Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Resumen: las 20 tesis. El poder del dinero. Índice. El poder del dinero. Anexo: Plan Anticorrupción. Propuestas para un Régimen de Transparencia. El poder del dinero.

Epílogo: el cambio del cambio.

«Esto no lleva a ninguna parte. Todos los cambios de modelos fracasan. ¿Para qué malgastar tanta tinta y papel?».

Cansados de intentar «cambiarlo todo para descubrir que nada cambia», como en el proceso de la transición española o como en el hallazgo de que el «socialismo es el camino más largo para ir al capitalismo», estamos tentados, y así lo muestran la teoría y la praxis «política» contemporáneas, a aceptar las cosas tal como son, con el fatalismo histórico que esto comporta, fatalismo impropio de occidentales que continuamos con la pretensión de «dominar» la naturaleza.

«La historia ofrece una enorme lista de revoluciones, cuyos resultados fueron, en gran medida, condiciones idénticas a las que la revolución se proponía superar y sustituir por un mundo feliz». «Las mentes más sobrias pueden llegar a la triste conclusión siguiente: 'Probablemente habríamos hecho mejor dejando las cosas tal como estaban1'». «Una cosa es advertir... el cambio de algo en su contrario, pero resulta muy difícil... darse cuenta de que este cambio no representa tal cambio dentro de la pauta general. Gran parte de los conflictos humanos y muchas soluciones engendradoras de conflictos son debidas a tal ceguera2».

«Un sistema que pase por todos sus cambios internos posibles sin que se verifique en él un cambio sistémico puede considerarse como enzarzado en un juego sin fin. No puede generar desde su propio interior las condiciones para su propio cambio, no puede producir las normas para el cambio a partir de sus propias normas3».

Para comprender qué significa el cambio sistémico es muy útil la lectura completa del libro de Paul Watzlawick dedicado a este tema. En este sugerente texto hay, sin embargo, un breve juego que ejemplifica visualmente esta dificultad de generar cambios si no se modifica el contexto.

Nos permitimos la reproducción de este ejemplo para aquellos lectores que no lo conozcan.

«Los nueve puntos representados en la figura 1 han de ser conectados entre sí mediante cuatro líneas rectas sin levantar el lápiz del papel. El lector que no conozca este problema hará bien en detenerse aquí e intentar su solución sobre una hoja de papel, antes de continuar leyendo y, sobre todo, antes de ver la solución en la figura 2.

Figura 1.
(Figura 1).

«Casi todos los que intentan por primera vez resolver este problema introducen como parte de la solución un supuesto que hace imposible ésta última. El 'supuesto' consiste en que los puntos constituyen un cuadrado y que la solución ha de encontrarse dentro de este último, condición autoimpuesta que no está contenida en las instrucciones.. Así el fallo no reside en la imposibilidad de la tarea, sino en la propia solución intentada. Tratando así de solucionar el problema creado, no importa en absoluto la combinación de las cuatro líneas que se intenta: se terminará siempre, por lo menos, con un punto no conectado. La solución consiste en... abandonar el campo en que se intenta la solución. Quienes fallan y renuncian, experimentan, generalmente, una sorpresa ante la inesperada simplicidad de la solución (figura 2). Resulta evidente la analogía de este ejemplo con multitud de situaciones reales de la vida4».

Figura 2.
(Figura 2).

«Todos nos hemos sentido en alguna ocasión cerrados en una especie de jaula y, entonces, tanto daba que intentásemos encontrar la solución de un modo sereno y lógico o bien, lo que es más frecuente, recorriendo frenéticamente círculos viciosos. Pero, es desde dentro de la jaula... que la solución se nos aparece como un sorprendente rayo de inspiración que está más allá de nuestro control». «Resulta claramente distinto que nos consideremos como peones de un juego, cuyas reglas designamos como realidad, o bien como jugadores que saben que las reglas del juego sólo son «reales» en la medida en que las hemos creado o las hemos aceptado y que podemos cambiarlas5».

La dificultad para cambiar esta sociedad, o para cambiar las personas reside en que el problema, posiblemente, está mal planteado. Hay cosas que son como son, y que no tienen por qué ser cambiadas sin provocar grandes alborotos que no conducen a ninguna parte. Hay, en cambio, cosas consideradas poco importantes, que no son ni ideales ni transformaciones grandilocuentes pero que, quizás, sí son problemas que pueden tener soluciones. Distinguir cuáles son los problemas clave de lo que son pseudoproblemas, buscar qué instrumentos clave y cambios de reglas de juego mínimas son posibles para hacer frente a estos problemas es, pues, una de las tareas importantes. Se trata de buscar las medidas que sean el mínimo común denominador de una amplia trama de problemas interrelacionados. Y además que sean medidas no probadas, ni repetidamente fracasadas, pero sí experimentables.

Es en esta investigación que se inscribe la hipótesis sobre la moneda como instrumento de aplicación de un conjunto de medidas que, aceptadas por la tradición democrática occidental o propuestas por los nuevos movimientos sociales, puedan llegar a ser una palanca eficiente en el intento de permitir los cambios radicales que la humanidad necesita. Y esto, sin tener que romper la mayoría de relaciones sociales existentes, salvo aquellas que la misma cultura democrática considera impresentables y peligrosas.

Quizás algunas de las propuestas sugeridas puedan servir de ayuda al pueblo que algún día tenga necesidad y voluntad de liberarse de la impunidad de los poderes fácticos para intentar nuevos caminos.


Notas:

1Watzlawick, Paul, (1974), Cambio, Herder, Barcelona, 1985, página 41-42.
2Íd., página 42.
3Íd., página 42.
4Íd., páginas 44-45.
5Íd., página 46.

Resumen: las 20 tesis. El poder del dinero. Índice. El poder del dinero. Anexo: Plan Anticorrupción. Propuestas para un Régimen de Transparencia. El poder del dinero.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto