Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.


¿Cómo queremos organizar la sociedad del conocimiento?: Propuestas sobre el derecho a la información y a las industrias culturales

S. Información, comunicación, conocimiento

S01. Sociedad del conocimiento

S01.1 Consideramos que todo el conocimiento, incluido el científico, es una herencia común de la humanidad. Incrementar el conocimiento humano ha sido uno de los esfuerzos fundamentales de la humanidad a lo largo de la historia.

S01.2 Consideramos que el conocimiento y sus métodos de producción, pueden ser útiles tanto para favorecer la emancipación y el avance de los intereses sociales, como para apoyar procesos de dominación y opresión.

S01.3 Consideramos que hay que hacer compatible el derecho a la libertad de expresión, la regulación pública del sector, los intereses comerciales de las industrias culturales, y los propios intereses de los usuarios. El sistema de información y comunicación no respeta siempre los intereses más auténticos y profundos de los usuarios, ni en los aspectos educativos y culturales, ni en relación con el consumismo innecesario y exagerado que se promociona a través de la publicidad. A veces ni siquiera respeta los aspectos meramente informativos y de opinión, pues se sesgan y filtran noticias, se impone agenda o se forma opinión con orientación dirigida, convirtiéndose así los medios masivos de comunicación social en un influyente actor político no elegido democráticamente.

S01.4 Consideramos que estamos viviendo una nueva situación de crisis, no sólo en el sentido económico y social del término, sino una crisis de civilización, de visión del momento en que vivimos. Se están produciendo ciertos fenómenos que han transformado la arquitectura intelectual y cultural mundial en la que nos desenvolvemos, pero en buena medida somos incapaces de describir el edificio en el interior del cual nos encontramos. Es una crisis de inteligibilidad: Sabemos que las cosas han cambiado, disponemos de nuevos y poderosos instrumentos intelectuales y operativos, pero dichos instrumentos no nos permiten comprender del todo la nueva situación, ya no percibimos ni comprendemos y ni siquiera abarcamos del todo bien la nueva y compleja realidad. Imprescindiblemente nuestra generación deberá producir pensadores y filósofos de primera línea, pues los necesitamos.

S01.5 Consideramos que la globalización, la creciente interconectividad, y la multiplicación de flujos humanos, empujan hacia una reorganización de las actividades de conocimiento más avanzadas, y a la formación de un tipo de profesional (en el más amplio sentido del término) que se caracterice por su flexibilidad y adaptabilidad. Este profesional del siglo XXI, se enfrenta a una serie de contextos no menos complejos y difíciles, como lo son sin duda el sistema creciente de información, los vaivenes de los mercados, y las crisis en los modos de vida.

S01.6 Consideramos que la expresión ciudadana (la expresión de carácter público relativa a la vida en sociedad y a sus problemáticas asociadas) nos interpela en tanto habitantes de una comunidad y en tanto ciudadanos del mundo, permitiendo que explicitemos nuestras ideas sobre las posibles nuevas modalidades de la vida en común. Mientras las fronteras de lo local y de lo global se mezclan cada vez más estrechamente, las mutaciones ligadas a la era de la información, sin duda repercuten sobre la expresión y la participación ciudadana.

S01.7 Consideramos que tal vez se pone exagerado énfasis en los medios formales de generación y transmisión del conocimiento, en desmedro de las vías más naturales y espontáneas. Entre los medios informales de transmisión de conocimiento se incluyen: (A) La conversación directa con los iguales en distintos ámbitos de encuentro social; y (B) el "boca-oreja" de Internet, que es el foro moderno, que substituye y complementa los encuentros en grupo. La problemática que se plantea, el aspecto central de esta cuestión, es el "uso" y el "efecto" de cualquier información a la que podemos acceder, no tanto el derecho o la oportunidad de acceder a ella. No necesitamos preocuparnos tanto por las barreras que pudieran plantearse (por ejemplo la del idioma), o por los niveles, o por los grupos, en la "sociedad del conocimiento" y en las "industrias culturales"; ciertamente necesitamos desarrollar un consenso sobre las reglas de interacción para el diálogo, desde distintos puntos de vista: ecológico, humanista, cientificista, sentimental y afectivo; lúdico, prospectivo (construcción y desarrollo del futuro), social, educativo, coleccionismo.

S01.8 Consideramos que lo que hoy día está implantado, y en cierto sentido dirigido o copado por unas pocas empresas de comunicación a nivel mundial, es lo que podríamos llamar nivel 1.0 (unidireccional), y lo que se propone es apostar fuerte por lo que podríamos llamar nivel 2.0 (multidireccional y horizontal y también con fuerte acento en nichos especializados). En consecuencia, preferente atención debe darse a ganar posiciones y a crecer en ese ámbito, con una fuerte perspectiva desde lo local y lo autóctono, antes que también se monopolice y se controle ese nuevo espacio.

S01.9 Hay cuatro principios básicos o áreas fundamentales de la sociedad del conocimiento que deberán ser respetadas, y que se enumeran:

S01.9.1 Derecho a la información, derecho a la comunicación, y amplia libertad de opinión y expresión.

S01.9.2 Derecho de acceso universal a la información y al conocimiento y a las manifestaciones de cultura.

S01.9.3 Igualdad de acceso a una educación de calidad, derecho a una correcta orientación vocacional, e igualdad de oportunidades.

S01.9.4 Amplio respeto a la diversidad cultural.

S01.10 Los derechos humanos son aquellas libertades, facultades, condiciones, oportunidades, o reivindicaciones, relativas a valores esenciales o situaciones primarias o básicas, relativos a toda persona, por el simple hecho de existir, por el simple hecho de su condición humana, y para la garantía de una vida digna. Los DDHH son independientes de factores particulares tales como el nivel educativo, el estatus socioeconómico, el sexo, la orientación sexual, la etnia, la nacionalidad, el lugar de nacimiento, y son independientes o no dependen exclusivamente del ordenamiento jurídico vigente. El núcleo fundamental de estos derechos, están ellos contenidos en la llamada Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), documento declarativo adoptado el 10 diciembre 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su Resolución 217 A (III) establecida en París, Francia. Obviamente, el referido núcleo fundamental de derechos, de ninguna manera puede ser cerrado debido a lo dinámico de la sociedad humana. Y entre los posibles nuevos derechos a ser explicitados, consideramos que se deberían reconocer entre otros a los siguientes:

S01.10.1 El derecho a la información, que tutela el derecho de las personas y de los pueblos, a recibir información veraz y contrastada por parte de los medios de comunicación y de las autoridades públicas.

S01.10.2 El derecho de acceso a la información, que es el derecho que tiene toda persona a solicitar y recibir información de entidades públicas, así como de entidades privadas en la medida en que éstas desempeñen funciones públicas. El derecho obliga a todas estas entidades a publicar información sobre sus funciones y gastos de manera proactiva. Este derecho es también conocido como el derecho a saber o libertad de información.

S01.10.3 El derecho a la comunicación que reconoce el derecho de toda las personas y de los pueblos, a poder comunicarse con sus semejantes por cualquier medio de su elección. A tal efecto, toda persona debería tener derecho al acceso y al uso de las tecnologías de la información y la comunicación, entre ellas y en particular, Internet.

S01.10.4 El derecho a una formación básica en ciencia y tecnología, y el derecho al saber científico, que garanticen un normal desarrollo de la persona en nuestra sociedad actual. El derecho al acceso a los conocimientos científicos, tecnológicos, y humanísticos, en su más amplia extensión, y el derecho a beneficiarse de los resultados de dichos conocimientos.

S01.11 Sin duda es bastante más importante aplicar el marco de los derechos humanos a la sociedad de la información, que tomar las tecnologías como referencia. Las tecnologías digitales de la información y de la comunicación (TICs), los grandes avances experimentados en este campo, y sus costes asociados siempre decrecientes, acercan las posibilidades reales y prácticas de construcción de una sociedad verdaderamente integrada, igualitaria, racional, equilibrada en oportunidades y equilibrada en la geografía, sin injustas fragmentaciones y exclusiones. Así, podrá constituirse la dignidad y la libertad y la igualdad de la ciudadanía como el punto clave, y no como una enunciación meramente declarativa sino como una meta de la cual se estará cada vez más cerca. Esto implica enunciar los valores básicos que queramos guíen la evolución de la sociedad de la información, y asegurarnos que estos estándares continúen siempre siendo defendidos, y siempre en continuo acercamiento y perfeccionamiento.

S01.12 En los distintos países necesitamos una ciudadanía cada vez más informada y con mejores niveles de respuesta, de intervención, de involucramiento, o sea cada vez con mayores y mejores posibilidades prácticas de coparticipar de las decisiones públicas y de la gestión administrativa comunal. En consecuencia, consideramos que se deben implantar procedimientos para facilitar la información y la participación de la ciudadanía en distintos aspectos, y en particular en los que se enumeran seguidamente.

S01.12.1 Amplio acceso a la información pública e incluso a parte de información privada, para un mejor conocimiento de la sociedad en la que vivimos, y para una mejor evaluación de la actividad de los poderes públicos y los servicios que gestionan.

S01.12.2 Amplio acceso a contenidos informativos veraces, contrastados, y no sesgados. Los medios de comunicación, sean ellos públicos o privados, deben asegurar la veracidad de los contenidos informativos que difunden, así como su clara diferenciación de los contenidos de opinión, y de los contenidos no contrastados o de fuentes inseguras, para así respetar el derecho a una información veraz por parte de la ciudadanía. Para asegurar que ningún tipo de intereses impidan este accionar, se deberá fomentar la independencia de los medios de comunicación públicos, así como el respeto por los medios de comunicación independientes, y así como el amparo a la labor periodística de los profesionales de la información.

S01.12.3 Amplia capacitación crítica de la ciudadanía sobre los medios de comunicación y sobre las TICs. El ciudadano no debe limitarse a ser un mero consumidor, y/o a bien manejarse en aspectos meramente instrumentales y operativos. Deberá establecerse y constituirse algún tipo de capacitación o de formación ciudadana, que haga posible un uso inteligente y responsable de las TICs, así como un buen aprovechamiento de los servicios brindados por los medios informativos. No tendrá mucho sentido poner excesivo énfasis en la velocidad con la que los datos digitales puedan llegar a los usuarios, y/o en la esmerada presentación que puedan tener dichos datos, y/o en la creativa combinación de formatos multimedia allí utilizados, y/o ni aún en el costo de los servicios básicos y de los servicios especiales, si las personas no pueden adecuadamente entender y descodificar los mensajes, y/o si los usuarios logran ser fuertemente inducidos en sus opciones en lugar de asegurar su libertad de opinión y de elección.

S01.12.4 Amplias facilidades para la creación de canales de comunicación con base social. Se deberá promover e incluso apoyar la creación de medios de comunicación del tercer sector, para allí asegurar la participación de la ciudadanía, y una multiplicidad de voces y de enfoques en la creación y distribución de contenidos.

S01.12.5 Amplio y generalizado apoyo a una buena cultura general de la ciudadanía. Como resultado del devenir histórico de la humanidad, la cultura se fue desarrollando en sus distintas facetas y particularidades, y es con certeza patrimonio universal, y nadie debe apropiársela como una mercancía, ni limitarla en función de intereses privados. Cada persona y cada comunidad deben tener derecho de acceso a su disfrute, así como a participar en su reproducción y en su preservación, en vías de alimentar la inteligencia, la sensibilidad, las capacidades expresivas, la apreciación de distintas visiones de la vida y del mundo y del universo.

S01.12.6 Arte, ciencia, política y diplomacia, deporte, expresión verbal y escrita, deben formar parte del día a día de los ciudadanos, tanto para su formación y disfrute, como para alimentar sus propias capacidades creativas. Todo avance y aportación en el campo de la cultura, debe liberarse para expandir el potencial del desarrollo humano, cuidando que los participantes de cada creación reciban una justa retribución por su trabajo, y por los recursos invertidos en los productos o avances culturales.

S01.13 Los diversos actores sociales deben aprender a trabajar de forma conjunta o colaborativa, usando y desarrollando nuevas mecánicas de comunicación y de coordinación y de elaboración, y sin perjuicio de lo que en este sentido puedan ofrecer los Estados o los sectores privados. Juntos unos con otros, actores no estatales (organizaciones no gubernamentales, grupos de la sociedad civil, individuos independientes, profesionales contratados, emprendedores solidarios) y también actores públicos, deben crear redes, coaliciones, asociaciones, que trasciendan todos los tipos de fronteras (políticas, sociales, económicas, lingüísticas), con una estrategia orientada a comunicar, a consultar, a coordinar, a colaborar, a construir, a elaborar, a inventar, a asistir, a difundir, etcétera.

S01.14 El e-gobierno y la administración digital tienen que representar un papel significativo en el Nuevo Orden de la Información y la Comunicación, enfocado al servicio público, centrado en la ciudadanía, y promoviendo eficiencia y certeza de la distribución integrada de servicios. Los esfuerzos en este sentido deberán centrarse en los resultados, en la responsabilidad, en la promoción del derecho a la información, en la inclusión de comunidades desfavorecidas, en la sensibilización respecto de las problemáticas fundamentales de este siglo XXI.

S02. Derecho de la ciudadanía a la información y la comunicación

S02.1 Consideramos y hacemos nuestras las definiciones sobre el derecho a la información y a la comunicación de la ciudadanía, así como sobre el derecho al acceso a la información, expresadas en el foro "Sociedad del Conocimiento" del "Congreso Internacional de Información" (La Habana, Cuba, 19-23 abril 2010), y en general, en lo expresado en las sucesivas reuniones de dicho evento regular (La Habana, Cuba, años 1993, 1995, 1997, 1999, 2002, 2004, 2006, 2008, 2010); y al respecto insistimos en los aspectos que se indican seguidamente.

S02.1.1 La libertad de prensa entendida como el derecho a informar sin censura previa del Estado, asegura la capacidad de cada medio para elegir su línea editorial, lo no exime de la obligación de aportar información contrastada, ni de facilitar pluralidad de opiniones y de interpretaciones.

S02.1.2 La libertad de expresión entendida como el derecho a expresarse sin ser reprimido, condición "sine qua non" de la democracia. Los medios pueden disfrutar de ella, y este derecho puede verse reflejado en las editoriales o en las columnas, lo que nunca debe confundirse con la información. Diferente de la libre expresión de los medios es la libertad de expresión de los ciudadanos, que aunque en los hechos y en lo teórico sea respetada, no suele encontrar espacios en los medios para su difusión.

S02.2 Insistir en y velar por la libertad de expresión, nada expresa respecto al proceso por el cual son controlados los medios de expresión de la sociedad (periódicos, televisión, radiodifusión, filmes, música, material educativo, material científico-cultural), ni respecto a los intereses de quienes los operan, ni respecto de la posible desinformación o desorientación que se crea cuando en forma significativa se tergiversan contenidos y orientaciones. En los hechos, los individuos no vivimos ni actuamos en esta sociedad con iguales derechos, sino que sufrimos grandes diferencias en cuanto a los niveles de acceso al poder, y en cuanto a las oportunidades de dar a difusión nuestro pensamiento, nuestras ideas, nuestros proyectos, nuestras visiones de sociedad. Los bien llamados "ciudadanos de a pie" vivimos en una sociedad en la que la mayoría de las informaciones y los documentos que llegan a las personas está muy mediadas y filtradas. Los medios de comunicación, así como ciertos organismos internacionales, los gobiernos, las corporaciones comerciales, los grupos de interés, y muchos otros centros de poder, se disputan la atención del público, y tratan de influir en y de controlar el uso, el acceso, el flujo, y los contenidos multimedia de las comunicaciones.

S02.3 El control de los medios de comunicación convencionales, por parte de unos pocos poderosos, crea un peligroso problema de autocensura, porque los directores de las publicaciones y de las cadenas de televisión o de radiodifusión, así como los propios periodistas o locutores que allí trabajan, saben que si "cruzan la raya", si sobrepasan ciertas fronteras y ciertos estilos, si se extralimitan en sentidos no vistos especialmente con buenos ojos, directamente se arriesgan a perder sus trabajos.

S02.4 Consideramos que en las últimas décadas, la importancia del derecho a la comunicación ha aumentado, así como la importancia de los medios masivos de comunicación, debido a un conjunto de factores y de tendencias en la esfera de la información y las comunicaciones nacionales e internacionales, entre los que particularmente se destacan los siguientes elementos.

S02.4.1 Dominio corporativo, y concentración de los medios noticiosos y de comunicación en pocas manos.

S02.4.2 Efectos generalmente negativos de los medios masivos sobre la(s) identidad(es) y la(s) cultura(s), debido a la tendencia uniformizante y globalizante.

S02.4.3 Establecimiento de regímenes de "derechos autorales e intelectuales" bastante limitativos, y consecuente erosión del dominio público sobre el conocimiento mundial.

S02.4.4 Limitantes particulares del mercado de las telecomunicaciones y de las TIC.

S02.4.5 Erosión de derechos civiles en el entorno digital, especialmente después del acto terrorista del 11 septiembre 2001.

S02.5 La libertad de expresión debe orientarse a mejorar la calidad de vida de nuestro planeta. Y su objetivo último debería ser la construcción de un mundo mejor, más justo, más equitativo, más racional, más equilibrado en la geografía y en cuanto a oportunidades ofrecidas. Esto significa utilizar un acercamiento conceptual a una sociedad en la que haya más solidaridad, más armonía, más inclusión y menos fracturas, más cooperación, más eficiencia lograda al compartir.

S02.6 Es necesario repensar nuestros sistemas de comunicación. La gente debería tener derecho a comunicar en forma práctica y efectiva, y no sólo el derecho a la libertad de expresión, que en algunos casos es un derecho muerto. Los pueblos deberían tener la posibilidad y los medios prácticos para hacerlo, no sólo a decir lo que quieran expresar, sino también a efectivamente llegar a un público amplio. Debemos asegurar las condiciones para un ciclo de la comunicación, creativo y respetuoso, entre individuos y grupos, dando cierta ayuda especialmente a los excluidos y a los sectores minoritarios, para que sean escuchados, para que se les responda y se les tome en cuenta.

S02.7 El derecho a una información veraz debe ser garantizado, y la manipulación de la información debe ser evitada, impulsando las medidas que seguidamente se enumeran.

S02.7.1 Imponiendo acciones legales punitivas a los medios de comunicación que consientan la manipulación de la información.

S02.7.2 Incrementando la credibilidad de los medios públicos, e incrementando la audiencia y seguimiento de los mismos por parte del público.

S02.7.3 Fomentando la vigilancia ciudadana de los medios de comunicación, en acción crítica para evitar la manipulación de información.

S02.7.4 Incentivando la creación de medios de comunicación transparentes, responsables, y sin ánimo de lucro, en particular aquellos controlados y gobernados por agrupaciones y/o fundaciones de interés público (nacionales e internacionales), e incentivando la creación de cooperativas de propiedad comunitaria, ambas líneas de trabajo, ambas orientaciones, tal vez financiadas o subvencionadas con un impuesto a la publicidad (para compensar la provocada contaminación de la comunicación pública) y/o con un impuesto a las propias empresas de comunicación. El objetivo de estas medidas, el objetivo de estas orientaciones, sería el incremento de la participación local en la comunicación, y la creación de sistemas de información alternativos sin coste para los usuarios, a través de un periodismo ciudadano que aseguren un mayor acceso de toda la población en el doble rol emisor-receptor.

S02.7.5 Fomentando por todas las vías posibles, el uso de nuevos medios para así ayudar a mantener una opinión pública diversa y múltiple.

S02.7.6 Colaborando de mil formas, para que los medios de comunicación tomen la responsabilidad de eventualmente "decir menos", y estar seguros de que con lo que dicen no promueven problemas y enfrentamientos en y entre las comunidades, sino que las acerquen a los reales problemas y a sus posibles soluciones. Los medios de comunicación deben entender que en ciertos momentos es mejor "silenciarse" o informar con mucha prudencia [insistir menos con impactantes titulares y/o tratar ciertas cuestiones con menor frecuencia], para así lograr ser más significativos a la hora de plantear cuestiones verdaderamente trascendentes. La necesidad constante de informar y de tratar asuntos que se encuentren en la agenda mediática, e incluso la necesidad de marcar nueva agenda, a veces causa desorientación en el público receptor, aumenta enfrentamientos, y magnifica problemáticas incluso si se encara la tarea noticiosa o periodística con buenas intenciones. Una reducción de la actividad informativa y de los titulares sensacionalistas, en muchas situaciones ayudaría a revertir e incluso a solucionar o a atenuar las problemáticas.

S02.8 Consideramos que el surgimiento y la afirmación de los derechos a la comunicación, en la práctica, supone la creación de un clima de respeto y tolerancia mutuos, no sólo entre los individuos que poseen esos derechos, sino también entre las diversas comunidades y culturas, grupos étnicos, y nacionalidades. Los derechos a la comunicación respaldan y apoyan, a la vez, la idea y el valor de la diversidad.

S02.9 El Derecho a la Comunicación puede ser dividido en cuatro pilares, cada uno relacionado con un dominio específico de existencia, experiencia, y práctica social, en los cuales la comunicación sin duda es una actividad central, y sin duda desempeña funciones-clave (funciones centrales). Cada uno de estos pilares involucra una esfera de acción social relativamente autónoma, aunque bien depende de múltiples factores alcanzar su particular objetivo último. Los referidos cuatro pilares, las referidas cuatro esferas de acción social, son las/los que se enumeran seguidamente.

S02.9.1 Comunicación y Esfera Pública: Rol de la comunicación en los medios, y en el ejercicio de la participación política y democrática en la sociedad. Organización práctica y avance de la comunicación en la esfera pública.

S02.9.2 Comunicación y Conocimiento: Análisis específico de los términos y vías por los cuales se comunica o bloquea el conocimiento generado por la sociedad, para su uso por parte de diversos grupos (verbigracia: matrices de aprendizaje). Vías idóneas a través de las cuales se registra y se difunde el conocimiento en sus distintos niveles y con sus distintas orientaciones (básico, general, difusión, investigación, nivel avanzado, conformación de conciencia social).

S02.9.3 Comunicación y Derechos Civiles: Ejercicio de los derechos civiles en vinculación a la comunicación en la sociedad.

S02.9.4 Comunicación y Derechos Culturales: Ejercicio de los derechos culturales en relación a la comunicación (identidades, diversidad, lengua, conceptos, cosmovisiones, etcétera).

S03. Industrias culturales

S03.1 Las industrias culturales son el conjunto de actividades de producción, comercialización, y comunicación, a gran escala, de bienes culturales de todo tipo y de mensajes, que favorecen la difusión masiva, nacional e internacional, de estos contenidos de información, de cultura, de entretenimiento, de socialización. Entre las industrias culturales y para su mejor análisis, podemos identificar los siguientes grandes grupos: la prensa tradicional, la televisión, la radiodifusión, las agencias de publicidad, los nuevos multimedios, las editoriales literarias y las agencias literarias (lo que genéricamente se llama el negocio editorial), las productoras audiovisuales (productoras de audio, discográficas, productoras multimedios, productoras de vídeos), la cinematografía, las productoras y comercializadoras de videojuegos y de entretenimientos, el negocio de las artes escénicas, el negocio de las artes visuales y plásticas (pintura, fotografía, grabado, escultura, arte interactivo), la arquitectura y el patrimonio cultural, la industria digital en toda su diversidad.

S03.2 Las industrias culturales tienen y plantean una doble faceta: (A) Como recurso económico; (B) Como fuente de identidad y cohesión social. Ello exige analizar y considerar este tipo de actividades y de recursos con un doble enfoque: (1) Buscando el máximo aprovechamiento de sus aptitudes para contribuir al desarrollo de la economía; (2) Partiendo de la fortaleza que da el afianzamiento económico, favorecer la creación, la creatividad, la diversidad cultural, la dimensión humanística, el profesionalismo.

S03.3 El desarrollo económico-social ha de ser entendido también en sus relaciones con el avance cultural en libertad. Y en el centro del desarrollo o progreso cultural, se encuentran la creación, la innovación, la diversificación y el afianzamiento de conceptos, las apropiaciones individuales y sociales entendidas como procesos dinámicos. La cultura es "red de significados" y "formas de relación social", y obviamente, la creación de contenidos y de nuevas líneas de trabajo es esencial en las industrias culturales.

S03.4 Pensar las relaciones entre desarrollo socioeconómico y cultura, también es preocuparse sobre como han cambiado o cambian las personas, o sobre como han cambiado o cambian los paradigmas de referencia (léase: las visiones sobre la sociedad y sobre el universo).

S03.5 Las desigualdades inciden sobre la presencia y expansión de las industrias culturales en el desarrollo, y las vincula con la problemática de la equidad, en la que sin lugar a dudas se observan grandes brechas, especialmente de acceso, tanto en cuanto a la distribución geográfica, como en lo que se refiere a su repartición por niveles socioeconómicos. Para lograr cierta igualdad en cuanto a las oportunidades ofrecidas a cada quién, no hay otra que fortalecer los programas estatales y de las organizaciones de bien público, especialmente aquellos ubicados en zonas de contexto crítico o zonas de frontera, y que ofrezcan capacitación y acceso en forma gratuita a distintas expresiones culturales. Y claro, allí no se debería hacer una especial distinción en cuanto a la población meta, para no agregar un nuevo factor de inequidad, para no agrandar aún más la fractura social.

S03.6 Hace falta una regulación pública de las industrias culturales, para evitar que se conviertan en un influyente actor político no elegido, y en un propagador determinante de valores insostenibles, violentos, inequitativos, o cuanto menos, en un difusor sesgado de ideologías y de valores.

S03.7 Las relaciones entre desarrollo socio-económico y cultura, deben permitir y generar definiciones claras de políticas culturales, concertación entre el sector cultural y otros sectores de la sociedad, compromiso de la empresa privada, búsqueda de recursos para el apoyo de las diferentes fases de la creación, circulación de manifestaciones en los escenarios regionales e internacionales, etcétera. Pero esta cuestión no concierne únicamente a los gobiernos, sino también de las empresas privadas, las organizaciones sociales, y los propios creadores-generadores de cultura.

S03.8 Es conveniente y sumamente importante, el establecimiento de una comunidad de intercambio e interlocución, entre personas e instituciones involucradas en las temáticas de cultura, para así enriquecer las líneas de trabajo y de desarrollo, para así dar mayor coherencia a los programas, para así mejorar proyectos, para así fortalecer la representación y participación de la sociedad civil concernida.

S03.9 Encarar acciones públicas y apoyos públicos respecto de las industrias culturales, que superen la escala nacional para así irrumpir en espacios culturales transnacionales. Estas acciones y apoyos tendrían que verse reflejados en la normatividad y en los programas socioculturales que acompañen a los "Acuerdos de Libre Comercio", a los "Convenios de Integración e Intercambio", y a los "Acuerdos Bilaterales". También debe tenerse muy en cuenta que una imagen positiva de un país, o de una comunidad, o de un grupo humano, o de incluso un sector de actividad, una marca país, una imagen país, una imagen cultura, incluso un paradigma, se construye desde abajo, se construye desde las bases, se construye a partir del propio accionar de la gente y a través de las manifestaciones más cotidianas y populares, pero también ella se fortalece y se potencia a través de acciones formales, y también a través de instituciones formales tales como la Alliance Française, el Goethe Institut, el British Council, el Istituto Italiano di Cultura, o el Instituto Cervantes, específicamente pensadas todas ellas para proyectarse e influir hacia fuera de fronteras, específicamente pensadas todas ellas para proyectarse y gravitar hacia el planeta entero, hacia el mundo todo. También, la cooperación cultural y científica, y los intercambios culturales y científicos a través de actividades tales como las impulsadas por el Programa Fulbright y el Programa Erasmus (y similares), son cada día más y más importantes.

S03.10 Se requiere establecer una nueva relación de las industrias culturales con los centros de enseñanza y con ciertos actores sociales (organizaciones de televidentes, asociaciones de cinéfilos, defensores del pueblo pero en relación a los medios, etcétera), como un elemento central y de primera importancia, para modificar la función social de las citadas industrias, y hacerles trascender su unilateralidad mercantil, hacerles plantear problemáticas sociales y sus posibles soluciones, hacerles intervenir en las paradojas de la globalización cuando se asfixie a productores locales y a expresiones minoritarias.

S03.11 Necesitamos fortalecer las industrias culturales para que sean competitivas y atrayentes para el público en general y para nichos especiales, para que convoquen a pequeños y medianos emprendimientos y así beneficiarse de diversidad y creatividad de los mismos, para que también involucren aportes regionales y locales, en fin, para que democraticen la cultura, promocionando la diversidad así como la interculturalidad. Necesitamos crear programas de apoyo orientados tanto a creadores individuales como a grupos de creación. Necesitamos un ambiente cultural sólido y activo, y consolidado, con amplias posibilidades para premios y distinciones, pasantías, especializaciones, experiencias de incubación, talleres de capacitación, exposiciones y muestras, todos ellos mecanismos que sin duda ayudan a consolidar una infraestructura cultural diversa, innovadora, participativa, formadora.

S03.12 Necesitamos recuperar y fortalecer la memoria cultural. Necesitamos fomentar la innovación cultural. La experimentación y el vanguardismo, son fundamentales en materia cultural, que no puede quedar anclada en la reiteración de estilos consagrados, y de tendencias, y de tradiciones, consolidados a través de los años.

S03.13 La mejora de los circuitos de distribución y de acceso, constituye un reto fundamental para el fomento de industrias culturales, en una perspectiva de crecimiento y de progreso. Las falencias en los circuitos y mecanismos de distribución de la producción local, son un gran inconveniente, puesto que inhibe la difusión y la potenciación de la propia creatividad, y retrasa y limita el intercambio con la producción de otros países. El hallazgo de mecanismos alternos de distribución y la internacionalización de la producción local, son de fundamental importancia.

S03.14 No basta con aumentar la oferta cultural para automáticamente obtener progreso y desarrollo en esta materia. También conviene formar usuarios, formar destinatarios, de forma crítica y continua, para que crezca la demanda a los productos culturales más creativos. El público debe acostumbrarse a interactuar con las obras culturales, pues ello es más participativo, pues ello potencia el disfrute lúdico y la apropiación cualificada.

S03.15 Las prácticas culturales deben bien conectarse con los procesos sociales y comunitarios. Bien se ha podido constatar la relevancia de ciertos proyectos de música, de audiovisual, de teatro, de danza, en el desarrollo de programas de salud, en la reducción de la violencia, en la formación democrática.

S04. Medios de comunicación

S04.1 Consideramos que los intentos de cambio social y político dependerán en muy buena medida de la posibilidad de incidir y transformar el sistema de los medios de comunicación. Concentremos nuestra atención especialmente en los nuevos medios interactivos, en los medios que hoy día comienzan a despegar.

S04.2 Consideramos que las "sociedades de cartera" o "sociedades tenedoras de acciones" (en inglés "holding group") relativas a los medios de comunicación convencionales, perpetuán sin duda el "status quo" general: Un sistema socioeconómico globalizado y en buena medida estandarizado, que en líneas generales está dominado por las corporaciones multinacionales. En este sistema, los magnates de la comunicación son una parte importante de una constelación de fuerzas que toman las grandes decisiones.

S04.3 Mientras la audiencia se segmenta y se diversifica, las empresas de comunicación se entrelazan y concentran, constituyendo en el ámbito de los medios masivos de comunicación uno de los oligopolios más grandes del mundo. Así se va imponiendo la tendencia a uniformar contenidos y a abaratar costes, lo que sin duda va en desmedro de la calidad (amplia difusión para la llamada programación chatarra o programación enlatada). Este desencuentro entre la diversificación de la oferta y la homogeneización mercantil de las audiencias, ante todo concierne las políticas de estandarización transnacional de las preferencias de los públicos, particularmente desplegadas por canales de televisión de todo el mundo.

S04.4 La información es un bien público, y los medios de comunicación proporcionan un servicio público. Necesitamos que, en vez de despistarnos y dispersarnos y en algún sentido embrutecernos, los medios de comunicación nos hagan conscientes de los retos que afrontamos, y nos ayuden a pensar, y a encontrar y compartir soluciones. Los medios de comunicación deben ser una vía más para la transmisión de cultura de buena calidad.

S04.5 Básicamente, el ciudadano tiene dos o tres posiciones posibles a tomar frente a la sociedad de su tiempo y frente a los acontecimientos locales-regionales y mundiales: (A) O se informa en profundidad y en forma crítica sobre lo que pasa; (B) O solamente está interesado en enterarse vagamente y superficialmente sobre algunos acaecidos y sobre algunas problemáticas que afectan y conciernen a su localidad, a su nación, y al mundo todo; (C) O no está interesado en lo más mínimo en lo que sucede fuera de su entorno más inmediato. En el primer caso, podrá satisfacer su interés en base únicamente a sus recuerdos, o en base a apoyar y complementar sus propias remembranzas y evocaciones con registros y documentos que oportunamente pueda seleccionar y guardar. Téngase presente que en relación a noticias de actualidad y a editoriales de opinión, no solamente existen los periódicos digitales y los diarios de tipo tradicional; también cuentan revistas, semanarios, libros, portales de Internet, apuntes de conferencias, panfletos, entrevistas de radio y televisión, etcétera. Si realmente una persona tiene voluntad de estar bien informada y de tener una muy buena posición respecto de las problemáticas de su tiempo, hay que ser sistemático y constante, y ello significa esfuerzo. En relación a esta cuestión, una de las cosas que pueden hacer las ONGs interesadas y los propios Gobiernos, es facilitar el acceso a alguna forma de registro multimedia que tenga gran facilidad operativa y cómodas posibilidades de acceso.

S04.6 Mucha gente cree que la forma más sencilla de cambiar nuestros sistemas de información y comunicación, es iniciar y afirmar otras alternativas de comunicación y de creación de conocimiento. Esto no es viable o al menos esto tiene sus serios inconvenientes, primero porque así se iniciará una competencia que puede no ser beneficiosa para ninguna de estas dos líneas de desarrollo, y segundo, porque cada línea o vía nueva que se cree será apetecida, y tenderá a ser controlada por los grupos que hoy día son fuertes en el sector. Además y tercero, mientras tanto se implementan las nuevas vías igualmente necesitamos informarnos y comunicarnos a través de los mecanismos ya existentes, lo que da firmeza a los mismos. Por otra parte, hay que reconocer también que en muchas cuestiones se es indolente, se es conservador, se tiene resistencia a cambiar por simple acostumbramiento o hábito. No, al considerar un replanteo de las formas y de los contenidos de la información y la comunicación en nuestra sociedad, debemos directamente apuntar a un cambio cualitativo, buscando la calidad por encima de la cantidad o de la diversidad, al menos para empezar.

S04.7 El origen de los problemas con los que nos enfrentamos hoy día en el sistema de comunicación y de información, es que en ese ámbito se persigue lucro así como apoyo a diversos intereses personales, a intereses propiciados por los grandes grupos que han sabido formar alianzas para complementarse, y para ayudarse los unos a los otros. Para evitar esta situación, para desandar lo andado, los Gobiernos deben habilitar la entrada de otras fuerzas independientes en el mercado, a través de legislación y de regulaciones que tiendan a crear más competición y menos concertación. Para lograr medios eficientes y que bien cumplan con la importante labor a su cargo, los Gobiernos deben actuar con equidad y con honradez, dando amplio margen de maniobra a los medios, y únicamente controlando apartamientos de la calidad y excesos.

S04.8 Los medios de comunicación masiva operan actualmente en espacios y frecuencias que constituyen recursos sociales clave, y que además suelen estar sujetos a límites. La propiedad privada sobre estos medios, por tanto, debe estar sujeta a intereses y necesidades de la colectividad. Es necesario establecer mecanismos neutrales y compromisos claros, para equilibrar la divulgación de mensajes de tal manera que reflejen la diversidad de doctrinas, gustos, y demandas del público receptor, y que también sirvan para abrir tribunas libres, para la constructiva y participativa expresión de ideas, para actividades de extensión educativa, para complementar la formación de las personas en por ejemplo la política o en por ejemplo el área social, etcétera. La comunicación masiva ha de utilizarse no para engañar ni para mantener a la gente en calidad de consumidores pasivos y/o cautivos, sino para promover el desarrollo humano, el florecimiento artístico-cultural, y la expansión del conocimiento.

S04.9 Se debería actuar con cautela al entregar o concesionar medios masivos de comunicación a actores políticos, especialmente cuando no exista una determinada atomización de influencias y una sana competencia. El interés público-social en materia comunicacional, debería estar claramente identificado con el desarrollo de un completo y objetivo panorama de actualidades, con el fortalecimiento de la libre y creativa opinión personal, y con la complementación de informaciones en materias científicas y culturales. Y por cierto, la programación y los contenidos, deberán estar equilibrados en cuanto a las distintas áreas que vienen de mencionarse.

S04.10 Para evitar la concentración de los medios masivos de comunicación en pocas manos, en pocos oligopolios, es necesario introducir un nivel calibrado de regulación global, bajo el auspicio de Naciones Unidas, que actúe fundamentado en la circunstancia de que la concentración de los medios comunicacionales es ahora un problema global, que supera ampliamente las fronteras y los controles nacionales.

S04.11 Sin perjuicio de lo que pueda avanzarse en el ámbito internacional, por cierto también es necesario que los Estados legislen sobre la propiedad mayoritaria local de los medios que operan o que alcanzan su territorio.

S04.12 Es necesaria la imposición de restricciones y de controles, en la repatriación de beneficios relativos a empresas de medios globales.

S04.13 Es necesario restringir las interferencias políticas, comerciales, y de otros intereses particulares, en los medios masivos de comunicación, por ejemplo a través de la implementación de consejos de medios y/o consejos de administración, integrados por representantes de los profesionales de la comunicación, por representantes de los usuarios, por representantes del parlamento, por representantes de las propias empresas del sector, etcétera. Estos consejos deberán ser plurales y transparentes, con sesiones públicas y retransmitidas en directo, teniendo por objetivo velar por la objetividad y veracidad de la información transmitida, así como por la variedad y calidad de la programación, constituyéndose como defensores de los usuarios, y estando siempre muy atentos a las reclamaciones, quejas, y sugerencias de toda la ciudadanía.

S04.14 Es difícil y peligroso intentar garantizar el derecho a una información veraz y objetiva, tratando de evitar la manipulación de la información por vía de una estricta normativa o de una imposición verticalista. Para garantizar el derecho a una información veraz, para evitar la manipulación de la información, tal vez los medios de comunicación tengan que estar controlados o supervisados por la propia sociedad, y no por los aparatos político-partidarios, ni por grupos comerciales multimedia, ni por los propios gobernantes de turno. Deben multiplicarse referentes sociales y representantes de los propios usuarios, para que analicen y pongan de relieve manipulaciones y sesgos en las informaciones proporcionadas y en los programas emitidos. Poco a poco, la gente se acostumbrará a seguir a algunos de estos referentes de la comunicación, interesándose en sus editoriales y sus análisis, y priorizando y accediendo a aquellas noticias, a aquellos enfoques, a aquellos medios, a aquellos programas de opinión, que los mencionados recomiendan especialmente.

S04.15 El control de la publicidad es básicamente un problema de gobernanza. La industria de la publicidad debe regularse, y hacerse responsable de los posibles abusos o desvíos de los mensajes publicitarios que emite, según los valores socioculturales de cada estructura comunitaria, según las prácticas socialmente admitidas en cada comunidad.

S04.16 Consideramos que la financiación de algunos medios de comunicación de amplio alcance, como todo servicio público, tiene que ser asumida por la propia sociedad, vía presupuestos públicos, como solución para evitar la publicidad como "propaganda", y para así favorecer el consumismo, y/o para así condicionar los contenidos y la propia libertad de los medios.

S04.17 Debemos introducir leyes, que con agilidad y racionalidad permitan a los consumidores pedir daños y perjuicios, si los anuncios o consejos publicitarios en base a los que se guiaron son engañosos o falsos, o si puede demostrarse que son objetivamente incorrectos. Las promesas hechas -por ejemplo, de efectos en la salud de alimentos o medicamentos- deberían estar garantizadas (responsabilidad del producto). Este tipo de legislación nos evitaría mucha publicidad sin fundamento, mucha propaganda maliciosa.

S04.18 Los medios de comunicación deberían proceder a análisis más serios y autocríticos sobre su propio funcionamiento, y sobre la publicidad que aceptan y que difunden, aunque sólo sea para que todo el mundo sepa cómo trabajan, y para aclarar por ejemplo, que no son reacios a la inspección, la introspección, la crítica constructiva. Ningún medio ha de tener una posición privilegiada. Los órganos periodísticos y de comunicación social no están sólo para juzgar a los demás, sin poder ellos mismos ser juzgados a su vez. Cuando se cometen errores o se produzcan daños, es importante que se reconozcan las faltas cometidas y que se asuman responsabilidades. Sólo así se hace pedagogía. Sólo así se está en posición moral de dirigir o de participar en un servicio público, de la importancia del brindado por el sector comunicación e información.

S04.19 Es un hecho que hoy día, la orientación y los contenidos de los medios de mayor alcance tienen en líneas generales una rara coincidencia. Para invertir o atenuar esta tendencia a la concertación de los medios, o incluso a la propia dirección compartida de los mismos, se recomienda tener en cuenta las posibilidades que se enumeran seguidamente.

S04.19.1 A nivel local, nacional: Solidarizarse y colaborar con los propios medios para un mejor trabajo, es decir, propiciar la creación de redes para facilitar la coordinación de programas, el intercambio de información y experiencias, el uso de tecnologías innovadoras, etcétera, etcétera. Desarrollar y poner en marcha medios alternativos de comunicación. Implantar o propiciar algún tipo de índice de calidad para calificar contenidos y medios.

S04.19.2 En el plano regional: Identificar las instituciones y los individuos proclives a emprender actividades de cabildeo e incidencia. Crear bases de datos con buenos contenidos y de libre acceso. Tal vez calificar de alguna manera a las agencias de noticias.

S04.19.3 A nivel internacional: fortalecer la cooperación Sur-Norte en materia de información y comunicación. Propiciar reuniones de planificación y de intercambio de experiencias entre las redes existentes. Cooperar en las acciones de incidencia política.

S04.20 Para animar a los medios instrumentales y a la propia industria de la comunicación y de la información, a promover el bien común y a tener una actitud proactiva en cuanto a la construcción social y a la cohesión social, en lugar de en cierta medida intentar dividir o enfrentar a distintas comunidades, y/o en lugar de priorizar intereses comerciales por encima de todo, y/o en lugar de maliciosamente intentar sesgar hechos u opiniones, se necesitan desarrollar alternativas atractivas que usen el lenguaje y los contenidos, para unir a los pueblos y para hermanar a las comunidades y para trabajar en pro del progreso y del bienestar social. Con certeza, lo que en este sentido pueda hacerse desde los propios medios de comunicación e interacción social, también deberá ir acompañado por acciones complementarias en otros ámbitos, una educación adecuada de los consumidores desde la primaria y a todos los niveles educativos, una buena programación infantil que a través de contenidos y de juegos promuevan la aceptación y el respeto a los otros, un buen trabajo social en los ámbitos laborales y sindicales, etcétera.

S04.21 Ciertamente cada comunidad tiene sus preferentes o sus más populares medios de comunicación, así como una idiosincrasia particular que deberá ser respetada. Tenemos que creativamente empoderarnos de soluciones y metodologías y enfoques innovadores en materia de información y comunicación, pues no toda forma de encare podrá ser de utilidad en todos los puntos de la geografía y cualquiera sean los destinatarios. Por cierto, un asunto a atender será la lengua o el idioma de expresión, y/o los eventuales doblajes o subtitulados o traducciones, pero además, hay también un cúmulo de otras cuestiones a respetar y a considerar, y que obligarán a soluciones particulares según la comunidad destinataria y según lo que ella necesite. Es de destaque la utilidad que podrían tener determinadas pedagogías educativas y determinadas teorías sociológicas, como por ejemplo las "20 Máximas de Paulo Freire". Para revitalizar una sociedad centralizada y globalizada, debemos comenzar por emponderar la diversidad y los medios locales, incluyendo particularmente la radiodifusión, que tiene gran penetración en zonas rurales y en regiones aisladas, así como también las ediciones locales digitales, ya que afortunadamente Internet y otras tecnologías digitales también están llegando a lugares muy remotos y de poca densidad de población.

S04.22 Queremos conseguir, a través del Estado y/o por acción proactiva de las comunidades, medios de comunicación preferentemente orientados al bien común y al avance social, con un conveniente sistema de amplio alcance, que nos ayude a ser más conscientes de las problemáticas a las que nos enfrentamos en este inicio del siglo XXI, y que nos ayude a encontrar y compartir propuestas. En concreto y en este sentido, sería bueno contar con los recursos y con los apoyos y con las promociones que se citan a continuación.

S04.22.1 Aumentar la inversión de los gobiernos en los medios públicos nacionales y locales de comunicación social.

S04.22.2 Fomentar la creación de nuevas agencias de noticias, que contrapesen por parte de las agencias convencionales, la difusión de información sesgada y maliciosa, así como el establecimiento de agenda a la medida de conveniencias comerciales y/o en función de concepciones ideológico-conceptuales-religiosas. Por ejemplo, dar prioridad al fomento de la diversidad cultural, y a la difusión del pensamiento independiente heterodoxo y fundamentado, en lugar de la actual y vigente homogeneización globalizante que incluso llega a incidir en cuestiones científicas y técnicas, y a promover concepciones clásicas que en el mejor de los casos son adecuadas para ciertas realidades pero no para otras.

S04.22.3 En general fomentar contenidos y enfoques de no ficción, y en la medida de lo posible, inundar los medios locales con productos informativos que traten problemas sociales locales o internacionales, de tal manera que la mayoría de la población se sienta concernida y consultada.

S04.22.4 Fomentar contenidos centrados en las culturas locales, y si es necesario, subvencionar y/o apoyar en distintas formas este tipo de actividades.

S04.22.5 Organizar seminarios/talleres así como discusiones de grupo, en escuelas primarias y secundarias, en universidades, en centros culturales, etcétera, sobre el rol de los medios en una sociedad en desarrollo, y sobre el rol de los medios en el ámbito local.

S04.22.6 También organizar talleres sobre medios interregionales de comunicación social, talleres de formación y de orientación vocacional en el área de la comunicación, etcétera.

S04.22.7 Sensibilizar y formar a espectadores, lectores, oyentes, a través de campañas nacionales sobre valores, cultura, importancia de los distintivos locales para afirmar identidad, discernimiento de contenidos y de intensiones, etcétera.

S04.22.8 Imponer restricciones, a través de una adecuada legislación, sobre el límite de publicidad por hora de programación o por espacio, que podrá ser instrumentada. Y por la vía de la competencia, inducir a la autoregulación en el sentido indicado, difundiendo programas y contenidos de calidad en medios estatales y en medios sociales subvencionados, sin publicidad o con mínima publicidad.

S04.22.9 Asegurar que al menos la mitad de los beneficios o de los presupuestos sean invertidos en contenido social de servicio público, y sin cortes publicitarios.

S04.22.10 Actuar a través del sistema educativo y de teleredes socioculturales, para dotar de la adecuada formación y capacidad de intervención a los promotores socioculturales (animadores socioculturales, líderes socioculturales).

S04.22.11 Apostar por la digitalización e interactividad de los medios, y así crear nuevos medios proveedores de noticias, de productos culturales, de actividades sociales, de complementos educativos, incluso de entrenamiento en periodismo digital y en producción digital, etcétera, pero a la vez cuidar de incidir sobre la organización de estas nuevas formas de información y comunicación social, y crecer con ellas.

S05. Internet y TICs

S05.1 Objetivos prioritarios e importantes de la sociedad de la información, son permitir diversidad de ideas y propuestas, ampliar circulación de informaciones y conocimientos, ampliar cultura general, y mejorar capacitación para la vida social y para el desempeño profesional-laboral. La sociedad de la información debe estar al servicio de la humanidad, y las TIC's deben particularmente atender al bienestar humano en todos sus aspectos y lugares y comunidades, y no convertirse en un nuevo medio que impulsa discriminación, exclusiones, fracturas. El desarrollo tecnológico debe ponerse muy especialmente al servicio del progreso social, y no prioritariamente al servicio de la economía, del lucro, del empresariado, de los centros de poder.

S05.2 Necesitamos acceso universal a Internet y neutralidad en la red, entendidos estos dos conceptos, como la posibilidad para las personas, cualquiera sea su grado de competencia digital y su situación geográfica y socioeconómica, de crear y/o utilizar por sí mismas o a través de mediación, las redes telemáticas previamente instaladas en su medio, así como de encontrar y de poner en el ciberespacio las informaciones útiles para sus particulares y respectivos proyectos de vida.

S05.3 Todo ciudadano tiene derecho a una conexión a Internet, que le permita enviar y recibir los contenidos que desee, usar los servicios y aplicaciones que desee, conectar los aparatos y usar los programas básicos que desee, siempre que no dañen la red, ni afecten negativamente a terceros a través de falsedades y de maniobras fraudulentas. Todo ciudadano tiene derecho a una conexión a Internet libre de monopolios en las infraestructuras y en los servicios de telecomunicaciones, libre de todo tipo de discriminación, sin bloqueos, sin limitaciones, sin dar arbitraria o sesgada preferencia a determinados tipos de aplicaciones o de servicios o de contenidos, sin adelantar o retrasar respuestas según ubicación del emisor y/o del receptor. No se podrá imponer ninguna limitación ni filtro ni sistema de control, sin una orden judicial previa. Todo ciudadano tiene derecho a tener acceso a más de un proveedor informático (público o privado), y a que la oferta del servicio de banda ancha de Internet no se encuentre vinculada a la adquisición de otros productos o servicios.

S05.4 En cuanto sociedad, aún no estamos aprovechando suficientemente las enormes oportunidades para el desarrollo que ofrece la nueva era de la información y la comunicación. Existe un riesgo significativo de que sin políticas específicas, las maravillas de la comunicación electrónica sean un nuevo motivo de fractura social y de dependencia, en lugar de servir al crecimiento autónomo y al enriquecimiento de oportunidades. Una adecuada y sana política de comunicación e información, significa asumir como objetivo el propio desarrollo humano y social, combinando usuarios formados e informados, con manejo razonable de proveedores de las tecnologías de la información y la comunicación. Es muy importante que cada país cuente con políticas propias de comunicación e información, destinadas a entender y a apropiarse las TICs, así como a integrarlas a su quehacer cotidiano, tanto en ámbitos generales y masivos, como en nichos o sectores temáticos especializados o específicos.

S05.5 Consideramos que es necesario establecer soberanía social sobre las redes informáticas. En esta materia, no se debería depender exageradamente de decisiones y alternativas que se adopten en otros lados. Esta gestión social podría comprender los ítems que se indican seguidamente.

S05.5.1 Derecho ciudadano de evaluar la gestión del estado o sus concesionarios en materia de TICs;

S05.5.2 Regulaciones para fomentar una libre competencia en materia de servicios relacionados con TICs, garantizando igualdad de oportunidades para todos los prestadores de servicios, sean ellos pequeños o grandes, sean ellos nacionales o multinacionales;

S05.5.3 Desarrollo de modelos de gestión participativa y comunitaria en materia de TICs, lo que incluye procesos de consulta para la adopción de políticas públicas;

S05.5.4 Capacitación en las comunidades para desarrollar en ellas mismas promotores y multiplicadores de TICs; sensibilización e información mediante estrategias, que permitan que la gente conozca y aprehenda sobre las TICs y sobre sus aplicaciones.

S05.6 La muy rápida expansión del mundo de la tecnología informática, ha dejado fuera de su cobertura y de sus beneficios a muchos sectores, instalándose así una brecha digital-tecnológica, producto de las brechas sociales establecidas por las desigualdades económicas, generacionales, culturales, idiomáticas, geográficas, de género, etcétera. Para remediar esta situación y para retrotraer estas incómodas e injustas diferencias, se sugiere adoptar acciones en los sentidos que seguidamente se indican.

S05.6.1 Facilitar el acceso a Internet y al manejo de programas básicos de computación a toda la población, con especial énfasis en los sectores más débiles y con menores posibilidades.

S05.6.2 Realizar un amplio esfuerzo mundial, para dotar a todas las escuelas de equipos y conectividad a la red, en todas las comunidades del planeta, y también instruir a usuarios en el aprovechamiento cabal de este recurso. Mención especial en América Latina, merecen el "Plan Ceibal" de Uruguay, y el "Bachillerato en línea" de Ecuador.

S05.6.3 Apoyar la creación de un Fondo de Solidaridad Digital, por el que están abogando los países en vías de desarrollo, para poder mejor promocionar el acceso a las tecnologías digitales por parte de los sectores más débiles y comprometidos de la sociedad.

S05.6.4 Potenciar y propiciar el uso de soluciones tecnológicas gratuitas o de bajo coste.

S05.6.5 Potenciar y promover el uso de tecnologías libres (software libre, redes libres) y el uso comunitario de los equipos. Utilizar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) de forma responsable, teniendo en cuenta todos los impactos negativos y positivos.

S05.6.6 Potenciar la organización en red de las asociaciones, tanto de la sociedad civil como de los servicios sociales, con comunicaciones por Internet y a nivel mundial, para promover la circulación de los datos que se puedan conocer (de iniciativas, de desigualdades, de contaminación, de circulación de capitales, etcétera).

S05.6.7 Promover la difusión de contenidos de comunidades indígenas y en lenguas minoritarias.

S05.6.8 Sin desmedro de las grandes ventajas y oportunidades que nos brinda Internet y la tecnología digital para la comunicación a distancia, recuperar las relaciones interpersonales más próximas. Ciertamente no olvidar que la primera forma de comunicación es la directa y oral, y que ella hace falta.

S05.7 Para impedir o atenuar que la publicidad sea "propaganda" malsana y/o sesgada, sin duda es clave la educación, de forma que las propias personas puedan filtrar adecuadamente los desvíos tendenciosos.

S05.8 Hay que impulsar la promoción activa de los valores de estilos de vida sencillos, el cuidado de la Tierra y la riqueza no material, para así ayudar a contrarrestar la publicidad que alimenta el consumismo incontrolado.

S06. Derechos de autor y propiedad intelectual

S06.1 Necesitamos favorecer el conocimiento común y el dominio público. Necesitamos expandir el dominio público y reducir los períodos de reserva de los derechos de autor (copyright). Los resultados de investigaciones y las obras intelectuales y culturales financiadas con fondos públicos, deberían ser de dominio público en forma inmediata. También hace falta asegurarse de que las obras en el dominio público sean accesibles a la ciudadanía en general, y luchar contra los sistemas elitistas y capitalistas de reservas de los derechos autorales, construyendo sistemas de conocimiento e información de libre acceso.

S06.2 La problemática de las relaciones entre industrias culturales y derechos de autor, debe ser descentrada del lugar "delictivo" en donde se la ha colocado. La defensa de posibles modelos más abiertos de creación científica, de nuevas formas de participación en la producción, de libre circulación del conocimiento y de la información, son condiciones del ideal de una democracia más radical y auténtica, y de la necesidad de un nuevo paradigma para superar la actual "crisis de civilización", y así poder construir sociedades equitativas y sostenibles.

S06.3 Es posible evitar que los derechos de autor y que al menos cierto tipo de patentes, constituyan un freno para el potencial creativo y productivo de la sociedad. Los intereses comerciales deben supeditarse a los requerimientos sociales: El logical (software), las obras artísticas, la literatura, la música, la fotografía, los medios audiovisuales, los descubrimientos científicos, deberían socializarse sin más barrera que otorgarles a sus autores los créditos y beneficios correspondientes, tanto morales como económicos. Debería establecerse libertad de recreación de todo producto cultural y su libre reproducción, previo pago de cuotas razonables, que incluso podría cubrir la propia sociedad en lugar de dejarla a cargo de cada usuario. A la vez, se les podría brindar cierta protección social a los autores y artistas, así como garantizarles ganancias equivalentes a las obtenidas a través de las actuales empresas productoras y comercializadoras de sus obras. Finalmente, los autores y los artistas reciben una parte minoritaria de lo que paga el mercado por estas contribuciones, pues los intermediarios son quienes muchas veces se quedan con la parte del león. Deberíamos promocionar más en serio el libro electrónico y los registros multimedia, dando libre acceso a todos a estos materiales, y en vez de tolerar a los intermediarios muy probablemente los podríamos eliminar del todo; la propia comunidad a través de los Estados, podrían ser quienes garantizaran una justa remuneración a artistas y a autores.

S06.4 Es un privilegio que leyes y acuerdos comerciales internacionales garanticen a grandes conglomerados económicos y financieros, con tentáculos en todo el mundo y con numerosas líneas de trabajo, el cobro de jugosas regalías por patentes y por propiedad intelectual. Cierto, muy cierto, hay investigaciones de mucho riesgo que son costosísimas, y cuyos resultados no están para nada asegurados. Por tanto se justifica en ciertos casos un sustantivo flujo de regalías, para enjugar inversiones ya realizadas, y para compensar riesgos asumidos (léase: y para enjugar costes de proyectos de riesgo que no dieron ningún resultado positivo). Pero claro, estos monstruosos y experimentados conglomerados, si bien en muchos casos dan un muy efectivo servicio a la comunidad, también en los grandes números no corren exagerados riesgos, y por tanto logran beneficios más que razonables. Claro, en lo conceptual sería justo legislar para que las regalías que estos conglomerados obtengan por los resultados positivos de algunos de sus proyectos, cesen de ser otorgadas en determinadas circunstancias ajustadas a cada caso, y para que por esta vía no se proporcionen beneficios que excedan lo razonable. Pero bueno, esto es sencillo de decir pero muy complejo de implementar. Por un lado, es un lío determinar qué cuota parte de esas regalías deberán ser asumidas por cada región geográfica o por cada país. Por otra parte, es muy difícil también estar seguros de las cifras de inversiones de los conglomerados en sus proyectos, pues al usarse dinero anónimo dichos números son bastante sencillos de adulterar o maquillar. No, con toda certeza. Éste es el tipo de cuestiones que sencillamente no tienen solución en el tiempo presente, aunque bien podrían tenerla en la futura sociedad telemática controlada por dinero telemático.

S06.5 La propiedad intelectual es un obstáculo para la cooperación y la participación. Lleva a la competencia, a la propiedad, a los privilegios, a la protección de secretos, incluso al robo de patentes. La idea de los derechos y del progreso del conocimiento, históricamente llevó consigo implícito el sentimiento de compartir. El saber, como bien común colectivo, se enriquece más fácilmente cuando se multiplica por el intercambio, con la producción y difusión lo más abierta posible, con la dialéctica creativa de ideas y argumentaciones. Pero por otro lado, también hay que reconocer el esfuerzo de años que en muchos casos sostienen empresas, o que en otros casos realizan investigadores aislados en forma personal y con gran esfuerzo. Y claro está, también hay que atribuir valor a los chispazos de genialidad que a veces se disparan en forma fortuita, casi en forma instantánea. En el tiempo pasado, hace 400 años o más, el sentimiento de un posible enriquecimiento en base a un descubrimiento no estaba muy desarrollado, y por tanto los investigadores tenían tendencia a compartir sus ideas y sus adelantos. Esta cuestión tiene demasiadas aristas como para aquí esbozar una solución categórica. Pensadores, filósofos, epistemólogos, políticos, sociólogos: ¡A trabajar sobre este asunto, que tal vez ustedes encuentren alguna solución, o algún camino a recorrer!

S06.6 Por una clara razón de justicia y de interés general, hay una necesidad imperiosa de promover la demanda social y el empoderamiento de los pueblos, con el objetivo de ejercitar un control democrático sobre las políticas de investigación e innovación.

S06.7 La humanidad promovió las universidades como centros de excelencia en la producción científica y tecnológica, y como bien público común. Hoy en buena medida se pierde esta visión, con la creciente dependencia de la financiación privada para el progreso científico y tecnológico, y con la privatización de los resultados por ejemplo vía patentes. Debemos revertir esta tendencia tan pronto como sea posible, regresando a una hegemonía pública en la producción del conocimiento científico y tecnológico.

S07. Preservación cultural y respeto por la diversidad cultural

S07.1 Es esencial para la democracia el respeto a la diversidad cultural y al pluralismo en los medios de comunicación, de forma que reflejen la diversidad social y cultural y política del mundo en el que vivimos. Si se respeta esta pluralidad de visiones y de concepciones, se fomentará el entendimiento entre los pueblos así como una cultura de paz.

S07.2 Necesitamos una política de comunicación que tenga por objetivo asegurar la diversidad cultural en los medios, y para ello y entre varias cosas, se deberían promover las acciones que se indican.

S07.2.1 Asegurar el acceso a contenidos y a medios de comunicación existentes, por todas las vías que se pueda.

S07.2.2 Garantizar la libertad de elección y el justo acceso a los medios.

S07.2.3 Distinguir entre acceso a medios públicos y privados, en el sentido que los primeros deberían cumplir también una función social.

S07.2.4 Promover el desarrollo cultural y económico en toda su extensión imaginable y posible.

S07.2.5 Definir y analizar a los usuarios en tanto ciudadanos y en tanto consumidores.

S07.2.6 Facilitar la participación pública en la sociedad y en la calidad de vida.

S07.3 Los medios de comunicación y las redes de información deben facilitar el diálogo intercultural, desmontando estereotipos sobre los "otros", subsanando la ignorancia que alimenta la desconfianza, la sospecha, el miedo, y la alineación del diferente, y promoviendo en contrapartida la comprensión mutua y la aceptación de las diferencias.

S07.4 Aquellas sociedades cuyas dinámicas comunicaciones no respeten la diversidad, se deberán someter a legislaciones de discriminación positiva de contenidos, en los que se promuevan los contenidos de las minorías y/o grupos de excluidos, no bien representados en los medios de comunicación.

S07.5 Hay que promover y defender el derecho a comunicarse en la lengua materna, apoyando el multilingüismo como mecanismo de preservación de culturas y de maneras de entender y vivir el mundo. El bilingüismo de las personas obviamente no es algo negativo. Manejar razonablemente bien una segunda lengua, o varias, va más allá de la simple facilidad de entender y de poder comunicarse en más de una lengua, ya que el vocabulario de una lengua trae consigo una visión particular de conceptos y del mundo y del universo y de la vida.

S07.6 El seno de nuestros diversos pueblos existen prácticas, basadas en el culto a los ciclos de la vida, mediante el don, la ofrenda, el compartir, la mortificación y la trascendencia, etcétera, como condición para alcanzar la sensibilidad, la equidad, y la justa proporción en relaciones e intercambios entre humanos, y en armoniosa comunión con la madre naturaleza. Son prácticas producto de la necesidad y del esfuerzo, así como del amor y de la generosidad. Reaprendamos a Bertolt Brecht, quien supo combinar recreación con educación y con análisis sociopolíticos; actualicemos su técnica del distanciamiento, para suspender el embeleso, y tras un rescate de la atención, aumentar la conciencia.

Juan Carlos Anselmi Elissalde

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto