit, o Caja de Ingenieros, Triodos Bank –aunque no es cooperativo y no es sensible a la lengua–, etc.

La presión económica puede ser un elemento clave en los siguientes episodios del conflicto, si resulta significativa.

En cuanto a las grandes compañías confabuladas con los poderes del Estado, a nivel energético se están proponiendo opciones de proximidad más éticas y sostenibles como Som Energia. A nivel de gas, existe Catgas.cat o Factor Energia.

Para reponer combustible hay opciones alternativas como Bon Preu-Esclat, Petrocat, etc., así como ir tendiendo a los coches eléctricos.

En telefonía, tenemos opciones de proximidad como Parlem.com, la cooperativa SomConnexio.coop o Pepephone.

A Més Opcions (Más Opciones) encontrará muchas de estas alternativas éticas.

A nivel internacional, desde el día 1 se activó en twitter #boycottspain, si bien no sabemos el alcance, con mucha gente que informa que no irá de turismo en España mientras repriman a Cataluña.

La iniciativa Fem Noviolència (Hacemos Noviolencia) está organizando sesiones de formación en todo el territorio para aprender las artes de la resistencia noviolenta.

En otra línea de acción noviolenta, un grupo experto en este campo está trabajando en la respuesta pacífica en caso de que pasen a ocupar las calles por la fuerza o con vehículos blindados. Os podéis apuntar aquí: Plantem cara als tancs (Plantemos cara a los tanques).

Por último, también está a punto una cadena de ayunos en apoyo a nuestros representantes políticos que sean detenidos o condenados. Todo el mundo podrá sumarse al ayuno a partir de dos días y hasta una semana en la web Fam de Llibertat (Hambre de libertad).

He aquí las múltiples y potenciales caras de «nuestra sal», acciones todas ellas que se sustentan en la firmeza interior de todos y cada uno de los catalanes y catalanas de hoy y de los que nos han precedido, no hechas desde el odio, sino con la esperanza de hacer reaccionar al opresor y de poder relacionarnos con él algún día desde la concordia y la cooperación.

Es por todo ello que la hazaña será alcanzada. Una hazaña hacia una liberación nacional que, más allá de ser un primer hito, será una herramienta y punto de partida para construir entre todos las bases de un Estado republicano de nueva generación que nos dará la opción de resolver los graves y urgentes retos locales y globales de hoy.


Lluís Planas HerreroLluís Planas Herrero fue colaborador de Xirinacs y es portavoz del objetivo Catalunya Democràcia Plena - La Marxa Som (La Marcha Somos), del centro Masia El Negre para la difusión del legado de Xirinacs y de la asociación Pas - Amics del Camí dels Països Catalans (Pas - Amigos del Camino de los Países Catalanes).


Enlace del artículo original en catalán sin enlaces:

http://www.naciodigital.cat/opinio/16349/multiples/cares/nostra/sal

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto