Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Demagogia contra los conciertos económicos. Índice. Al servicio de este pueblo. Bonapartismo. Al servicio de este pueblo.

Al servicio de este pueblo.

Avui. Logotip historic.Avui. Martes, 26 de septiembre de 1978. Página 6.

De nuevo bajo el terror.

Manos con letras que tapan ojos y boca.Cuando todavía no hace tres años conseguiremos la abolición de la ley franquista de bandidaje y terrorismo, ya volvemos a tener otra ley de bandas armadas y de terrorismo. Triste suerte la nuestra. Los mismos hombres de antes, ahora bajo el título de Unión de Centro Democrático, hambrientos de represión, añorados de una ley que como pocas encarnaba las esencias de la dictadura, ya el pasado otoño, cuando se preparaban los pactos de la Moncloa, intentaron convencer a a la oposición parlamentaria de la necesidad de aprobar una ley antiterrorista.

Aquellos días estaban demasiado cerca del terror oficial del régimen anterior. La memoria viva de los procedimientos sufridos durante cuarenta años todavía levantaba olas de angustia en el ánimo de los partidos de oposición parlamentaria y dijeron no indignados. «De una ley antiterrorista ahora, ni hablar». Con su roncería característica, UCD se guarda en el bolsillo el proyecto de ley en espera unas circunstancias más propicias. Y no ha hecho falta ni un año para que la oposición se doblegara y accediera a votarla favorablemente, con aplausos y todo, una ley indignadamente rechazada unos meses antes.

Sólo han hecho falta varios atentados misteriosos con unas precipitadas atribuciones a unos pobres diablos manipulados.

Viernes por la mañana fue votada y aprobada en el Senado. Sólo Bandrés y yo nos opusimos rotundamente. En los periódicos apareció que él y yo nos habíamos abstenido. Esto sólo fue cierto a propósito del artículo primero. Los nueve puntos restantes fueron votados negativamente por nosotros.

El peor artículo, el primero, nos condujo a una abstención porque, por aquellos extraños manejos parlamentarios, no ganó el texto del Congreso sino una enmienda que el mejoraba levemente. Votar en contra de la enmienda parecía votar en contra de la leve mejora. Por eso nos abstuvimos. Pero el texto fue rotundamente negado sólo por nosotros dos.

Pensamos que todo un grupo de libertades incluidas en la Constitución que aún deben aprobarse ya nos son quitadas por esta ley.

El caramelo de la libertad sólo se nos ha enseñado. Y sin poderlo probar, ya se la han escondido dentro del bolsillo los gobernantes y legisladores de siempre con la pasividad o la aprobación de los democráticos. La izquierda sólo se opuso, sin resultados, los artículos 3 y 4 que son la bofetada más descarada a la democracia. Ya era tarde. La gran equivocación venía de antes. ¡Pobres Cortes!

Lluís M. Xirinacs.

Demagogia contra los conciertos económicos. Índice. Al servicio de este pueblo. Bonapartismo. Al servicio de este pueblo.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto