Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Funcionarios y militares cesantes.

Tampón de papel secante.Agustí Chalaux nos recuerda que, cuando se proclamó la Segunda República Española, el nuevo gobierno aprobó una norma, según la cual los militares provenientes del régimen de Alfonso XIII que quisieran, podrían jubilarse anticipadamente con la mitad de su sueldo, pero permitiendo que pudieran tener otro trabajo, con lo que los cálculos optimistas permitían vaticinar que, al final, aquellos militares retirados estarían satisfechos, pues recibirían más dinero antes que después de su retiro.

Pero llegó la crisis económica, y de aquellos militares retirados que sólo cobraban la mitad de su antiguo sueldo, muchos se quedaron en el paro. Debido a ello, la mayoría eran partidarios de que se produjera un levantamiento militar para sumarse y recuperar sus viejas remuneraciones.

Con este caso Agustí se dio cuenta de que, si un político o un equipo de políticos quería implantar una reforma ética en una administración pública, había que dar la oportunidad a los viejos funcionarios de jubilarse con el doble del importe de su antiguo sueldo, o bien continuar con su antiguo trabajo cobrando lo mismo. De esta forma, se conseguía sacar sin violencia a los beneficiarios de un sistema más corrupto, a costa de un sacrificio económico que duraba lo que duraba aquella generación.

Según el mismo Agustí, el general Franco, que era uno de los militares que se había quedado en activo después de esta reforma, iba avisando a su gobierno que se preparaba un levantamiento militar. Pero, siempre según Chalaux, cuando Franco recibió un millón de las antiguas pesetas en la cuenta corriente de un banco suizo, entonces calló.

El levantamiento militar que resultó provocó la posterior guerra incivil del 1936-1939, porque de civil no tenía nada.

Otra anécdota que nos recordaba Agustí Chalaux era que, en aquella contienda, venían militares profesionales extranjeros de graduación a hacer prácticas. Algunos de ellos lo hacían tres meses en un bando, tres meses en el otro, y finalmente se iban. Otros, solamente visitaban un bando. Lo que explicó a continuación fue una oportunidad perdida para que los republicanos ganasen la guerra.

En el frente republicano, vino un militar francés a hacer prácticas. Quería hacer una demostración de nuevas y eficientes tácticas de guerra. Participó en la dirección de la primera parte de la Batalla de Brunete, consiguiendo romper el frente del ejército faccioso. Como aquel militar ya había hecho la demostración, y le tocaba la hora de la despedida, dejó en manos de sus colegas españoles la continuación de aquella batalla. La segunda parte de la batalla de Brunete consistió en el cierre de la brecha por parte de los rebeldes, pues los militares republicanos fueron incapaces de comprender las nuevas tácticas ensayadas. Aquel militar francés era el entonces coronel Charles de Gaulle.

Una vez Franco ganó la guerra y Hitler ocupó Francia, los dos tiranos se encontraron en Hendaya para intentar establecer una colaboración. Franco propuso a Hitler ser su aliado durante la Segunda Guerra Mundial, pero el precio que Franco exigió a Hitler fue considerado desmesurado.

Franco pidió a Hitler que le ayudara a expulsar de todos sus territorios a la población de las provincias que habían sido fieles a la República durante la revuelta (Cataluña, País Valenciano, País Vasco, Asturias, etc.), territorios que habían de ser repoblados con gente de las provincias inicialmente sublevadas. Con toda aquella gente del primer grupo, repoblaría África Noroccidental, que Franco exigía a Hitler.

Franco vio frustrados sus planes expansionistas y después mintió a su población extendiendo su mito pacifista por no haber entrado en aquella guerra. Por ello, esta propuesta no la llegó a conocer Agustí Chalaux. Hitler se negó, y después comentó a sus subordinados: «Hablar con Franco es peor que ir al dentista».

Haciendo memoria, Chalaux relataba que, en el año 1979, cuando Narcís Serra tomó posesión del primer ayuntamiento democrático de Barcelona tras el franquismo, decidió, manteniendo los viejos funcionarios, suprimir las comisiones que recibían en virtud de las obras públicas municipales. Fue un intento frustrado, y Agustí explicaba cómo ocurrió.

Los altos funcionarios comunicaron a los medios y bajos funcionarios que «a partir de ahora, ya no hay más corbatas» (sobres con dinero en efectivo fruto de las comisiones de obra). Entonces se produjo una huelga que paralizó todo el Ayuntamiento.

Al día siguiente, el alcalde Narcís Serra entró con su coche oficial en el Ayuntamiento, completamente parado, donde fue recibido por todos los altos funcionarios en pleno. Cuando el alcalde se acercó a ellos, uno de los funcionarios le dijo, con todo el cinismo: «¿Ve señor alcalde, como sólo nos tiene a nosotros?».

Brauli Tamarit Tamarit.
Fecha de creación: Domingo, 13 de Noviembre de 2016.
Última modificación: Jueves, 17 de Noviembre de 2016.


Enlaces relacionados:

Durruti e Irurita.

Los terroristas son los otros.

Federica Montseny i Mañé. Agustí Chalaux de Subirà (vídeo en catalán).

Cronstadt. Su significación en la Revolución Rusa. E. Yarchuck.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto