Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Los terroristas son los otros.

Bomba dinero.Agustí Chalaux (1911-2006) nos explicaba, en su conferencia titulada «Federica Montseny i Mañé», que en los inicios de la guerra civil española, en 1936, una vez las fuerzas fieles al gobierno de la república triunfaron en Barcelona, una columna de anarquistas armados encabezada por Bonaventura Durruti se desplazó para liberar Aragón. Pero se detuvo a hacer la revolución cada vez que liberaba un pueblo. Por culpa de la lentitud en su avance, más de 3000 anarquistas aragoneses fueron ametrallados en Zaragoza. Humildes y pobres trabajadores, que no tenían instrumentos mediáticos ni contactos con el resto del mundo, murieron sin que se produjera ningún eco internacional.

En cambio, los asesinatos contra la gente de clase acomodada en la zona republicana provocaban el efecto contrario. Los familiares y amigos de los ricos sí disponen de los altavoces de los medios de comunicación del momento y de contactos en el exterior. Éstos forjaron el mito de que el desorden y los crímenes impunes en esta guerra eran monopolio exclusivo de los diferentes grupos del bando fiel.

Otra escena de la misma guerra nos la recordaba el mismo Chalaux. Cuando el ejército rebelde conquistó el País Vasco, aquel hizo prisioneros a diferentes batallones de combatientes vascos, que disponían de los correspondientes curas castrenses. Estos curas, según el testimonio del mismo Agustí, fueron fusilados sin piedad por órdenes de los ocupantes, sin que luego ningún tribunal eclesiástico les concediera la beatificación ni la canonización. A consecuencia de esta sangrienta represión, desde entonces los seminarios vascos prepararon el origen de lo que luego sería la organización armada ETA. Podemos decir que una de las acciones crueles del general Franco fue el origen de la reacción, y por tanto del sufrimiento, de todas las víctimas de la violencia etarra.

Hungria 1956.Recuerda Agustí Chalaux haber sido partidario de la violencia revolucionaria hasta la revuelta de Hungría (1956), que fue aplastada por los tanques soviéticos. Desde entonces, afirma que la violencia revolucionaria conduce al fracaso, debido a que el estado opresor siempre dispone de más recursos y mejores herramientas de lucha que sus oponentes. Por ello, reivindica la lucha no violenta para transformar la sociedad, lo que despierta la inteligencia del adversario.

Avanzando en el tiempo, y siempre según el mismo Agustí, formula la denuncia de que la lucha armada de ETA tras el franquismo podía haber finalizado de forma rápida, pero fue alargada artificialmente, en parte porque las fuerzas militares y policiales españolas en Euskalherria recibían un salario doble que los militares y policías del resto del Estado, incentivo que se mantenía mientras durase la situación de conflicto. Esta discriminación positiva incentivó a estos agentes del estado para hacer perdurar tanto como era posible la situación de confrontación armada existente. De tal forma que si un combatiente etarra caía muerto o prisionero, su hermano lo reemplazaba en la lucha.

Lluís Maria Xirinacs (1932-2007) afirma también en sus escritos que, durante los primeros tiempos del posfranquismo, las acciones armadas de ETA, FRAP y GRAPO permitieron al Estado español conseguir la excusa perfecta para anular los derechos y libertades democráticas, bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo. Quedaban anuladas, por ejemplo, las leyes recientemente aprobadas que protegían las personas detenidas y las liberaban de la tortura. Ello aseguraba extender al posfranquismo los mismos instrumentos de la represión franquista. Hasta el punto de que el mismo Xirinacs apunta a la hipótesis de que el FRAP fue una organización teledirigida por los sectores más involucionistas del régimen, mientras que el GRAPO estaba dirigida por los sectores más afines a EEUU y, por tanto, ligeramente más aperturistas.

Torres gemelas avión.Observamos como diferentes grupos de presión pagan las campañas electorales de casi todos los candidatos, logrando el ganador el gobierno en ciertos estados de Occidente. Asimismo, estos mismos grupos de presión ayudan a crear y mantener los grupos armados a los que se les atribuyen atentados en países occidentales, haciendo que después estos mismos grupos armados sean tachados de terroristas y perseguidos con dureza. Los atentados en territorios de estados occidentales, pretexto ideal para el recorte de sus derechos y libertades, pueden ser de autoría cierta o no de estos grupos armados, recibiendo en estos últimos casos el nombre de «ataques de falsa bandera». Como afirmaba Xirinacs, todo imperialismo aspira al monopolio de las materias primas. Dando apoyo económico a las dos partes del conflicto, el objetivo por parte de aquellos grupos de presión es intentar imponer su monopolio sobre la producción de un sistema de energía obsoleto y no renovable como es el petróleo, y también extender el control sobre la producción de una herramienta de alienación masiva como son las drogas. Además, con estos sangrientos enfrentamientos, la industria armamentística dispone continuamente de campos de pruebas para sus productos, cada vez más rápidamente obsoletos.

En los diferentes conflictos, cada bando tacha al oponente de terrorista. Pero es costumbre de los poderosos de este mundo el crear o aprovechar las condiciones de violencia que ellos mismos provocan para generar una violencia reactiva superior con la que conseguir su objetivo. Los medios públicos llamados de información, cuando son fieles a los planteamientos de estos poderes fácticos, nos hacen ver que los terroristas son los otros, haciéndonos olvidar que el origen de la violencia se encuentra en el mismo sistema, o como diría Chalaux antisistema, generador de ese poder.

Brauli Tamarit Tamarit.
Martes, 26 de Enero de 2016.


Enlaces relacionados:

Federica Montseny i Mañé. Agustí Chalaux de Subirà (vídeo en catalán).

Durruti e Irurita.

El primer estado de derecho del mundo.

Pequeña historia de la moneda.

Notas autobiográficas de Agustí Chalaux de Subirà.

Cronstadt. Su significación en la Revolución Rusa. E. Yarchuck.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto