Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Mundo alternativo.
Lluís Maria Xirinacs.

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Pacifismo hipócrita.

Artículo de Lluís M. Xirinacs publicado en el diario vasco EGIN el 15-2-1978.

Egin. Logotipo.Egin. Miércoles, 15 de Febrero de 1978.

Pacifismo hipócrita.

Lluís Maria Xirinacs, de espalda a la pared.Estamos sumergidos en una sociedad profundamente violenta. Todos nosotros somos profundamente violentos. Uncidos al carro de la violencia, quieras no quieras, quien diga que es no violento a nivel político y económico miente descaradamente o es un inconsciente.

La Sociedad occidental, en la que vivimos, lleva diez mil años de tradición violenta.

Desde hace diez mil años, los pueblos que hoy habitan nuestras tierras ejercitan sin parar aquella extraña costumbre de que un hombre oprima a otro hombre y de que el segundo trate de liberarse del primero. Los viejos orientales, que entienden mucho más que nosotros de no violencia, dicen que mal se dejará de oprimir al hombre si antes no se deja de oprimir al animal, al vegetal y al mineral. Y no sólo no los hemos dejado de oprimir sino que el dogma moderno del desarrollismo he hecho y está haciendo verdaderas barbaridades y que se traducen en los desastres ecológicos que todos conocemos. La venganza espontánea de los ríos y de los mares sucios, de la tierra y de la atmósfera polucionadas, de la subida de los precios de la energía y de los alimentos, la terrible venganza de los escapes en las centrales nucleares no son más que justificantes de otra gran venganza espontánea de la naturaleza contra la explotación más irresponsable del poderoso. Me refiero a la violencia de los oprimidos por defenderse y liberarse de la opresión.

Existe una idea equivocada, muy arraigada en el cerebro de los explotadores. El famoso psicoanalista Erickson la llama «pseudo-especie». El explotador se cree de una especie superior a la del explotado. Pero en realidad se trata de una falsa especie. Entre iguales toda acción produce una reacción igual y contraria. El explotador genera en el explotado, como decía Marx, a su antagónico. Es el mismo explotador quien, sin querer pero inexorablemente, fabrica a su propio enemigo.

La violencia, mal llamada terrorista, es el resultado de una violencia previa que genera una absurda marginación del que, a primera vista, parece más débil o de una especie inferior. Luego se ve que, cuando, para evitar los latigazos del oprimido, más se le oprime y más se le margina, también más se envenena esa violencia secundaria de defensa y de liberación. Eso vale igual para el marginado sentimental, económico, político, social o nacional. ¡Ay del que condena a «especie inferior» a un hermano! «Quien al cielo escupe a la cara le cae». La pared del frontón sólo se limita a devolver la pelota según la fuerza y el efecto que se haya imprimido en el viaje de ida. Eso no es ni siquiera venganza. La verdadera libertad es: «Haz lo que quieras... y atente a las consecuencias».

En la nueva «democracia» española los vividores de siempre quisieran seguir explotando a campesinos, obreros, niños y ancianos, naciones y pueblos como antes pero con palabrejas y gestos campechanos, con libertades simbólicas, pintando de blanco lo que antes era gris, etc. Ellos han perfeccionado la primera violencia, la violencia ofensiva que roba, por obra de pocos, los bolsillos de todos con la inflación, con facturas absurdas de la electricidad, que condena a la ignorancia al no invertir en escuelas, que quita el trabajo con la evasión de capitales, que priva a barrios enteros de asfaltado, de comunicaciones o de desagües por medio de la evasión de impuestos, que detiene y apalea y arranca confesiones con tortura, que juzga y condena sin pruebas concluyentes, que legisla inadecuadamente bajo la amenaza de grupos de presión militares o económicos y que tiene suficiente dinero para tejerse un amplio y bellísimo damasco que cubra toda esa inmundicia con usos y modales democráticos, la vía pacífica hacia la armonía social.

Hace dos mil años un sublime no violento lo dijo: «Quien a espada mata a espada morirá». No seremos los no violentos quienes ayudemos a la violencia opresora a escabullirse de las consecuencias de sus crímenes legales y de guante blanco. Lo que ahora ellos quieren llamar «terrorismo» antes lo llamábamos el castigo de Dios que dijo desde el principio; no te es lícito matar a tu hermano. A menudo se me dice al oído: «Xirinacs, no violento, ayúdanos contra el terrorismo». Y van lucidos.

Siento, es cierto, no disponer yo de un ejército de verdaderos no violentos, tan entrenados en su método como todo quisqui, ya desde pequeño sabe disparar con una «pipa». De tenerlo acabaría con opresores y con oprimidos y llegaríamos al respeto de personas y pueblos como Dios manda. Pero los pobres no violentos, en realidad, aun vivimos en las catacumbas. Y, mientras crecemos, ningún poderoso nos podrá comprar a su servicio para convertirse en pacifistas candorosos. Nosotros, en la guerra a muerte entre opresores y oprimidos, no somos neutrales por ser contrarios a toda guerra, nosotros estamos de la parte de los oprimidos, llámense marginados sociales, llámense palestinos expulsados de su país o llámense euskaldunes oprimidos en el suyo. Estamos hartos de hipocresía.


Enlaces relacionados:

38 ideas fuerza para avanzar en una estrategia civil noviolenta que haga frente a usurpaciones de las instituciones o golpes de estado y a agresiones exteriores o ocupaciones territoriales. Gene Sharp.

La revuelta pacífica (1). Entender la estrategia de la no violencia. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (2). Gandhi y la perseverancia de la no violencia. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (3). Serbia: Doce jóvenes tumban la dictadura de Milosevic. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (4). Solidaridad: las mujeres invisibles de la resistencia no violenta polaca. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (y 5). ¿Qué se esconde detrás la historia de Rosa Parks? Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica. El hombre que tumbaba dictaduras con libros: Gene Sharp (1928-2018). Eduard Peris.

Pepe Beúnza: «Cuando quieres cambiar una sociedad injusta y violenta debes asumir riesgos y uno de ellos es la cárcel». Surtdecasa.cat.

Lluís Fenollosa: «El conflicto que se gana por la fuerza siempre rebrota». El Periódico de Catalunya. Gemma Tramullas.

Porqué hay que llevar un lazo amarillo. Pepe Beúnza.

Las múltiples caras de «nuestra sal». Lluís Planas Herrero.

Comentarios sobre el 1-O. Pepe Beúnza.

Pepe Beúnza: «Si no fuera por la desobediencia civil, todavía estaríamos en las cavernas».

Carta a un policia armado. Lluís Maria Xirinacs.

Acto de recuerdo del legado de Xirinacs en el barrio barcelonés de la Sagrada Familia.

Bruselas «si el Estado impide el 1-O».

Vaga de fam per Catalunya. Diari de vint-i-un dies (Huelga de hambre por Cataluña. Diario de veintiún días). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

L'espectacle obsessiu. Diari de presó-I/1974 (El espectáculo obsesivo. Diario de prisión-I/1974). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

Entro en el gran buit. Diari de presó-II/1975 (Entro en el gran vacío. Diario de prisión-II/1975). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

La no-violència en la pau i en la guerra (La no-violencia en la paz y en la guerra). Mohandas Karamchand Gandhi (pdf, en catalán). Introducción: Lluís Maria Xirinacs (en castellano).

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto