Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.


CRÉDITO, FINANZAS Y PRÉSTAMO BANCARIO
(En este escrito, Agustí hace una distinción interesantísima entre estos tres conceptos y explica el sentido unívoco que él les da.)

"Créditos" y "finanzas" deben salir de dinero comunitario-solvente, y los "préstamos" de dinero privado-solvente. (Agustí explica que el dinero no es uniforme. El dinero tiene diferentes orígenes: comunitario solvente, que es el que tiene detrás el bien común, la riqueza natural del país y el privadamente solvente que es lo que tiene cada cual de nosotros en la cuenta corriente y que hemos ganado más o menos honestamente.)

"Créditos" y "finanzas" son inventados (inyectados) o exventados (sustraídos) del mercado por la autoridad económica de la comunidad geopolítica, en función del "peloteo" o gobierno automático de las cosas, (esto es lo que debería ser) según clásica cibernética telemática del libre mercado conjunto y de los libres mercados subconjuntos de todos los libres cambios monetarios elementales. (Ver: órganos, estructuras y funciones).
(El mercado es el conjunto de cambios elementales libremente pactados en una comunidad geopolítica.)

La invención de dinero comunitario-solvente se hace cuando Pu - Hpu = Hcu en la cantidad dinerária suficiente para las necesidades del mercado, de la seguridad y la política interior y exterior.

Pu: Producción mesurada en unidades monetarias
Hpu: Hacienda privada mesurada en unidades monetarias
Hcu: Hacienda comunitaria mesurada en unidades monetarias (Capacidad de inventar dinero comunitariamente solvente; aquí hay bien común.)

La exvención (bajar la masa monetaria) de dinero comunitario-solvente se hace cuando Hcu es insuficiente para las necesidades del mercado, de la seguridad y de la política interior y exterior. Esto se hace a partir de dinero privado-solvente, con la congelación selectiva de una parte de todas las cuentas corrientes de producción y ahorro de producción, a favor de los sectores productivos más deficitarios según estadísticas constantemente al día para cognición lúcida de todo el pueblo.
"Préstamo" es dinero privado-solvente inventado por los banqueros o prestamistas autorizados, en función de unas buenas perspectivas de negocio privado.

FINANZAS:

Las antiguas lenguas catalana y francesa emplean los verbos "finar" y finir, que provienen del latino finire y significan propiamente "terminar, acabar, fenecer, … concluir", de dónde, mediante dinero comunitariamente solvente, nace el sentido de pagar una suma de dinero para acabar el ciclo de la producción en el ciclo del consumo.
La anécdota dice que este término de finanzas "(extraído del participio presente "finando" de los antiguos verbos catalán "finar" y francés finir) fue inventado en el sentido indicado cuando, viendo la crisis de sobreproducción y subventa (es decir: de stocks no vendidos), los notables y trabajadores de una pequeña ciudad de la Îlle de France, mayoritariamente manufacturera de zapatos, más bien de lujo, fueron a visitar el rey para consultarle la solución del problema de paro forzoso de su personal obrero y falta de dinero en sus súbditos.
(Esta historia le explicó Finaly a Agustí para que entendiera el término finanzas.)

El rey no solamente les escuchó con mucha atención, sino que les prometió una solución en muy poco tiempo. Aquella buena gente regresó a su ciudad, plena de confianza, segura del poder taumatúrgico del rey. Este último había puesto inmediatamente hilo a la aguja: llamó a su Hombre de Confianza y le dio las órdenes siguientes: "Prepáralo todo para trasladar la Corte al Castillo real de tal ciudad. Convoca a todas las familias nobles de mi reino, para que vengan con toda su "casa" (parientes) a plantar sus tiendas más fastuosas en la gran explanada de torneo, fuera murallas. A las familias de mis nobles que no puedan soportar tal gasto les dices confidencialmente que el Rey se hará cargo de los gastos principales que tengan". Así lo hizo el Hombre de Confianza y, dos meses después, los habitantes de la pequeña ciudad manufacturera, vieron con admiración, llegar la Corte real, que se instaló en el Castillo dónde, desde hacía ya un mes, un ejército de maestros de oficio y sus obreros, hacían enormes trabajos de arreglo y decoración, verdaderamente reales .Paulatinamente fueron llegando, de muy lejos, todas las nobles familias leales del Rey, e instalaron sus tiendas de torneo y lujo en la gran explanada, ante las murallas de la ciudad. Cuando todo estuvo a punto y los más grandes nobles del reino ya habían presentado su homenaje al Rey, este hizo proclamar que cada noche habría en el Castillo real un gran banquete con todos sus nobles y sus damas, seguido de una gran fiesta con baile, donde eran además, invitados todos los jóvenes herederos y herederas de las casas feudales: la única condición para asistir a estas festividades reales era que todos, nobles y damas, jovencitas y donceles, trajeran cada anochecer, zapatos diferentes del día anterior.

El Hombre de Confianza y sus contables de confianza eran los encargados de vigilar este detalle en la vestimenta y de hacerlo cumplir, con gran vergüenza de quienes eran rehusados a la entrada del Castillo real.

Ni que decir tiene la riqueza "finando, financiera" que aportó a aquella pequeña villa de zapateros, la solución real a la cruel crisis de sobreproducción y subconsumo que sufría desde hacía tiempo.

Este, dicen, es el origen de la palabra "finanzas", aplicado a la economía de mercado en un tiempo totalmente empírico en todas las disciplinas fenoménicas del hombre. Si non e vero, e bien trovato.

Todo esto le explicaba el banquero Finaly a Agustí, y añadía: los puristas han asociado siempre los conceptos de PRODUCCIÓN SOCIALMENTE FINITA y de CONSUMO FINANCIERO, COMUNITARIAMENTE SOLVENTE (COMPLEMENTARIO DEL PODER DE COMPRA PRIVADO) para RESTABLECER el equilibrio y LA ECONOMÍA DE MERCADO. (Es lo que hacen los banqueros, "ver" cuando hay una crisis de sobreproducción y subconsumo.)

Así lo explicaba un gran banquero, al mismo tiempo que insistía, con ironía y escepticismo tan cínicos como históricos, que toda la gente del hampa oficial y oficiosa habían, siempre y por todas partes, luchado porque el término técnico-sistemático de finanzas "significara cualquier confusionismo deliberado entre: el concepto originario, los impuestos crueles, los grandes negocios sucios, la compra de cargos y de influencias, el bandidaje de grandes caminos, los préstamos bancarios más o menos misteriosos por falta de garantías, la corrupción de funcionarios del Estado y de profesionales liberales, etc.

"Froissart (*) nos habla bellamente...", añadía aquel banquero con una sonrisa.

(*) Historiador y poeta francés. Escribió, además de poemas, Chroniques (1371-1400), obra a la cual consagró su vida y que explica las guerras europeas y su paso de anglófilo a francófilo. Expuestas a la manera de fábulas, pese a su partidismo y algunas inexactitudes, reflejan con agilidad el espíritu de la época de este curioso cura - burgués - cortesano.

Las finanzas, tan confusamente entendidas, han sido, hasta ahora, la parte más incógnita de esta tan extraordinaria pseudo-ciencia de la economía política hoy en día tan a la moda occidental, como la moda oficial de los soviets, como la moda maoista, etc. Ahora y aquí, hemos pretendido crear, con este término técnico-sistemático, un concepto unívoco: la práctica y la lengua diaria del pueblo irán diciendo si tenemos razón. (El dinero de finanza se acaba, sirve por poner en marcha el mercado, como es el caso del Brasil con' el actual presidente).

CRÉDITO:

Lo mismo hemos querido hacer con el término técnico-sistemático de "crédito". Desde el punto de vista sem-etimo-lógico, es evidente que la palabra de uso contable "crédito" viene del verbo "creer". Significa "confianza".

Nuestro objetivo es de separar radicalmente los conceptos unívocos de "préstamo bancario privado" y de "crédito bancario".

Crédito bancario es decir: comunitariamente-solvente, (detrás hay la sociedad) se aplica a la capacidad técnica productiva y rentable de un empresario ya establecido o de un candidato a empresario convincente.

Esta separación técnica-sistemática" se ha hecho en un gran país industrial (Japón, tras la segunda guerra mundial) (*) y le ha dado la victoria en el mismo mercado mundial. Los banqueros de las 3 otras grandes potencias "occidentales" o "comunistas" no han querido seguir el ejemplo y así les va, en la más absurda crisis anti-económica que el mundo haya visto, tanto en los países "occidentales" como "comunistas" o del Tercer Mundo.

(*) Anécdota de los dos banqueros japoneses, de más de 90 años y samurais, que en una reunión, de un minuto de duración, decidieron separar: crédito, préstamo y finanzas dándoles el significado que aquí se explica. (Así lo explicaba Agustí.)
El crédito bancario debe ser "comunitario-solvente" se hace por la confianza de un hombre acreedor, encargado de repartir la capacidad crediticia de la comunidad geopolítica, (en el caso de Agustí seria el Gobierno del Estado) en la capacidad técnica-productiva-rentable para transformar MERCANCÍAS SOCIALMENTE NO FINITAS (es decir: INVERSIVAS), en OTRAS MERCANCÍAS NECESARIAS AL MERCADO LIBRE.

El crédito comunitario-inversivo (solvente) es concedido:

1. tras un estudio técnico serio de las inversiones proyectadas por un empresario o un candidato a empresario, técnicamente capacitado a juicio responsable del banco acreedor.

2. sin pagar intereses durante los 3 primeros años tras la concesión, ya que es un plazo necesario para poner en marcha una inversión con cara y ojos de fuerista rentable.

3. comporta un co-gerente nombrado por el banco en la empresa acreditada, durante todo el tiempo en qué no será devuelto el capital otorgado. (Con tal de evitar que se utilice para uso privado, debe ser para el proyecto que se ha acreditado).

4. obliga a la empresa receptora del crédito a pagar al banco acreedor, un interés doble del libre interés bancario:
4.1 la mitad es para pagar los servicios del banco acreedor al servicio de la comunidad geopolítica en la concesión del crédito comunitario inversor
4.2 la otra mitad es para que la comunidad geopolítica aumente su tesorería especializada en la racionalización de algún bien que hasta ahora ha sido utilitario-privado y que se quiere convertir en útil-comunitario, es decir, para todos los "habitantes" o "poseedores" del país. (Municipalizar tierras.)

5. mientras la empresa acreditada vaya pagando este interés doble y su gerencia sea normalmente intervenida por la co-gerencia bancaria, no necesita proceder a la devolución del crédito.

6. La empresa puede devolver el crédito cuando a ella libremente le conviene, tras un estudio serio de su potencialidad, porque se siente lo suficiente fuerte para esta devolución que lo libera del interés doble y de la co-gerencia bancaria. (Al final si la empresa funciona, vuelve el dinero y queda libre de las anteriores obligaciones.)

PRÉSTAMO BANCARIO:

El "préstamo bancario" se hace con ahorros-capitales privados-solventes, concretos, en valores mercantiles reconocidos legalmente; el prestatario se obliga, por contrato muy preciso, a la devolución de capital e intereses a fecha fija, generalmente a corto plazo. Para la concesión de "préstamos", el banquero o el prestamista pide una garantía, generalmente en bienes inmuebles, muy superior a la suma solicitada.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto