Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.


 
Capítulo 3. Características de un sistema monetario científico. Ensayo sobre moneda, mercado y sociedad. Índice. Ensayo sobre moneda, mercado y sociedad. Capítulo 5. La telemática. Ensayo sobre moneda, mercado y sociedad.
Diseño de Civismo.
Apuntes de investigación interdisciplinar

 

1.5.  Personas sociales - colectivas.

1.5.1. Colectividad, sociedad.
1.5.2. Civilización, Política.
1.5.3. Federación.
1.5.4. Confederación.
1.5.5. Imperio: colectividad social de naciones.
1.5.6. Imperialismo.
1.5.7. Reflexiones y propuestas sobre las personas sociales-colectivas.

1.5.  Personas sociales - colectivas.

Las personas individuales nacen , desde siempre , en unos grupos nacionales , instintivos - hereditarios, que condicionan su evolución cultural . En el transcurso del tiempo estos grupos han tomado forma de etnias conscientes de su carácter propio indefinidamente acumulado generación tras generación . Las etnias que asumen esta propia realidad son tan fecundas que crean naciones filiales y se convierten en internacionales etnias matrices .

Habiendo enmarcado las personas nacionales - comunitarias podemos afrontar ahora las personas sociales - colectivas que nacen siempre en el seno de las naciones y que se diferencian radicalmente de ellas porque se forman por libres afinidades y motivaciones electivas distintas de los condicionantes genéticos - instintivos - hereditarios que son característicos de las naciones .

Profundizaremos también en el proceso por el cual un conjunto de etnias forma una sociedad geopolítica y de qué manera ésta puede tener éxito transformándose en una comunidad de las etnias inicialmente federadas en sociedad .

Este proceso se realiza por la libre uni-federación hacia fuera y la libre multi - confederación cara adentro de las etnias pactadas . Si el proceso se hace con libertad toma el nombre de imperio . Si es forzado aparece el imperialismo con sus características de despotismo interior ( intra - imperialismo ) y de dominación exterior ( extra - imperialismo ).

Esta sección se dedicará a precisar los términos básicos acabados de citar . El desarrollo concreto de los diferentes tipos de sociedades - colectividades se irá haciendo a lo largo de las secciones siguientes .

Versión 15 de marzo de 1988.

1.5.1. Colectividad, Sociedad.

Definir la persona social-colectiva y analizar sus interrelaciones con las personas nacionales-comunitarias .

Las personas sociales-colectivas aparecen y toman conciencia de sí mismas en el seno de las personas nacionales-comunitarias . Se forman entre personas por libres afinidades electivas distintas de los condicionantes instintivos-genéticos-hereditarios, por elecciones mucho más complejas. Toda colectividad social nace por el impulso de libras motivaciones interpersonales electivas y no de condicionantes naturales-nacionales.

La sociatividad (ser más o menos social) es una característica original y específica de la especie humana. Ninguna especie animal forma colectividades, sino que se relaciona únicamente dentro de su marco nacional gregario, que no es nunca social. La sociatividad, siendo específicamente humana, no pertenece únicamente a las personas individuales, sino que también es ejercida por las personas sociales-colectivas y nacionales-comunitarias.
-----------------------------
Entre las múltiples colectividades sociales internas que se fueron formando en las comunidades endo-étnicas prehistóricas las relativamente más recientes son los tótems (v. la etapa correspondiente del utilitarismo ): grupos especializados que se creaban libremente entre los cazadores- recolectores primitivos para mejorar la captación de alimentos. Estas colectividades sociales se convirtieron, con el tiempo, naciones filiales de la comunidad endo-étnica matriz, convirtiéndose ésta en una inter-etnia, a través de una convocación mágica llamada iglesia.

Mucho más tarde, desde la aparición de las culturas de ciudad ( civilizaciones) , las etnias y las inter-etnias han enmarcado en sociedades geopolíticas . Este encuadre lo han realizado, en primer lugar, por una libre aceptación de su vital necesidad estratégica de unifederarse en un imperio (colectividad de múltiples naciones); ya posteriormente, por la fuerza impositiva de un imperialismo extranjero vencedor e invasor, o interior despótico por felonía (traición al pacto confederativo).

La tendencia espontánea de toda colectividad social suficientemente grande y compleja - como, por ejemplo, un imperio vocacional pactado entre múltiples naciones libres - es de ser comunidad supranacional , ya que intuitivamente sabe que si está cerrada en sí misma, destruirá progresivamente la libre comunión vocacional y el libre pacto interpersonal de las múltiples naciones que la han originada, creada y formada. Esta tendencia a convertirse en comunidad supranacional necesita para concretarse un tiempo histórico variable, según el progreso cultural en cada y toda etnia y inter-etnia federadas para una defensa exterior común. Esta transformación de la colectividad social de naciones en una nueva comunidad supranacional se hará a su ritmo a condición de que no haya ningún poder por definición antilibertario que quiebre la naciente conciencia del proceso comunitario. Después de un número suficiente de generaciones, la primitiva colectividad voluntaria de naciones pasará a ser una nueva comunidad supranacional ya casi hereditaria, con ciertos ideales éticos comunes ( etnia ) bellamente expresados y profundamente entrañables por el nuevo pueblo común formado bajo el signo de la fiesta en comunión y alegría, características de toda comunidad viva.

Los Países Catalanes tienen un ejemplo claro de poderes tiránicos en los Estados Español, Francés e Italiano que han derrochado las vocaciones multiseculares de las Españas libremente unifederadas (comprendido Portugal en la inter-etnia galaico-portuguesa) y libremente intraconfederadas. Estos tres estatismos son supervivencias forzadas en el marco del futuro Imperio Europeo, dentro del cual las Italias, las Galias y las Españas crearán entre ellas una comunidad cultural iniciada por la fuerza del imperialismo romano hace muchos siglos.

Esta libertad de elección, para federarse en un proyecto de sociedad geopolítica - que permite, en su interior protegido, el libre juego confederativo permanente entre las etnias - es la condición necesaria para el propio éxito del proyecto político: posibilita de afrontar con paz de espíritu la realidad nueva que ha de nacer fruto de una voluntad política activa y de una estrategia inteligente compartida, si no por todos, al menos por una gran mayoría de los ciudadanos.


Si una sociedad no es libremente pactada según los principios de unifederación cara al exterior y de multiconfederación cara al interior, carece de un carácter fundamental de toda colectividad viable, fecunda y duradera. En la medida que es una imposición por la fuerza bruta, le faltará la libre adhesión de los espíritus, que sabiéndose libres, se encuentran forzados a aceptar una realidad unitarista que no pueden reconocer. Sin pacto libre, no puede haber paz (pax) espontánea.

Toda sociedad-colectividad una vez formada, más o menos libremente, en un momento histórico determinado, crea unas estructuras que difícilmente se pueden deshacer si no es para constituir en el momento estratégico oportuno, una nueva sociedad más amplia formada con otras colectividades también desfasadas. Este es el caso, por ejemplo, los desfasados Estados-Nación actuales en relación a la revolución tecnológica y la Europa de todas sus Etnias y Inter-etnias libres.

Así, el respeto a los individuos, a sus etnias primarias ya sus libres confederaciones, en el marco de constitución federativa de una sociedad geopolítica, es fundamental, no sólo para la dignidad de los ciudadanos y las ciudadanías , sino para la misma vitalidad y continuación histórica del imperio formado, hasta convertirlo en una nueva comunidad supranacional. Esta comunidad supranacional deberá crear, con otras comunidades supranacionales, también de reciente creación, una nueva sociedad geopolítica (imperio) más grande y mejor adaptada a la propia concienciación creativa de los pueblos y las revolucionarias nuevas tecnologías, creadoras de sorpresivas nuevas exigencias estratégicas.

Hay un rasgo histórico característico en la relación entre las personas nacionales-comunitarias y las sociales-colectivas. Las sociedades, en condiciones de tiempo suficiente y de libertad, se pueden nacionalizar. Las naciones, en cambio, no se pueden socializar globalmente, ni colectivizar en sus elementos básicos. Esta es una constante histórica que han olvidado muchos revolucionarios socialistas, tanto de los colectivistas estatistas como los comunistas libertarios. El hecho de que un conjunto de naciones pacte la formación de una colectividad-sociedad no las hace desaparecer cada una de ellas como personas singulares. Si la colectividad-sociedad resurge, se convierte en una supra-nación que integra las primitivas naciones. Las naciones pasan, pues, a supra-naciones. Las colectividades desaparecen al nacionalizarse.

Las personas sociales-colectivas en nuestras sociedades actuales surgen en todos los sectores de actividad y por motivaciones muy diversas. Son colectividades toda clase de entidades, de empresas, de asociaciones, de partidos, de clubes deportivos, de colegios, de sindicatos… y sus confederaciones, así como las confederaciones étnicas e inter-étnicas en todos los niveles. Igualmente la sociedad geopolítica se puede considerar formada por grandes sociedades con funciones diferenciadas: la sociedad utilitaria , la sociedad liberal , la sociedad mixta , la sociedad ética-trascendente y la actual anti-sociedad de los marginados . Estos subconjuntos sociales atienden las diferentes colectividades y sitúan los diferentes actos de todas las personas cara a una mayor libertad responsabilizada (v. sociedad geopolítica ).

Versión 15 de marzo de 1988.

1.5.2Civilización, Política.

 Definir la sociedad geopolítica como la persona social-colectiva resultante del libre pacto entre etnias. Definir los términos "civilización" y "política".

Política (del griego, polis ) y civilización (del latín, civitas ) indican una misma realidad histórica: la federación de varias etnias para protegerse, dentro de un clima bélico, frente a peligros exteriores y desarrollar así una convivencia pacífica de respeto mutuo y ayuda basada en la libre confederación en el interior de la sociedad geopolítica creada (v. imperio ).

Tanto civitas como polis significan "ciudad", no es correcto, pues, hablar de "civilización" o "política" antes de la creación de las primeras ciudades-imperios multitribales, poliétnicas o plurigentilícias . Desde hace miles, sino millones, de años han existido culturas humanas muy importantes pero las civilizaciones se remontan como máximo a unos 10.000 años en Asia Suroccidental.

El término latino urbe proviene de urbare : "labrar el surco con los toros y el arado sagrados, para delimitar el perímetro de la nueva ciudad-imperio que se iba a constituir". De ahí proviene "urbanizar" y "urbanidad".

Aunque civilización y política, pues, son de hecho sinónimos, convencionalmente emplearemos el término política para designar específicamente el conjunto de la sociedad formada por el pacto federal que constituye la "ciudad-imperio" o, como lo llamaremos, la sociedad geopolítica. Reservaremos en cambio, el término cívico para designar las áreas de mando territorial de las múltiples etnias y inter-etnias que forman la sociedad geopolítica en su conjunto.
Toda inter-etnia es vista como tal desde su interior, aunque sea contemplada como etnia desde el exterior.

Si empleamos la expresión diseño de civismo es, a pesar de la aparente contradicción con lo que acabamos de decir, para tratar sistemáticamente el diseño del conjunto y de cada aspecto de la civitas , de la civilización, de la sociedad civil o sociedad geopolítica. Se debe jugar, a la hora de proponer una expresión, a la vez, entre el necesario rigor terminológico y el buen sonido y clara connotación de los términos elegidos quizá no del todo precisos, pero correctos ya que dependen, en este caso, del su doble origen griego y latino. "Diseño de civismo" sustituye, pues, "diseño político", más correcto, pero con connotaciones desgraciadamente demasiado turbias o pretenciosas.

La sociedad civil (geo-cívica) se fundamenta en libres pactos privados entre toda clase de personas. La sociedad geopolítica se rige, en cambio, por leyes generales que no pueden instituir legítimamente "privilegios", o sea, leyes privadas.

Definimos la auto-política como la disciplina aceptada por todos los ciudadanos y para todas las ciudadanías al servicio de la solidaridad libertaria de la entera sociedad geopolítica libremente formada por múltiples etnias y inter-etnias libremente multi-confederadas y permanentemente confederables.

La anti-política se desarrolla en un círculo vicioso característico de los últimos 4500 años de anti-civilización imperialista: 1. opresión establecida; 2. corrupción generalizada; 3. provocaciones para indignar a los ingenuos; 4. subversiones "terroristas" teledirigidas; 5. represión antiterrorista ejemplar; 6. nueva represión establecida pseudo-jurídicamente mucho peor que la anterior… Esta espiral conduce a una cada vez más fuerte concentración de poder sobre y contra las personas.

La palabra política es un claro ejemplo de cómo se manipulan ciertos términos nobles y precisos, convirtiéndolos para la mayoría de los ciudadanos, en términos despreciables. En este caso, haciendo la política sinónimo de poder , de corrupción… hasta el punto que su simple pronunciación, suscite miedo, desconfianza o desencanto.

La política es el arte libre, debidamente responsabilizado, de conducir con armonía los diferentes estratos de la sociedad conjunta. Los términos autoridad y estrategia indican etimológicamente esta actuación conjunta de y en la polis.

Versión 15 de marzo de 1988.

1.5.3.  Federación.

Definir "federación" y establecer los principios que la rigen.

El verbo federar viene de la raíz foedus , que quiere decir: "pacto con confianza recíproca entre las dos partes pactantes". El verbo fiarse, viene de la raíz común fides , que significa "fe". La fe es la actitud nouménica trascendente que ampara el pacto fenoménico .

El pacto es, como su propio nombre indica, un invento humano para hacer posible la paz ( pax ) en el marco bélico en que vive la humanidad desde hace 13.000 años. Con desconfianza no se puede pactar. El pacto establece las reglas de juego limpio que permitan hacer renacer y crecer la confianza.

El pacto federal es siempre uni federal: es un acto voluntario de diferentes etnias ya sea hecho con agrado, ya sea condicionado y presionado por circunstancias exteriores adversas. Se rige por las siguientes condiciones:

Principios federales.

  1. Igualdad jurídica: las diferentes etnias, sean fuertes o débiles, grandes o pequeñas, se reconocen iguales jurídicamente y, por tanto, con los mismos derechos entre ellas. Se otorgan mutuamente una amnistía sobre sus diferencias o agravios pendientes.
  2. Libertad: cada etnia tiene plena capacidad de negociación, sin la cual el pacto es simplemente una imposición encubierta de los más fuertes.
  3. Precisión jurídica: el acuerdo federal se expresa jurídicamente y operativamente en el contenido del pacto (Constitución ).
  4. Renuncia a la violencia interior: cada etnia se desarma en el interior y aporta su fuerza únicamente cara al exterior junto con las otras etnias y inter-etnias federadas.
  5. Transparencia monetaria: si el pacto quiere ser credible hay una total transparencia y responsabilización monetaria que evite susceptibilidades contables e impida la creación de poderes ocultos. (Fueron las primeras civilizaciones unifederatives las que inventaron la moneda personalizada e informativa).
  6. Solidaridad interna: el patrimonio público y las rentas públicas son en común para beneficio equitativo de todas las etnias y todos los ciudadanos.
  7. Mando federal: aparte del respeto de los órganos de mando cívico de cada etnia, el pacto unifederatiu articula unos órganos de mando político con la única función de representarla cara al exterior y de mantener la estabilidad armoniosa interna de la federación. El Estado es el conjunto de estos órganos estables que hacen de gerente de la sociedad geopolítica unifederal.
  8. Protección justicial: La Justicia debe ser totalmente diferenciada y separada del Estado ( Ejecutivo y Legislativo ) La independencia y la ecuanimidad de la Justicia basada en una documentación exacta y exhaustiva del pasado le ha de permitir afrontar la solución de los conflictos entre las personas (individuales, nacionales y colectivas). Si lo consigue, su actuación tiene un efecto supranacionalizador de todas las etnias que han firmado el pacto federal.

    Versión 15 de marzo de 1988.

1.5.4.  Confederación.

 Definir "confederación" y establecer los principios que la rigen.

El término "confederar", según normas lingüísticas generales, al ser más largo que "federar", significa una reducción de su sentido pleno: es un pacto menos rígido y que se da dentro de un marco concreto (federal a partir de la formación de las civilizaciones).

La multi-confederación entre diferentes etnias o colectividades, es, sin embargo, un hecho históricamente anterior a la uni-federación política. La multi-confederación es posiblemente un hallazgo de la inteligencia compleja del hombre para hacer frente a la dispersión de la primitiva endo-etnia provocada por la formación de los tótems. La multi-confederación tomó forma hace unos 60.000 años con la convocatoria de todos los tótems al banquete sagrado ( iglesia ), para una fiesta de pocos días que no interrumpía el proceso productivo de cada tótem.

Mucho más adelante, en un novísimo clima de guerra totalitaria - parece ser que ésta podía haber empezado en el Asia Sudoccidental hace unos 12.000 años - surge el principio ritual-mágico de la unifederación de múltiples etnias, en primer lugar como hecho de guerra, en segundo lugar como pacto libre para la creación de las primeras acrópolis o ciudadelas preimperiales multitribales, como centro de defensa y ataque contra los invasores.

Esta última unifederación libre entre múltiples tribus para hacer frente al clima bélico que les rodeaba explica la posterior creación de libres ciudades-imperios (polis) multigentilícias.

La unifederación política es fruto de la inteligencia y lucidez separadora y reductora de los problemas sociales-bélicos que conocemos como magia patriarcal mucho más aceleradamente evolutiva que las anteriores magias endo-étnicas, surgidas hace unos 60.000 años.

Dentro de este marco protector cara al exterior que es la unifederación ("la unifederación hace la fuerza") se desarrolla la comunidad multiconfeder al libre de las etnias y inter-etnias . Confederarse en el interior de la federación es una posibilidad social múltiple y espontánea de las etnias, es establecer libres pactos internos entre ellas para ayudarse mutuamente.

Los principios confederales de las etnias protegidas dentro del marco federal son básicamente:

  1. Derecho a la denuncia del pact : la confederación interna es libre, se puede hacer y deshacer por cada etnia y inter-etnia cuando se desee, según las cláusulas del mismo pacto.
  2. Plenitud de derechos y responsabilidades: las competencias las confiere cada etnia o inter-etnia a la confederación pactada y nunca al revés.
  3. Precisión de las competencias: cada etnia tiene que negociar con aquellas con las que se quiere confederarse, las competencias comunes que quieren pactar en cada ámbito territorial.
  4. Libertad de actuación: en lo que no se ha pactado, cada etnia es bien libre de actuar como crea oportuno.
  5. Principio de s ubsidiariedad: Sólo lo que no puede ser resuelto por las etnias más primarias puede ser asumido por las confederaciones más amplias. Popularmente la aplicación de este principio se conoce por anarquía : el no mando de una etnia o de una colectividad de rango más básico para una etnia o colectividad de rango más amplio.

Versión 15 de marzo de 1988.

1.5.5. Imperio: colectividad social de naciones.

Definir "imperio" (sinónimo de "sociedad geopolítica") y establecer sus objetivos y las condiciones para su formación.

La federación de múltiples etnias para la protección exterior, cuando permite la libre confederación entre ellas en el interior del marco federal, puede ser designada por un término técnico que recoge históricamente esta realidad compleja - de la que hay que reconocer que, prácticamente, no tenemos ningún modelo actual existente -. Este término técnico se ha utilizado indistintamente para denominar dos realidades sociales muy diferentes, claramente opuestas. El término es imperio . La realidad opuesta a él es el imperialismo.

Etimológicamente "imperio" proviene de imparare : "prepararse en el interior (para hacer frente a peligros exteriores)". Las primeras ciudades de Asia suroccidental parece que nacieron hace unos 10.000 años en la forma de imperio. Parece, pues, más correcto llamarlas "ciudades-imperio" que no "ciudades-estado", ya que la aparición del Estado es posterior a la formación de las ciudades-imperio. (En Egipto, por ejemplo, el Estado aparece con la construcción de las pirámides).

El imperio, como colectividad de múltiples etnias que pactan de ayudarse - pacto forzado normalmente por circunstancias exteriores adversas - supra-étnica si la comunión entre las etnias crece en un clima de confianza y de solidaridad, y si no se pierde ninguna de las condiciones del pacto constituyente. En este último caso se interrumpe la progresiva conciencia comunitaria y el colectivo se descohesiona: sus miembros pierden conciencia de la aspiración común nacida originariamente entre ellos de forma entusiasmante. Esta pérdida de conciencia común se síntoma de que el imperio se ha transformado en una u otra forma de imperialismo.

Si el imperio consigue, transformando a lo largo de generaciones sus etnias constituyentes en una supra-etnia, ésta tiende a perder sus impulsos de autodefensa convirtiéndose en vulnerable. Si quiere continuar su proceso necesitará diseñar un nuevo proyecto político entusiasmador por el que crea, con otras supra-etnias, un nuevo imperio más grande y más adaptado a los cambios tecnológicos y geo-estratégicos de la nueva civilización que se les presenta. Es evidente que, para este nuevo imperio pueda ser real, las supra-etnias interesadas deben estar dispuestas a vencer las mutuas diferencias, quizás todavía recientes, y lanzarse a este nuevo proyecto supra-federal estimulante. (La formación de una Europa de todas sus múltiples etnias, inter-etnias y supra-etnias puede ser un ejemplo de este proceso histórico, proceso combatido por los Estados-Nación que no han dejado ni dejan, desarrollar libres confederaciones intraeuropeas de sus etnias, logrando que muchas no tengan ni siquiera conciencia de serlo).

Hoy en día, el término técnico "imperio" nos sirve sobre todo para marcar la diferencia con el de imperialismo . Como ya se ha dicho a lo largo del texto emplearemos una expresión sinónima de imperio: sociedad geopolítica . Esta expresión técnica nos ahorrará de emplear los términos que normalmente se utilizan, provocando la ya conocida confusión ( nación, estado, país, patria …).

En un sentido actual, y como propuesta de realización libertaria, la sociedad geopolítica puede ser definida como "una persona social-colectiva, fijada históricamente en un territorio dado (geo) que evoluciona en función de circunstancias exteriores cambiantes y que está dotada de unos órganos de mando político cara al exterior ( Estado: Legislativo y Ejecutivo ) y de unos órganos de mando justicial cara a los hechos pasados documentados en el interior ( Justicia ) , órganos nacidos de un pacto unifederal hecho por múltiples etnias que libremente se intraconfederen entre ellas ".

El resultado del pacto federal es la formación - a partir de un cierto momento histórico, hace unos 10.000 años en Asia suroccidental - de una sociedad cada vez más compleja en la que se institucionaliza la plena participación permanente de todas las etnias, de los ciudadanos y de las ciudadanías, en función de normas políticas evolutivas en cada momento geo-histórico.

Una sociedad geopolítica (imperio) está basada en la unifederación de múltiples etnias, pero este pacto no les hace perder ninguna peculiaridad ni libertad obtenida anteriormente por ellas ni por los ciudadanos protegidos en su seno.

Los objetivos de una sociedad geopolítica (imperio) son:

  • 1º. Respetar en su interior la libertad y la dignidad profunda de todas las personas individuales, étnicas y colectivas. (Prevenir el imperialismo interior).
  • 2 º. Proteger el ejercicio de las libertades y solidaridades concretas y fomentar otras nuevas en función de las posibilidades culturales-tecnológicas. (Prevenir el imperialialismo interior).
  • 3º. Defender eficazmente las poblaciones y el territorio contra injerencias exteriores, mientras no llegue la necesidad y la posibilidad geo-estratégica de crear una sociedad geopolítica más amplia y mejor adaptada a las nuevas circunstancias mundiales. Huir, por tanto, de las inútiles y peligrosas aventuras externas que sólo aprovechan a unos cuantos. (Contra el propio imperialismo exterior).
  • 4 º. La convocatoria de todos los ciudadanos y ciudadanías los libres sacrificios a favor de todos en caso de emergencias catastróficas, pero también, la convocatoria a la participación de todos en la prosperidad conjunta de la sociedad. (Rechazar el intra-imperialismo de minorías plutárquicas indígenas y transnacionales).
  • 5 º. Llevar a cabo una estrategia eficaz y solidaria para fortalecer la conciencia ciudadana de todas las clases sociales consideradas marginadas, a través de la participación constitucionalmente concretada de todos en la prosperidad general de la sociedad geopolítica.
  • 6 º. Hacer participar a los pueblos exteriores, de vida más o menos desarrollada, en la propia prosperidad a través de un comercio exterior equilibrado no imperialista en ninguno de los dos sentidos.
  • 7 º. Promover, a partir de la prosperidad económica, la creación de más belleza y armonía de las personas con la naturaleza matriz de su entorno ( ecología ).

-----------------------
Habrá que estudiar más a fondo los experimentos históricos de los imperios para poder formular hipótesis que nos permitan diseñar, hoy en nuestra realidad, un proyecto libertario y motivador que supere los Estados-Nación unitaristas.

Algunos de estos experimentos históricos, mínimamente documentados, son:

  • La formación de las ciudades-imperio en Asia suroccidental, hace unos 10.000 años, como fruto de pactos entre diferentes unitribus para hacer frente multi-tribalmente - imperialmente - a la inestabilidad bélica en la que vivían en su indefensa soledad anterior frente a un enemigo más fuerte que cada una de ellas
  • La revertebración de Europa después de las invasiones del norte a partir de las baronías (municipios y sub-comarcas) en el entorno del castillo (ciudadelas) y de las pequeñas "polis" subsistentes o de las nuevas "ciudades francas". Este proceso llevó a formar, en muchos casos, grandes imperios, que, tentados a aventuras imperialistas exteriores, se volvieron imperialismos interiores tras sus fracasos en Europa y otros continentes, convirtiéndose progresivamente en los mal llamados Estados-Nación (estatismo intraimperialista contra las etnias originarias).
  • Las Españas fueron en la era islámica-feudal un proyecto de imperio entusiasmador y un modelo de convivencia durante siglos entre culturas distintas (judíos, cristianos y musulmanes). A partir de Pedro III el Cruel, que aconsejado por los juristas franceses abandonó el título de Emperador de las Españas, estas fueron subyugadas por un progresivo intraimperialismo de Castilla contra todas las demás. Castilla inició, también, con los Reyes Católicos, un extraimperialismo brutal y conquistador de aparente grandeza histórica, pero que fue causa de la decadencia rápida que todo el mundo conoce.
  • La Confederación Catalano-Aragonesa fue una confederación en el imperio de las Españas, pero que sucumbió cuando ésta se convirtió en imperialismo, tanto en el interior de las Españas como en el exterior, a las Europas y las Américas.

La observación de estos -y otros- experimentos históricos nos sugiere algunos axiomas hipotéticos interesantes para nuestro presente, que de forma resumida son:

  • 1º. Todo imperio es siempre poli-étnico (o sea, pluri-gentilicio, plurinacional). No ha existido nunca, ni en ninguna parte, un imperio formado por una sola etnia. Cuando, por un proceso histórico, el conjunto de etnias de un imperio llega a constituirse en una supra-etnia, ésta debe pactar con otras supra-etnias recientes para formar entre ellas un nuevo imperio más amplio y más adaptado a las nuevas circunstancias técnicas estratégicas mundiales. (Hoy en día, el fracaso de todos los extra-imperialismos y intra-imperialismos europeos permite plantear la Europa de las etnias y inter-etnias libres del continente).
  • 2 º. Todo imperio tiene unos órganos de mando político estables . El Estado, como órgano estable, siempre es, pues, poli-étnico. No ha existido nunca ninguna etnia con Estado propio, si no es en la mentira y brutalidad de los intra-imperialismos (en las Francias, denominado, "Republique Une et Indivisible", por no insistir en la ridiculez de "España, Una, Grande y Libre").
  • 3º. Las confederaciones ( o alianzas ) de Estados son inviables. Les falta la estabilidad que da un pacto federal (el imperio) con un único Estado. Las confederaciones sólo se pueden dar en el seno de cada unifederación cara al exterior entre múltiples etnias libres. Las alianzas actuales entre Estados, bajo presiones imperialistas (Comecon, Mercado Común, OTAN, Pacto de Varsovia...) son pantallas publicitarias que esconden los verdaderos intereses de los grandes imperialismos y de las empresas multiestatales plutárquicas.
  • 4 º. Una sociedad geopolítica de múltiples etnias libremente unifederadas que se mantenga fiel a su vocación libertaria original puede llegar a convertirse en una comunidad de naciones libres, es decir, se puede supra-nacionalizar , constituyendo una supra-etnia. Pero, en cambio, es radicalmente imposible querer socializar o colectivizar una nación, una etnia o una comunidad de naciones por más pequeña que sea: siempre resurgirá, tarde o temprano, una voz que apelará las raíces y que propondrá la necesaria libertad.

Versión 15 de marzo de 1988.

1.5.6. Imperialismo.

Definir el imperialismo como realidad histórica opuesta a imperio. Establecer las condiciones para su formación y para su extinción, según una hipótesis histórica que se formula.

Empleamos la expresión sociedad geopolítica para designar la realidad histórica llamada imperio . Este término técnico, sin embargo, nos permite establecer una clara diferencia entre dos realidades opuestas imperio e imperialismo .

El imperialismo, según sea su proyección interior o exterior, lo podemos llamar intra-imperialismo o extra-imperialismo (también: anti-sociedad anti-política).

El intra-imperialismo aparece cuando un imperio es desviado de su vocación originaria de proteger todos sus libres ciudadanos y ciudadanías , desviación que favorece exclusivamente unos pocos (oligarquía ), unos pocos poderosos ( despotismo , tiranía ), o unos pocos muy ricos dedicados al juego sucio de los poderes fácticos ( plutarquía ). El mando político legítimo se convierte así, en poder ilegítimo contra las personas. El intra-imperialismo se manifiesta normalmente en una máquina de represión policiaca interior y, si puede, de guerra exterior para convertirse también extra-imperialismo.

El proceso de aparición de los imperialismos (intra-o extra-) suele tener ciertas constantes en las que se mezclan elementos exteriores e interiores. Cuando, por los motivos que sea, la corrupción y el poder anidan en un imperio, el imperialismo que nace se lanza a menudo a aventuras exteriores que le permiten suscitar el "chauvinismo" de la población y, al mismo tiempo, empezar a someterla a su poder fáctico.

Cuando el imperialismo exterior fracasa - es derrotado - generalmente conlleva un agravamiento del imperialismo interior para el estatismo, decepcionado y sin sentido exterior, necesita librarse de su defraudación, haciendo un transfert freudiano, enfocando contra las etnias e inter-etnias interiores subyugadas la enorme aparato bélico, policíaco y "burrocrático", inventado por el extra-imperialismo anterior fracasado.

Debido al fracaso exterior e interior del estatismo en el gobierno de las cosas - ya que la plutarquía las gobierna para su propio provecho - la burocracia estatista se lanza, para deshacerse de las decepciones, el control intenso de todas y cada una de las personas que subyuga. Bajo pretextos fiscales, religiosos, moralistas, administrativistas… somete a los individuos, las familias, las empresas, las profesiones liberales, las etnias... a ridículas obligaciones, controles e inspecciones. Cuanto más inspecciones corruptibles, como más controles desiguales, más se corrompe el conjunto de la sociedad y más incontroladas están las personas ricas y potentes gracias a la moneda anónima . El poder oficial se centra en dominar las personas porque ha dimitido de gobernar las cosas eficazmente, ya que choca con el juego sucio de los poderes fácticos de los ricos potentados.

La aparición histórica del imperialismo se puede fechar entre el tercer y segundo milenario antes de nuestra era. El imperialismo Babilónico es el primero que tenemos documentado. Sargón I, rey de Akkad - una pequeña ciudad-imperio de las muchas que poblaban el Asia sudoccidental desde hacía unos 6000 años - dominó en poco tiempo una amplia zona aparentemente conquistada por las armas. Queda un enigma muy importante para resolver: cómo consiguió penetrar en las ciudades-imperio, que habían sido inexpugnables desde su fundación debido a las grandes murallas que las protegían y que, con los medios técnicos-bélicos de aquellos tiempos, era imposible de asaltar con éxito. Una hipótesis viable es la que relaciona la aparición del imperialismo con el invento de la moneda metálica anónima , herramienta fácil de corrupción para conseguir la traición mejor pagada que abriera las puertas de las ciudades hasta entonces inexpugnables (Sólo a partir del siglo IV a. C. se inventó la artillería. La catapulta y la ballesta mecánica fueron empleadas por primera vez por Alejandro Magno en el sitio de Tiro y Sidón). Hay que tener en cuenta que el comercio entre y dentro de las ciudades imperio se había desarrollado con un sistema monetario de cuenta abstracta que personalizaba, y por lo tanto, responsabilizaba, las operaciones de mercancías concretas. Con este sistema era imposible incluir en la intra-contabilidad monetaria de cada ciudad una mercancía llamada "traición", cosa fácil, en cambio, con una moneda metálica concreta (oro, plata, cobre, bronce) forzosamente anónima y deliberadamente extra- contable .

Esta hipótesis cuenta con documentos arqueológicos que lo avalan (desaparición repentina, en los hallazgos arqueológicos de la zona, de las fichas y esferas de barro cocido, instrumentos monetarios presentes en toda aquella área durante más de 6000 años, el invento del ensayo de toque - agua regia y piedra de toque - y de la balanza de precisión, que permitieron, a partir de -2500, el éxito populista de la escala ponderal - siclos, medios siclos, óbolos, talentos y minas - de los metales preciosos - oro, plata, cobre ...-. Esta hipótesis también cuenta con mitos de conquista (Caballo de Troya; derribo milagroso de las murallas de Jericó) que pueden ser considerados como "hazañas míticas" para esconder la vergüenza de una estratagema tan innoble para los usos de aquel tiempo. Quizás tampoco es en vano que "Babilonia" sea el símbolo, en muchas tradiciones, de la corrupción, del poder y de la prostitución; símbolo de haber sido la introductora de los imperialismos que todavía duran hasta hoy, pero que empezaron con ella sólo hace unos 4500 años.

Esta hipótesis histórica puede ser hoy experimentada si cualquier grupo de etnias y inter-etnias pactan de establecer un sistema monetario personalizado y lo ponen al servicio de la construcción de un imperio moderno, de una sociedad geopolítica más amplia. La hipótesis se confirmará si este proceso de transparencia monetaria ayuda efectivamente a terminar, en primer lugar, con todo tipo de intra-imperialismo y sus consecuencias: represión, miseria, opresión, corrupción, robo, poder ... en el interior y, en segundo lugar, ayuda a reducir y suprimir las guerras locales controladas, la explotación neo-colonialista, los genocidios más o menos encubiertos ... en el exterior.

Debemos releer la historia considerando que la mayoría de imperialismos históricos los hemos conocido bajo el nombre falseado de "imperios": nos han hecho aborrecer y confundir ambos términos por las atrocidades que se han realizado, y se realizan, en sus nombres. Estos dos términos han sido confusionariamente empleados el uno por el otro, el incorrecto por el correcto y viceversa, según el contexto. El cinismo de este deliberado confusionismo es patente en casi todos los libros de historia y en la propaganda belicista y anti-terrrorista actual.


Versión 15 de marzo de 1988.

1.5.7. Reflexiones y propuestas sobre las personas sociales-colectivas.

Proponer medidas concretas para establecer y garantizar libertades y solidaridades para las sociedades geopolíticas y para salir de los presentes imperialismos.

El objetivo principal para una buena relación entre las personas nacionales-comunitarias y las sociedades geopolíticas es que las etnias, inter-etnias y supra-etnias deben ser respetadas, desde las familias hasta las multiconfederaciones libres, dentro de las unifederaciones progresivamente más amplias.

Ser respetadas significa que las etnias, inter-etnias y supra-etnias hagan efectivo el derecho a autodeterminarse sus libres confederaciones internas y su libre adhesión a la unifederación histórica recibida en herencia, o construir una nueva en un marco más amplio. El rechazo a adherirse, por parte de cualquier etnia, a un proyecto político federal legítimo debe ser asumido teniendo en cuenta el peligro de caer en una situación geopolítica inviable que la conduzca al área de un imperialismo peor de lo que ha recibido directamente en herencia.

Respetar las naciones significa que puedan decidir y gestionar su presente disponiendo de los medios necesarios constitucionalmente reconocidos y automáticamente adjudicados; quiere decir que a pesar de sus diferencias múltiples estén entre ellas en plena igualdad jurídica de derechos, quiere decir que no se encuentren unidas por la fuerza en nombre de ideologías que tienen como pretexto la "unidad de la patria": toda sociedad está herida de muerte y se suicida, más o menos conscientemente, cuando se absolutiza y se sacraliza en su seno la unidad en lugar de fomentar la vocación comunitaria . La comunidad – aportación viva y dinámica de recursos y protecciones - no tiene nada que ver con la unidad, simple aritmética inerte , es decir, sin el arte de la vida.

Si queremos crear, dentro del concreto histórico y cara al futuro, una auténtica comunidad de naciones a partir de una unifederación política, hay que comprender que ninguna sociedad geopolítica (imperio) no puede tener cohesión interna, ni puede avanzar realmente hacia una comunidad, si las etnias, los ciudadanos y las ciudadanías no se sienten libremente a gusto y no gozan solidariamente de la prosperidad común, es decir, si no sienten el conjunto de la sociedad como proyecto propio motivador que respeta su singularidad y que les permite relacionarse entre ellos abriéndose, al mismo tiempo, en el resto del mundo con una cierta seguridad.

La propuesta unifederativa cara al exterior y multiconfederativa cara al interior, lejos de querer disgregar nada que no sea todo resto de imperialismo, pone las bases para una auténtica comunidad de naciones que a la larga puede ser real; niega, en cambio, la pretendida unidad nacional impuesta por el poder imperialista, a la corta, subyugante y uniformadora de todas las etnias y inter-etnias internas nacidas libres, unidad forzada antes de que llegue la hora de la comunidad real, unidad, por lo tanto, siempre contraproducente.

Una simple observación de los hechos históricos y actuales nos muestra que cualquier intento de cambio social, económico, de civilización… es abortado por la presencia de los imperialismos (internos y externos). El problema radica en la posibilidad de formular y llevar a cabo una revolución que pueda evitar caer en la trampa de ser condenados al hambre, el bloqueo o a la invasión armada.

El brazo armado del imperialismo, siendo muy importante, es solamente uno de sus brazos. Los mecanismos de dependencia económica, comercial, cultural, tecnológica, informativa… son, hoy, la mejor arma de penetración y mantenimiento de los imperialismos. Esta arma es, a menudo, mucho más importante que los armamentos bélicos y más eficaz que la guerra y los sistemas policiales. Contra ella los pueblos no han sabido desarrollar sistemas eficaces de defensa y de protección, ya que están anclados en los mitos de la violencia. La violencia, en general, es inadecuada e ineficaz, absurda y contraproducente, para hacer frente a las sutiles agresiones e invasiones imperialistas a que se ven sometidos los pueblos.

En el campo de las armas bélicas, cada vez es más difícil que un pueblo pueda enfrentarse, con posibilidades de victoria, en un imperialismo extranjero, sin tener que pagar un precio carísimo en vidas humanas, en destrucción del propio país y en dependencia del otro imperialismo de turno. En un mundo dividido en zonas de influencia, cualquier intento de cambio de un país es acusado de favorecer la zona de influencia contraria y esta supuesta traición condena este pueblo a recibir todo tipo de presiones, de boicots, de amenazas y de agresiones con el objetivo de abortar su proceso revolucionario.

En este contexto ninguna defensa no puede ser eficaz si no surge del convencimiento íntimo de sentirse pueblo en proceso de constituirse en una comunidad de naciones forjada a lo largo del tiempo en la unifederación política de múltiples etnias y inter-etnias que libremente se confederan, se respetan y se ayudan solidariamente. Sin esta premisa de sentirse contento de la propia colectividad solidaria de naciones es imposible afrontar eficazmente cualquiera de los imperialismos extranjeros que buscan boicotear toda propuesta de cambio.
---------------
Para permitir y asegurar una organización libertaria básica, la sociedad geopolítica se dotará desde el inicio de un instrumento clarificador y responsabilizador los libres actos personales, bien documentados por el sistema monetario, con todos sus aspectos contables mercantiles y sociales. Esta herramienta monetaria no sólo es importante para combatir todo poder oculto en el interior de la sociedad geopolítica sino para tener una defensa eficaz contra los juegos sutiles de los imperialismos exteriores: evitar el juego sucio de las plutarquías indígenas y mundial; impedir desequilibrios comerciales peligrosos, no caer en la trampa de la deuda externa ...

Al mismo tiempo hay que iniciar un proceso constituyente que garantice la libre unifederación protectora hacia fuera de las etnias y inter-etnias que la formen como marco en el que puedan libremente confederarse entre ellas, empezando por las primarias (barrios, municipios, sub -comarcas, comarcas ...) hasta alcanzar las etnias y inter-etnias históricas, dentro de un marco geográfico federativo lo más amplio posible según las posibilidades y retos históricos del momento (Iberia, Europa, Iberoamérica ...).

La convocatoria de elecciones en todas las etnias, empezando por las primarias (barrios, municipios…) es el primer paso de este proceso constituyente. Las elecciones elegirán a los representantes de base - próximos y conocidos, presentados en listas abiertas - y decidirán al mismo tiempo la incorporación de cada etnia en confederaciones más amplias. Las etnias y inter-etnias históricas decidirán su incorporación libre al pacto unifederal constitutivo de la nueva sociedad geopolítica . (Este proceso, a pesar de tantos siglos de caciquismo imperialista, es vitalmente necesario para la supervivencia de las actuales civilizaciones, la comprensión de este hecho puede hacerlo viable y posible).

Cada etnia asume todos los servicios que considere convenientes para su desarrollo eficaz y sólo delega a niveles confederativos más amplios las funciones que considere oportunas según el principio de subsidiariedad.

Por el pacto federal, las etnias, inter-etnias y supra-etnias que lo suscriban, constituirán los órganos de mando geopolítico estables que crean convenientes para gestionar las funciones comunes a todas ellas imprescindibles para la cohesión interna y la protección externa;

  • Las relaciones de la sociedad geopolítica con el exterior:
  • las relaciones y coordinación entre las etnias, inter-etnias y supra-etnias históricas y actuales;
  • la centralización estrictamente contable de la información mercantil necesaria para la distribución de los créditos inversivos y de las finanzas consuntivas (salarios de solidaridad social ). Esta centralización contable permite una máxima y óptima autonomía de las etnias y inter-etnias (descentralización total administrativa )

La administración - hacerse cargo de las cosas pequeñas (minus) - es responsabilidad de los ciudadanos y ciudadanías de cada etnia con autonomía, es decir, con mando cívico libremente elegido. La administración no puede ser dejada en manos de burocracias estatistas alejadas de los problemas locales y cotidianos.

La centralización contable permite distribuir automáticamente, según la Constitución , una cantidad monetaria determinada por el número de habitantes de cada etnia, para el ejercicio de su mando cívico y de su administración autónoma y autogestionada de todas las responsabilidades que haya asumido libremente. Cada etnia también dispondrá de asignaciones especiales para hacer frente a necesidades urgentes en el marco de prioridades políticas y de solidaridades inter-étnicas.

La función de los órganos estables de mando político (el Estado federal) es únicamente la de hacer de gerentes de la sociedad geopolítica en su conjunto. Estos órganos sólo deben legislar ( Parlamentos ) y de ejecutar responsablemente las leyes ( Ejecutivo ) en los temas que afecten a toda la unifederación como tal.

La Justicia es una institución que puede ser fundamental para resolver pacíficamente los conflictos entre las diferentes personas (individuales, colectivas, étnicas, inter-étnicas y supra-étnicas) de la sociedad geopolítica en la medida en que sea totalmente independiente, no sólo de cualquier poder oculto corruptor (atacado de raíz en régimen de moneda personalizada ), sino independiente del Estado. Esta independencia, presupuestaria y de gestión, debe ser total y no debe representar ningún peligro en la medida en que la Justicia no tiene ninguna función directa legislativa ni ejecutiva cara al presente y al futuro. Su función es sancionadora del pasado contradictoriamente bien documentado. La independencia de la Justicia , junto con la posibilidad de disponer de una documentación exacta y exhaustiva de los actos monetarios, le debe permitir una mayor ecuanimidad en su ejercicio. Si esta ecuanimidad, bien documentada, es real puede favorecer en gran parte el proceso de supranacionalización de la sociedad geopolítica. Un recto ejercicio de la Justicia , gratuita y accesible a todos, sin leyes casuísticas, sin actuaciones que favorecen minorías de poder o etnias determinadas en detrimento de otros… es un factor importantísimo para una solución pacífica de los conflictos internos y para evitar cualquier intento de poder fáctico o estatista.

Este pequeño resumen-repaso de las posibilidades de diseñar un marco político responsable y libre que respete las diferentes personas individuales, étnicas y colectivas nos permite introducirnos, teniendo una amplia visión de conjunto, en el estudio detallado de los diferentes aspectos de las otras personas sociales-colectivas que constituyen la entera sociedad geopolítica (imperio). Éstas, desde el punto de vista de la actuación política, son no sólo las más complejas, sino también, las más complicadas desde que la oscuridad monetaria irresponsabilizadora ha penetrado el entramado social.

Versión 15 de marzo de 1988.

 

Capítulo 3. Características de un sistema monetario científico. Ensayo sobre moneda, mercado y sociedad. Índice. Ensayo sobre moneda, mercado y sociedad. Capítulo 5. La telemática. Ensayo sobre moneda, mercado y sociedad.
 
 
 
 
 
 
 

 

 
 
 
 
 
 

 

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto