Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Eutanasias nacionales. Índice. Al servicio de este pueblo. La venganza catalana. Al servicio de este pueblo.

Al servicio de este pueblo.

Avui. Logotip historic.Avui. Domingo, 16 de octubre de 1977. Página 5.

Una asamblea abierta en la calle.

Prisión Modelo, fachada de la calle Entenza. Foto: Pérez López. Fuente: Wikipèdia.Me voy de la calle de Entença, de frente a la cárcel, después de haber estado veintiún meses, de día en día. Me duele. ¡Las raíces son tan profundas! ¡Hubo que pagar un precio tan alto para fundar la república independiente y libre de la calle de Entença! Nuestro «árbol de Gernika» tiene un tronco macizo: la comunidad -Cincuenta o cien personas- los asiduos, los de siempre, los que han venido meses y meses y que, tanto si están como si no están en estos momentos finales, constituyen el núcleo firme del árbol.

Tiene una cepa potente, el barrio de la Izquierda del Eixample. Con mansedumbre, sin aspavientos, el barrio me ha conocido, me ha querido, me ha ayudado, me ha protegido, me ha votado, me ha animado, se me ha entregado, con toda su pluralidad y sus contrastes. En especial pienso en unos vecinos «sui generis», los amigos presos, con todo lo que arrastran: familiares, funcionarios, guardias civiles y, a menudo, policías. ¡Como os añoraré, queridos habitantes del cautiverio!

El árbol tiene unas raíces largas, retranqueos en la tierra, esta inconmensurable ciudad de Barcelona, ​​el ancho país catalán. ¿Cuántas veces no ha acudido a mi llamada para rodear la cárcel, para hacer campaña de amnistía, entre porras y balas de goma? Todo un pueblo que ha apoyado una acción, porque ha visto que era bien suyo! ¡Qué gusto da trabajar con una compañía tan generosa! Se me pelaban las manos de tanto saludar.

Y el árbol tiene un ramaje abierto a todos los vientos, norte, sur, este y oeste. De todos los pueblos hispánicos, del pueblo vasco, especialmente, que me obsequió con una «txapela» gigantesca el día que hacía el año de mi guardia por la amnistía. De todos los pueblos del mundo. Volvieron unos noruegos al cabo de un año de haber venido y allí mismo me encontraron. Australianos, canadienses, chilenos, por no hablar de la Europa cercana. Los periodistas, la radio, la televisión de todas partes. Has esparcido por el mundo esta pequeña y entrañable cosa que ha sido la calle Entença. Todo el mundo es sediento de intimidad comunitaria en una civilización inhóspita y masificada.

Yo sueño que en la plaza o en la calle mayor de cada pueblo, de cada barrio estalle la flor de una calle Entença multiplicada. Que los hombres tristes y desencantados salgan del fondo de los bares, donde consumen sus horas vacías jugando al dominó, y se entreguen animados al servicio de este pueblo que tiene necesidad de todos los corazones y de todos los brazos para salir de la gran postración de este largo tiempo de servidumbre. De un árbol, mil árboles.

¡Muera la calle de Entença! ¡Viva la calle Entença!

Lluís M. Xirinacs.

Eutanasias nacionales. Índice. Al servicio de este pueblo. La venganza catalana. Al servicio de este pueblo.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto