Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
{imagen}
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.



¿Cómo queremos administrarnos?: Organización económico-financiera global, economía y finanzas


R. Alternativas al Consenso de Washington, alternativas al neoliberalismo

R01. Principios e instrumentos alternativos a la globalización neoliberal: El sistema monetario

R01.1 La manipulación monetaria se desea mantener en misterio, en visión confusa y borrosa, y con certeza, esa es una de las cuestiones más jugosas e importantes para el poder. El problema sin duda es sumamente grave: De hecho, los EEUU controlan la liquidez mundial casi en soledad. El "Troubled Assets Relief Program" (TARP) fue creado en 2008 para comprar activos de instituciones financieras por más de 300 mil millones de dólares estadounidenses, dinero impreso sin ningún tipo de control, sin ninguna contrapartida o respaldo (en oro por ejemplo), sin ningún vínculo con la producción real de bienes y servicios. Este tipo de políticas monetarias generan en los otros países una tensión presupuestaria e inflacionaria terrible. A pesar de todo, EEUU a través de su "Reserva Federal", puede emitir la cantidad de moneda que desee, sopesando al realizar esta maniobra mucho más en el interés doméstico que en el mundial. Por ejemplo, existen derivados monetarios (M4 o M5), que llegan a los 650 mil millones de dólares, cifra muy superior al PIB de la primera economía del mundo, y en donde la masa monetaria que se crea no tiene ningún tipo de relación ni con el sistema productivo ni con el volumen de comercio. En Europa también han aplicado las mismas recetas, prestando miles de millones de euros a las instituciones bancarias para salvarlas de la crisis. Obviamente esta política debe parar. Naturalmente esta asimetría de poder en asuntos monetarios debe cesar. Con este tipo de instrumentos, EEUU logra exportar parte de sus problemas al resto del mundo. Y al poner de relieve esta triste realidad, por cierto no debe extrañar que exista gran especulación a lo largo y ancho del planeta, y por cierto tampoco debe extrañar que las crisis se sucedan una tras otra.

R01.1.1 Consideramos que, en cambio, cualquier país del Sur que imprima moneda en demasía es atacado de irresponsable. Y si un Banco Central Nacional presta dinero para la construcción de escuelas, para programas de pleno empleo o para inversión social, también la acción es catalogada de irresponsable y perniciosa. Como se observa, los países del Sur tienen este tipo de restricciones. ¿Qué hace que sea correcto que EEUU pueda emitir dólares sin control, y en cambio la emisión en demasía de moneda nacional en países de economías más pequeñas sea sentida como un gran problema? Los EEUU se endeudan en dólares y pagan en su propia moneda, mientras que otros países se tienen que endeudar en moneda extranjera, y no en su propia moneda nacional. He allí una asimetría que no parece para nada razonable y justa.

R01.2 Es necesario ir a la raíz del problema: Hay que rescatar la facultad de crédito que fue usurpada por el actual sistema financiero internacional, y devolverlo a la sociedad misma, incluso más que a los distintos Estados. De ahí la necesidad de un Banco Central Mundial verdaderamente autónomo ante los intereses creados, y una Comisión Nacional Bancaria y de Valores respondiendo ante un Observatorio Social Mundial.

R01.3 El actual sistema financiero mundial, conjunto de sociedades anónimas y de enormes empresas multinacionales privadas, herencia de un violento y súper acelerado siglo XX, resulta una descomunal y peligrosa "Torre de Babel", cuyo críptico y muy tramposo lenguaje monetario pretendidamente natural e insustituible, conduce directa e indirectamente a la explotación humana, a la depredación ambiental, a las grandes e injustas asimetrías de desarrollo, y como consecuencia, bien podría llevar a un rápido deterioro de la biodiversidad y del entorno vital, incluyendo la propia extinción o un profundo deterioro del género humano.

R01.4 George Clemenceau fue un agudo pensador francés y un astuto político de su tiempo, fue sin duda uno de los grandes de la cultura universal. Y entre las muchas frases emblemáticas formuladas por este inteligente analista social, se destacan particularmente las que acto seguido se indican: "La guerra es tan importante que no debe dejarse enteramente en manos de militares"; "La justicia militar es a la justicia, lo que la música militar es a la música"; "Todos los cementerios del mundo están llenos de gente que se consideraba imprescindible". Parafraseando a este gran periodista y analista europeo, e imitando la estructura y la ironía presentes en estas tres frases, hoy podríamos afirmar que: "La economía y el dinero son demasiado importantes, como para dejarlos enteramente en manos de economistas y de banqueros"; "El sistema financiero internacional es tan importante y nos afecta tanto, que no debemos dejarlo únicamente en manos de los gobernantes nacionales y de los jerarcas de organismos internacionales"; "En nuestra sociedad, lo único verdaderamente imprescindible es el poder ciudadano".

R01.5 La falta de claridad y de entendimiento sobre la naturaleza del sistema económico-financiero, es lo que en buena medida causa los principales problemas y desvíos. Hay que clarificar la naturaleza del dinero así como los muy engañosos y peligrosos procedimientos de creación monetaria, sustituyendo la actual y oscura ingeniería financiera, por un modelo que ubique en el centro y haga explícitos los conceptos de deuda, crédito, y activo financiero.

R01.6 Los gobiernos y también la tecnocracia de los organismos internacionales, con premios nobel y destacados economistas de fama internacional a la cabeza, no han sabido encontrar aún una manera lógica y racional de que los países puedan comerciar entre sí, sin que tengan que pedir dinero prestado a las instituciones bancarias y a los grandes centros financieros internacionales, así haciéndose dependientes de ellos. ¡Qué raro! ¡Qué falta de creatividad, de inventiva, de ingenio, de perspicacia! ¡Qué ausencia de sentido práctico! ¡Qué extraña falta de capacidad!

R01.7 El dinero estadounidense, los dólares estadounidenses son creados (inventados) por una institución privada llamada "Reserva Federal", y entonces y cuando se necesita, el propio gobierno de EEUU a esa institución le debe pedir dólares prestados a interés, para así afrontar las necesidades de numerario, y particularmente para cubrir los desequilibrios de la balanza comercial del país. Y esto es inaceptable, y esto es un absurdo, y esto es imponer un juego sucio y desequilibrado de oscuras y trasnochadas consecuencias.

R01.8 Consideramos un contrasentido el hecho que las transferencias internacionales de capitales y del comercio internacional deban concretarse mayoritariamente en dólares estadounidense, y así, todos los restantes gobiernos del mundo no tienen otra opción que también procurarse divisas fuertes en el mercado financiero internacional. Supuestamente los gobiernos deberían tener el monopolio de la creación de dinero, y sin embargo, reiteradamente deben pedir prestado, y pagar intereses por las deudas así contraídas. Consideramos que los pueblos del mundo deben darse cuenta de esta situación, y por ello echar la culpa a los gobiernos y a los propios organismos internacionales, por haber permitido que este estúpido e injusto sistema se haya aplicado por tanto tiempo, y por permitir que el mismo continúe siendo aplicado en la actualidad.

R01.9 Consideramos que el predominio en la economía del dólar estadounidense como divisa internacional, está entrando en una lenta y persistente agonía, pero frente a ello, los importantes dirigentes y referentes del planeta, están mostrando una notoria incapacidad para plantear novedosas e interesantes propuestas de relevo. Los EEUU, o tal vez debería decirse la Reserva Federal, han empapelado los circuitos de la economía internacional con una deuda muy posiblemente impagable, ya que según ciertas estimaciones, dicha deuda sextuplica largamente el PIB anual estadounidense. Lentamente, la moneda de la economía más importante del planeta se está depreciando, y ello de una manera o de otra, repercutirá negativamente en casi todas las economías del mundo, en forma de menor competitividad, en forma de menor valor intrínseco de reservas, en forma de mayor especulación y mucho más desorden monetario-cambiario, en forma de mayor predominio de la economía especulativa frente a la economía productiva, en forma de inflación en dólares que perjudique a trabajadores y sectores de bajos ingresos, etcétera. Tal vez los pocos sectores que francamente se beneficien con toda esta situación, se localicen ellos dentro del territorio estadounidense, y/o se encuentren ellos ligados a los grandes centros financieros internacionales dentro y fuera de las fronteras de EEUU.

R01.10 Consideramos que una causa fundamental de la incapacidad de satisfacer las necesidades vitales de toda la población mundial, es el divorcio existente entre la producción y distribución de recursos vitales, y la circulación simbólica y referencial del dinero. Predomina el afán de posesión y acumulación de valores materiales, muchas veces restringido a dinero entendido el mismo como máximo factor de poder. Cantidades inconcebibles de dinero y de activos financieros se concentran en pocas manos, que se destinan a finalidades generalmente alejadas de lo social y del altruismo, y concentradas en determinados y particulares asuntos (compra de tierras, grandes proyectos, actividades especulativas, investigación e innovación tecnológica, etcétera), en vez de dinamizar desde su base a toda la sociedad.

R01.11 La actual crisis económica mundial es un repetitivo hito de efectos aún no previsibles del todo, y que reclama la toma de conciencia sobre la real naturaleza del dinero, puesto que siendo ese un instrumento históricamente inventado para facilitar intercambios de valor en pro de equidad y de generalizada satisfacción, hoy día, tras varios ciclos financieros y monetarios que se han sucedido con sorprendente rapidez (especialmente en los últimos dos siglos), por momentos deslumbrantes y por momentos catastróficos, en buena medida esa herramienta social ha perdido actualmente legitimidad y efectividad, en razón de monumentales vicios en su funcionamiento como son: arbitrariedades operativas; fiscalidad injusta; usura; especulación; fraude; corrupción, desequilibrios infamantes entre el "norte" desarrollado y el "sur" en desarrollo; y sobre todo compleja y tramposa ingeniería financiero-monetaria.

R01.12 Obsérvese que incluso se desvanece la credibilidad del dinero entre sus propios artífices, la banca moderna y las casas de bolsa, quienes buscan y a veces logran comprometer a las instancias públicas y representativas de la sociedad, para que asuman los costes de tales descomposturas y de tales desajustes, aunque más no sea a través de deuda pública, en una suerte de fuga irresponsable hacia el futuro.

R01.13 La contradicción principal que la humanidad sufre hoy día, es el divorcio entre valor vital y valor dinero. La masa monetaria que hoy existe y circula en el mundo, en su gran mayoría, no es referible a la vida y a las necesidades básicas, y sólo es resultado de operaciones virtuales o escriturales, orientadas por instintos individualistas y posesivos y con la leyenda "lucro" gravada en sus mentes. Quienes manipulan valor real mediante símbolos ficticios y contabilidades engañosas, como sin duda se manipula sobre el dinero fiduciario actual y sobre la compleja documentación administrativa-empresarial, llevan una vida de privilegios basada en la ignorancia y la ingenuidad de una mayoría, y basada en la complicidad y corrupción de ciertas minorías ilustradas. Obviamente, es la ley de la "selva financiera", es la ley del "sálvese quien pueda defender sus ahorros"; prevalece en la presente "sociedad dineraria" la ley del más astuto, y del más tramposo, y del más coimero, y del más conocedor de las lagunas de las leyes, y del más amigo de abogados sin ética profesional y sin moral. Con toda certeza, dichas manipulaciones y trampas se materializan, a veces, en gigantescas obras de cemento, acero, vidrio, tecnología, y a veces, en revolucionarios proyectos de ingeniería industrial, pero desgraciadamente y a despecho de algún que otro circunstancial gran acierto, en muchos casos resultan emprendimientos costosos e insostenibles con pies de barro.

R01.14 Consideramos que el arquetípico y hoy cuestionado "American Way of Life" cede ante el "China's Way of Life", que implica una nueva aristocracia-burocracia contigua al Partido Comunista, y más de mil millones de semi-esclavos produciendo para todo el mundo y con condiciones de vida que rozan el simple nivel de subsistencia. No es difícil pronosticar el impacto ambiental y cultural de este modelo chino que, en 30 años y especialmente en la última década, ha logrado crear 875.000 millonarios con un promedio de edad entre 30 y 40 años, que ha logrado producir por ejemplo 14 millones de autos nuevos en un año, y que está preparando a la ciudad de Shanghai para albergar, en un futuro no muy lejano, a 300 millones de chinos.

R01.15 El dinero en el siglo XX y en lo que va del siglo XXI, ha llegado a ser una falacia que divide a la sociedad entre astutos aprovechadores y masas ignorantes. El hito más notable y asombroso de los últimos tiempos fue la manifiesta cancelación en 1971, y en forma unilateral por EEUU, de los "Acuerdos de Bretton Woods" establecidos en 1944. En esa fecha se desconectó al dólar estadounidense del valor oro, y en los hechos así se impuso la creación de valor virtual, cifras monetarias meramente simbólicas y manipulables hasta el hartazgo, en manos de prestidigitadores bancarios y bursátiles, y con el apoyo de hábiles tenedores de libros.
Claro está que antes de la crisis del dólar de 1971 también hubo manipulación monetaria, pues eso de que el "dólar estadounidense fuese tan bueno como el oro" nunca fue realidad absoluta, pues sólo fue una fachada bien armada. Claro está que incluso antes de 1944 también se aplicaba una confusa y oscura ingeniería monetaria. Pero el cisma monetario de 1971 parece algo de novela, algo de ciencia-ficción o de culebrón (telehistoria en episodios). La primera economía mundial toma una decisión muy importante y trascendente, que por otra parte estaba obligado a tomar en ese momento pues no tenía otra salida, pero lo que debe asombrar es la pasividad del resto del mundo al conocerse la noticia: Ningún personaje importante de ese tiempo dijo nada, y ningún organismo internacional criticó abiertamente la medida. CONCLUSIÓN NÚMERO 1 - EEUU POR SÍ SOLO TOMA UNA DECISIÓN IMPORTANTE EN EL ÁMBITO FINANCIERO, Y LAS JERARQUÍAS DE LOS GOBIERNOS NI PROTESTAN NI RECLAMAN, Y ESTO PROBABLEMENTE HACEN POR FALTA DE IDEAS, POR FALTA DE UN PLAN B. El "Tío Sam" actuó y habló, y de hecho no se protesta, pues claro, el actual sistema financiero internacional es asimétrico, injusto, desequilibrado, pero funciona, y para quitarlo se precisan dos cosas: (A) Por un lado tener una propuesta mejor y coherente; (B) Por otro lado, lograr adhesión al sistema alternativo de al menos un número significativo de países. Pero lo cierto es que luego de 1971 EEUU continúa jugando solo en la cancha monetaria, aumenta su déficit de la balanza de pagos, emite deuda pública para sacar dinero de circulación tanto de su economía doméstica como de la economía internacional, años más tarde recompra sus propios títulos de deuda en una mega-operación, y nadie o casi nadie protesta, pues no se tienen ideas de reemplazo, pues las medidas se suceden y no se tiene una idea muy clara de los efectos que van a traer esas acciones. CONCLUSIÓN NÚMERO 2 - EEUU CONTINÚA ACTUANDO EN LOS HECHOS COMO LA AUTORIDAD MONETARIA MUNDIAL, TOMANDO ACCIONES PRESUMIBLEMENTE EN SU PROPIO PROVECHO, Y APENAS SI TÍMIDAMENTE SE OYE HABLAR DE REFORMAS Y DE CAMBIOS, PUES LOS QUE NOS GOBIERNAN SON INCOMPETENTES Y ESTÁN DESORIENTADOS. Y dentro de este contexto, por cierto que hay muchas instituciones sociales de bien público que protestan, que reclaman, que hacen propuestas la mayoría de ellas muy parciales, pero a pesar del ruido que esas organizaciones no gubernamentales hacen, ellas desgraciadamente no logran ponerse de acuerdo entre sí, ni tampoco logran elaborar propuestas holísticas, integrales, y completas (ni en forma colaborativa, ni de cualquier otra manera). La situación bien podríamos decir que es alarmante y decepcionante, si no fuera porque se esboza una luz de esperanza al final del camino. El "Consenso de Barcelona" está elaborando una propuesta muy interesante, global, integral, que aborda tanto la economía como los aspectos educativos y sociales, y de la cual la presente recomendación-observación forma parte. Vistas las consideraciones anteriores y los adelantos ya logrados en el citado proyecto "Consenso de Barcelona", las acciones a impulsar y recomendar resultan casi obvias e inmediatas: (1) Nueva divisa internacional a ser usada en la economía internacional, y a la cual deberán referirse todas las especies dinerarias nacionales; (2) Autoridad monetaria mundial y posiblemente también Gobierno Mundial; (3) Ingeniería monetaria mucho más clara en su diseño y en su operativa, y no orientada a la acumulación y al lucro, sino orientada desde la base, desde el vamos, al equilibrio geográfico de intercambios, al desarrollo sostenible, y a la justicia social.

R01.16 Como se sabe, en sus análisis político-económicos, Karl Marx enfatizó en la explotación de la clase trabajadora por el capital, pues claro, en el estadio del capitalismo vivido por el citado intelectual y analista social de origen judeo-alemán, un capitalismo primitivo en expansión y consolidación, lo planteado era lo que más sobresalía, el capital en sus distintas formas y la maquinaria eran los elementos que más relevancia tenían dentro del aparato productivo, pues la fuerza laboral en cuanto factor de producción se situaba entonces en un segundo plano de importancia. Obviamente y en aquel entonces (siglo XIX), las especies para intercambio más usadas eran dinero de pleno contenido, por lo que aún no se había implantado una verdadera y significativa ingeniería dineraria-contable tramposa y expropiadora. Muy por el contrario, hoy día estamos viviendo y sufriendo una etapa especial del capitalismo, a la que bien podríamos titular o calificar de capitalismo especulativo, donde con certeza la llamada economía especulativa-subterránea tiene mayor relevancia aún que la llamada economía productiva, y donde se encuentra bien implantada una operativa monetario-contable muy artificial e injusta, a través de la cual se concreta una insana explotación de los recursos naturales y de los propios sectores productivos, basada ella en cadenas de corrupción e imposición, en procedimientos especulativos, y en subterráneos y complejos y artificiosos y abusivos manejos dinerarios. Obviamente, tan importante y trascendente es el análisis de las formas de propiedad y tenencia de los medios de producción (como el llevado adelante por Karl Marx), como la consideración de las formas subterráneas y ocultas y artificiosas y tramposas de la manipulación de los medios de intercambio, vías ambas separadas históricamente en el tiempo, y a través de las que bien se pueden consolidar poder y explotación.

R01.17 La creación de onerosa deuda sin verdadera contrapartida real, o por lo menos el endeudamiento por aplicación de una operativa asimétricamente arbitraria, está ciertamente en la raíz de la actual crisis, que ha afectado a una generación que parece compuesta por ignorantes y cínicos, acomodaticios en los poderes públicos y en los organismos internacionales. En esta bolsa de quienes se beneficiaron o perjudicaron con la presente situación, incluidas están muchas prestigiosas instituciones, sin descartar tampoco a intelectuales y a centros educativos y académicos de punta, generalmente incapaces de ofrecer soluciones al actual desmantelamiento humanitario y ambiental, e incapaces algunas veces incluso de elaborar completos y certeros diagnósticos. El empobrecimiento de una mayoría de la población, incluyendo en este fenómeno el deterioro de muchos sectores medios, es hoy, dadas las circunstancias, incuestionable e imparable. ¡Y no es para menos! ¡Y no es de extrañar! Nuestro planeta no tiene recursos infinitos sino acotados. Y el rendimiento productivo de nuestra estructura social, sube o baja según la mejor o peor organización de nuestra fuerza laboral, según accidentes o condiciones adversas que puedan producirse, según menores o mayores trabas que puedan imponerse al comercio y a los intercambios, según mayores o menores logros que puedan obtenerse de la investigación y de la revolución tecnológica, etcétera. Pero como resultado de procesos especulativos, algunos ganan y otros pierden, pero ese juego es de suma cero, vale decir, el monto que unos pierden es igual o prácticamente igual al monto que otros ganan. En la especulación, suelen ganar los peces gordos, aquellos que juegan fuerte, y aquellos que tienen experiencia y medios como para poder llevar adelante una especulación de éxito y con buen rendimiento. Y así, naturalmente, mucho dinero y recursos se acumulan en pocas manos, en perjuicio generalmente de sectores medios y bajos. Algunas estimaciones indican que en esta última crisis financiera-especulativa iniciada en 2007-2008, la especulación se llevó unos 6 billones de dólares estadounidenses, o sea 6 millones de millones de dólares. Y si de una u otra forma eso se llevaron los especuladores, los que la supieron hacer, eso tienen que haber perdido otros sectores (léase: las capas medias y medias-bajas de la población, más tal vez algunos peces gordos que actuaron tardíamente o con incompetencia). Milagro sería que habiéndose acumulado tantos recursos en unas pocas manos, el efecto no se hiciera sentir sobre el resto de la población.

R01.18 El dinero es un concepto y un instrumento de interés público fundamental, que se refiere a la dimensión intangible pero imprescindible del crédito (valor, tiempo, riesgo, reciprocidad, efectos cruzados). Consideramos que debemos responder con claridad a las siguientes cuestiones fundamentales: ¿Quién emite dinero, a qué costo, y en beneficio mayoritario de quién? Las manipulaciones monetarias son generalmente mantenidas en reserva, y rodeadas de misterio. Los sectores involucrados en la creación de moneda, se han encargado durante más de dos o tres siglos de lucrar con el sistema, en vez de aclarar los procedimientos operativos.

R01.19 Muy posiblemente, y tarde o temprano, los países tendrán que nacionalizar el negocio bancario, y tomar esta actividad para sí. Pero más importante que nacionalizar la banca comercial, es racionalizar la misma, es hacerla pasar a un nivel superior de eficiencia y de mejora en los servicios que brinda. Y esa situación, y ese nuevo estado, es perfectamente posible de alcanzar si se implementa el dinero telemático.

R01.20 No estaría nada mal que el sistema bancario de cada país se integre a o dependa de una autoridad moral, social, y monetaria, que garantice la autonomía de sus decisiones estratégicas y operativas frente al Gobierno y frente al sector empresarial, practicando en todo momento una transparencia absoluta y ejemplar. En comunicación con las instancias productivas, laborales, y sociales, se podrían analizar y evaluar las grandes decisiones, en relación por ejemplo a la creación de moneda. Pues claro que el dinero es necesario, y pues claro que una insuficiencia en los montos de las distintas especies monetarias en circulación, bien puede acarrear retrasos e inconvenientes a la economía. Siempre se debe tratar de poner en circulación las cantidades necesarias de moneda, no para que esos fondos se orienten a la especulación sino para que se orienten a la producción y a la situación social, y tampoco para que se orienten a favorecer la usura pues el crédito también es un derecho vital de los ciudadanos. El crédito social y los programas sociales deberían ser gestados atendiendo a tres criterios básicos o a tres objetivos básicos: Solidaridad; Subsidiaridad; Sostenibilidad.

R01.21 Nacionalizar la emisión del dinero en todos los aspectos en juego, es un objetivo altamente estratégico y trascendente, que obviamente implica una gran campaña de la sociedad civil, ya iniciada entre otros por ECOSOL (Redes de Economía Solidaria) y por el FSM (Foro Social Mundial), con un enfoque propio de política y economía solidaria, seguramente acompañado de una pluralidad de fuerzas sociales y partidarias que también luchan por un auténtico cambio a favor de las causas más legítimas de todos los ciudadanos.

R01.22 Sin lugar a dudas hay que recuperar y potenciar la capacidad de creación monetaria pública. La comunidad - la administración pública junto al Banco Central - debe ser quien cree el dinero, en todas sus aristas, en todos sus procedimientos posibles, para así no tener que endeudarse ni con las instituciones bancarias ni con los ciudadanos, y claro está, siempre en la medida que el valor y el destino de la creación monetaria sea totalmente transparente, en concordancia con las necesidades de la producción, del consumo, y del ahorro, y con orientación a evitar la inflación y a también potenciar el desarrollo social.

R01.23 La economía no puede funcionar eternamente con un crecimiento continuo y acelerado, porque esta situación es claramente insostenible, ya que vivimos en un planeta finito. El crecimiento continuo y reiterado año tras año, y la sostenibilidad, no son compatibles en el largo plazo. Con urgencia debemos implementar un cambio importante en el sistema monetario y financiero, que con certeza es el que estructuralmente obliga o fuerza al crecimiento forzado, debido a la reiterada creación monetaria privada con cobro de intereses. Lo que hace que nuestro sistema económico y monetario sea tan dependiente del crecimiento ilimitado, en buena medida son los mecanismos de creación dineraria, procedimientos artificiosos que claramente enriquecen a un sector parásito.

R01.24 El actual tejido financiero de base y el mecanismo de generación de intereses, casi con seguridad son elementos que de una u otra forma favorecen la formación de las crisis recurrentes, y que favorecen también la potenciación del crecimiento continuo y permanente (imposible de asegurar en un planeta finito). Opinamos que para prevenir estas desviaciones negativas, el Estado debería situarse cerca de los mecanismos de creación monetaria, para controlarlos y valorarlos lo más que se pueda, e incluso para establecerlos y manejarlos en forma completa, vía nacionalización de la banca. Para un mejor análisis de situación, conviene analizar por separado los distintos ámbitos de actuación. En la economía internacional, entendemos por ejemplo que sí se podría y se debería eliminar por completo el cobro de intereses, pues en ese caso resultaría un esquema de funcionamiento de la economía, que al menos suprimiría las perniciosas y reiteradas transferencias desde los países endeudados a los países acreedores (o sea, de los países más pobres y débiles a los países más poderosos); pero para implementar algo de este tipo, convendría separar con claridad la economía internacional de las economías nacionales, lo cual muy posiblemente implica introducir una verdadera moneda internacional bajo control mundial, que solamente sea usada para los intercambios y pagos internacionales, y que solamente puedan manejar y tener propiedad en esta especie, los Bancos Centrales Nacionales, los Organismos internacionales, y el Administrador Mundial. Por su parte y en las economías nacionales, allí si definitivamente convendría reducir tasas de interés pero sin eliminarlas, por no convenir esto último al interés general. Pero concentremos nuestra atención en el sistema financiero, e intentemos sacar alguna conclusión. De alguna manera, tal vez nacionalizando la banca, bien podemos apropiarnos de las ganancias de los banqueros, pero los intereses por préstamos que hoy día se cobran también sirven para sufragar gastos operativos y gastos salariales del sector. Y por lo tanto, para reducir sensiblemente las tasas de interés por préstamos en los espacios nacionales, será necesario reducir sensiblemente gastos operativos bancarios y salarios bancarios. Conclusión: Los sueños de tasas de interés bajas, para poder desarrollar proyectos de interés a menores costes, y/o para potenciar el bienestar social, y/o para no alentar algunos manejos especulativos, solamente serán posibles con una banca muy automatizada y tal vez nacionalizada en su totalidad, o al menos nacionalizada en variados aspectos, y por cierto, para poder facilitar esta realidad, será necesario utilizar monedas nacionales telemáticas, o sea, monedas nacionales que al menos sean digitales y nominativas y escriturales; pues de otra forma, con las actuales monedas materiales y anónimas, no podremos reducir casi a cero la plantilla de trabajadores bancarios, ni tampoco podremos reducir significativamente ciertos gastos operativos importantes del sector financiero, como ser seguridad, gastos edilicios, papelería, etcétera.

R01.25 Queremos aplicar una muy profunda reforma del sistema bancario, de manera tal que pueda funcionar con mucho menos personal y con un uso intensivo de las tecnologías de la información y de la comunicación (TICs), armonizando su accionar con la re-apropiación por parte de los Estados tanto de la emisión monetaria como de la creación del dinero bancario.

R01.26 Consideramos que en la presente estructura socio-financiera, en la que los agentes se mueven con cierta impunidad y en forma discreta, es muy difícil identificar plenamente a los infractores y evaluar los desvíos o daños cometidos, y aún superada esta etapa, generalmente es también difícil hacer efectiva una pena impuesta, pues lo impide o lo dificulta el tipo de dinero anónimo y desinformativo vigente. Con toda certeza debemos cambiar nuestras bases operativas, introduciendo dinero telemático, introduciendo monedas digitales (virtuales), nominativas (de titular conocido), y escriturales (asentadas como débitos y créditos), y que además permitan el ágil y seguro seguimiento de largas cadenas de transferencias; en este nuevo escenario, los recursos naturales y medioambientales muy posiblemente podrían ser mejor gestionados y preservados y defendidos.

R01.27 Consideramos incomprensible que los gobiernos permitan la creación del llamado dinero-deuda o dinero-bancario por parte de las instituciones bancarias privadas, cuando esta creación debería ser asumida por los propios Estados con dos ventajas: (1) Ganancias derivadas del cobro de intereses; (2) Mejor control sobre el dinero existente en la economía.

R01.28 Hay una constelación de iniciativas y de estudios en nuestra sociedad, que aborda la economía intentando desvelar el misterio de la creación de dinero, que se nos ha ocultado u oscurecido por siglos. En el mundo está surgiendo conciencia en relación a estas cuestiones, en el seno de la sociedad civil y en ciertos sectores profesionales, e incluso se han llevado adelante iniciativas o proyectos concretos, como por ejemplo en lo que respecta a creación y uso de monedas sociales y complementarias. Un caso muy interesante y casi emblemático, alejado de las monedas sociales pero que debería ser estudiado en profundidad, es el período de la crisis que vivió Argentina en los años 2001-2002, y que vio surgir un sinnúmero de cuasi-monedas llamadas "lecop" (Letras de Cancelación de Obligaciones Provinciales), "patacones", "lecor", "federal", "cecacor", "bocade", "quebracho", "boncafor", "petrom", etcétera. Obviamente, con esta observación no pretendemos recomendar que en caso de crisis se repita la citada experiencia argentina, pero sí sería interesante y muy adecuado profundizar en todo lo posible en cuanto a la naturaleza y uso del dinero, incluyendo por cierto su rica y diversa evolución histórica. Los Estados en su momento tomaron en cuenta el tema, y tal es así que poco a poco fueron quitando los derechos de emisión monetaria a las instituciones bancarias privadas, dejando el monopolio de esta actividad en manos estatales (generalmente el Banco Central de la nación). Hoy día ha llegado el momento de que los Estados nuevamente se interesen en esta cuestión, introduciendo reformas monetarias, y también tomando para sí el monopolio del llamado "dinero deuda" o "dinero bancario".

R01.29 No es del todo mala la idea promover la creación de monedas locales/sociales para el intercambio de bienes y servicios de proximidad, y enlazar estas experiencias en redes mundiales/regionales de monedas locales/sociales, como el CES (Community Exchange System) que reúne a más de 200 redes de más de 30 países. De todas formas, es impensable que este sistema pueda opacar o sustituir a las actuales monedas nacionales, por lo que igual se impone avanzar en una importante reforma monetaria/cambiaria.

R01.30 Consideramos que se requiere un muy profundo cambio en la economía mundial. Para evitar el uso hegemónico del dólar estadounidense en el comercio internacional y en las transacciones internacionales, es necesario el uso de una verdadera moneda internacional similar a la oportunamente propuesta por Lord John Maynard Keynes. Cierto, por un tiempo prolongado tendrán que funcionar dos sistemas financieros multinacionales, el actual orientado por el dólar-euro, y el nuevo basado en una nueva divisa internacional a la que bien podríamos llamar "bancor-telemático" o "bantel". Tal perspectiva es perfectamente factible, puesto que en ambos sistemas bastará con habilitar una puerta de comunicación hacia el otro, para así dotar de operatividad a ambos. En caso que el nuevo sistema monetario fuera bastante mejor que el actual, finalmente y con el paso del tiempo, terminará por imponerse con naturalidad.

R01.31 Mientras la debacle de la moneda capitalista actual con sus particulares formas de creación monetaria termina por tocar fondo, y las deudas se revisan hacia un inevitable Jubileo universal, está avanzando la estrategia del reconocimiento y fomento del capital humano. Términos convencionales como mercado interno, pymes, productividad, o los más sociales como comercio justo, banca ética, microcrédito, cooperativismo, economía solidaria, deben autentificarse mediante el espíritu del don por encima del espíritu de la ganancia, hasta encontrar la economía de la equidad, que implica nuevos modos de precio, pago, ahorro, así como nuevos actores emisores, sociales, públicos, privados.

R01.32 Queremos ver nuestra existencia personal, social, política, económica y cultural, local y planetaria, con otros ojos, respetar y fomentar la vida personal y colectiva, valorando todo aquello que reconstituya el tejido social, la cohesión, responsabilidad y reciprocidad hasta hacer de la confianza y del crédito una dimensión que nos corrija y libere del egoísmo, del engaño, de la depredación humana y ambiental.

R02. Principios e instrumentos alternativos a la globalización neoliberal: El sistema impositivo

R02.1 El deseo de ganancia a corto plazo de muchos agentes económicos, particularmente de los grandes magnates, e incluso de gestores y de comisionistas y de operadores financieros de niveles medios, es una de las causas importantes que inducen los desórdenes financieros y las burbujas de demanda que se han observado en los últimos tiempos. Surge entonces como natural la idea de establecer un fuerte impuesto sobre las ganancias, a efectos de así restar atractivo a esas formas de actuación. Se debería poder evaluar con más precisión el enriquecimiento de cada quien y las causas atribuibles al mismo, para poner fin a la actuación de los agentes que juegan con el dinero de los demás. Por ejemplo, se debería tratar de bien separar las operaciones especulativas de las instituciones bancarias, de las operaciones de ese sector que bien se podrían calificar de ordinarias o normales. Pero atención, con estos planteamientos deseamos esbozar sueños meramente utópicos, o realmente deseamos proponer medidas viables. Recomendaciones de este tipo son vanas, en el contexto de una economía oscura y desordenada manejada con dinero anónimo, pero son perfectamente factibles en el marco de una economía telemática avanzada y transparente, controlada por dinero telemático y con trazabilidad, o sea con dinero escritural, digital, nominativo, e informativo de transacciones.

R02.2 Necesitamos aplicar algún tipo de tasa o de gravamen sobre transacciones financieras, para mejor regular los movimientos de capitales y las conversiones entre divisas, operaciones que en buena medida son especulativas. Este impuesto (esta tasa, este gravamen) podría implementarse en algunas de las modalidades que se indican a continuación.

R02.2.1 Queremos que tanto en las transacciones de divisas entre bancos como en el mercado financiero, se aplique un impuesto por parte de los Estados, puesto que es de fácil aplicación debido a las particularidades técnicas que tiene este mercado: las transacciones interbancarias internacionales de divisas proceden mediante sistemas informáticos de alta seguridad, y estos intercambios entre bancos ya están sometidos a cuotas aplicadas sobre cada transacción, motivo por el cual resultaría sencillo recaudar este impuesto.

R02.2.2 Consideramos que no es aceptable que los bancos y los mercados financieros no estén sujetos al impuesto al valor agregado ni a ninguna forma de tributación sobre transacciones de divisas. Queremos la introducción de un micro-impuesto tal vez de no más del 0'005% sobre estas transacciones. Sería posible así recaudar 33.000 millones de dólares cada año. Los consumidores de la economía real no se verán afectados por este impuesto ya que los costes de operar a escala individual en el mercado de intercambio de divisas son de 100 a 1000 veces superiores al impuesto propuesto, y dado que las operaciones que tiene por objeto el comercio de bienes y servicios sólo representan el 3% de las operaciones de este mercado (el resto son operaciones de carácter especulativo sobre tipos de cambio, operaciones tácticas o de resguardo, operaciones de respaldo, operaciones para conservación de valor a largo plazo, operaciones de fondos de inversión o de fondos pensionarios, etcétera).

R02.2.3 Queremos una tasa o un impuesto sobre transacciones de divisas y financieras, que grave y regule las transacciones internacionales de capitales: Para así incentivar inversiones más a largo que a corto plazo, y para proteger a las economías nacionales de ataques especulativos; Para con estos fondos financiar medidas globales de protección medioambiental; Para con estos recursos combatir la pobreza extrema y las hambrunas en nuestra sociedad.

R02.2.4 Queremos contener la actividad excesiva en nuestros casinos financieros globales, con cierta tasa a las transacciones financieras en todas las operaciones comerciales y en todas las transferencias de capitales. Pequeñas tasas aplicadas a todas las transacciones financieras pueden desacelerar y reducir los asombrosos volúmenes de comercio especulativo o táctico que hoy día es una realidad.

R02.2.5 Queremos y necesitamos una serie de regulaciones y un paquete de tasas aplicadas a las transacciones financieras, que incluso avancen más allá de lo que propone la llamada Tasa Tobin, para así disuadir y desacelerar la especulación, a través de un mecanismo de regulación construido sobre la propia estructura operativa, y que podría incluir tasas progresivas sobre las transacciones según parámetros como los riesgos, los impactos sociales y medioambientales, etcétera, utilizando una clasificación similar a la existente sobre productos peligrosos.

R02.3 Queremos prohibir o inhibir o combatir de alguna forma, las transacciones con los paraísos fiscales, para así contribuir a abolirlos, para así ayudar a reducirlos o a eliminarlos. Los paraísos fiscales representan una pérdida de ingresos tributarios tanto para países ricos como para países pobres, pero además, plantean un injusto sistema de competencia entre quienes emplean estos mecanismos y entre quienes no los utilizan. Los fondos que podrían recuperarse y que hoy se pierden por causa de los paraísos fiscales, podrían aprovecharse para fines sociales, para la protección del medio ambiente, para la construcción de infraestructuras en los países más débiles y pobres, etcétera. A su vez, la realidad fiscal hoy día representa en los hechos, un sistema tributario regresivo, y una ventaja injusta generalmente a favor de las empresas transnacionales y de las grandes riquezas. Y además estas prácticas dificultan una adecuada y razonable vigilancia financiera, pues ayudan a adulterar las cifras reales de negocios.

R02.4 Necesitamos abolir los privilegios fiscales y perseguir el fraude fiscal, para que los pueblos no carguen con el pago de impuestos que finalmente benefician a Estados corruptos, a grandes empresarios, y a estructuras multinacionales, y que obviamente son fuente de grandes desigualdades e injusticias.

R02.5 Queremos, a nivel de la economía internacional, la sustitución del interés compensatorio por una tasa de regulación aplicada tanto a saldos deudores como acreedores, siguiendo así los pasos de lo oportunamente sugerido por John Maynard Keynes y por James Tobin.

R02.6 Queremos incrementar los impuestos a los altos capitales y a los más ricos, para poder financiar programas sociales, inversiones en infraestructuras así como en investigación y desarrollo, etcétera.

R02.7 Queremos incrementar los impuestos a actividades especulativas y de poco valor añadido social, y subsidiar actividades empresariales de alto contenido social, así como investigaciones y desarrollos relativos a tecnologías limpias, a tecnologías alimentarias, y a innovación tecnológica en general.

R02.8 Consideramos que para evitar el "dumping" y la explotación de mano de obra barata, deberíamos gravar los productos en sus transportes y con tasas "anti-dumping", de manera que en ciertos casos no salga a cuenta su producción transnacional, y de manera que se tienda a que su producción sea lo más cercana posible al consumidor.

R02.9 Queremos la redistribución inmediata y radical de la riqueza de los propietarios privados, orientándola a los pueblos del Sur, a las clases bajas de todo el mundo, y a la esfera pública. El 75% de riqueza en manos de los ricos y los súper ricos, puede cubrir la deuda y la apropiación que han generado. No hay que pagar las crisis con la emisión de nuevas deudas nacionales, pues esta demanda puede satisfacerse mediante una fuerte imposición a las fortunas, los beneficios empresariales, los altos ingresos personales y las herencias, así como las transacciones financieras y de divisas. Consideramos que la expropiación privada, el saqueo, y la explotación colonial, han generado una deuda al Sur que debe ser satisfecha.

R02.10 Los impuestos son tan importantes para una sociedad digna, saludable, y educada, como el viento y la lluvia para la vida en tierra firme. Sin viento no nos llegarían las nubes, y además la polinización se complicaría, y se producirían también varios otros trastornos. Sin lluvia no tendríamos para beber ni para irrigar los cultivos. Y de manera análoga, la sociedad sería prácticamente inviable en el actual estado de desarrollo, si no se usara dinero, y si no se cobraran impuestos. Así que entre varias otras cosas corresponde que perfeccionemos el sistema fiscal, buscando en lo posible erradicar tanto la morosidad fiscal como la defraudación fiscal, o buscando por lo menos llevar esos flagelos a expresiones mínimas y marginales.

R02.11 Eliminar en forma completa o casi completa la defraudación fiscal y la morosidad fiscal es perfectamente posible, y por añadidura hacer añicos a los paraísos fiscales. Naturalmente, si bien ello no es una UTOPÍA, también es cierto que esta situación envidiable no podrá ser obtenida de un plumazo, sino que será fruto de un largo proceso que llevará años, que llevará probablemente décadas. Un SISTEMA FISCAL CASI TOTALMENTE AUTOMATIZADO, sin declaraciones juradas, e incluso con recaudación fiscal automática, aquí está la clave para el avance societario.

R03. Principios e instrumentos alternativos a la globalización neoliberal: El sistema productivo

R03.1 Queremos y necesitamos reorganizar el sistema productivo.

R03.1.1 A nivel local, será necesario comprometerse con un análisis crítico de la crisis ecológica, y denunciar la injusticia que suponen los daños irreparables - la explotación devastadora de los recursos naturales y los bosques, y la erosión de los suelos - así como los comportamientos económicos que las corporaciones gigantes y depredadoras animan por ser favorables a sus propios intereses.

R03.1.2 A nivel regional, habrá que consolidar y solidarizarse con las intervenciones internacionales, para afirmar el lazo inseparable entre la justicia económica y la justicia ecológica.

R03.1.3 A nivel internacional, habrá que encontrar soluciones globales y duraderas a la crisis del endeudamiento: endeudamiento comercial, endeudamientos bilaterales, endeudamientos multilaterales.

R03.1.4 Habrá que formular líneas directrices, para que los Estados puedan recurrir a la fijación de tarifas aduaneras o subvencionarles, para así proteger sus normas de defensa del medio ambiente y de correctas condiciones de trabajo, y contra la competencia injusta que ejercen los países que no toman medidas ecológicas apropiadas.

R03.1.5 Habrá que promover un sistema de regulación del desempleo, que no implique crecimiento. Ningún país puede mantener un nivel alto de crecimiento económico a largo plazo, si su desarrollo humano no se fundamenta sobre bases sólidas.

R03.1.6 La administración pública o el Estado, debe jugar su papel de regulador en la economía, fijar las reglas y orientar a los agentes económicos (productores y consumidores), para así ayudar a respetar sus funciones y las diferentes políticas económicas retenidas e implementadas.

R03.2 Urgentemente hay que las medidas clave para un cambio al desarrollo humano son:

R03.2.1 Producir local y regionalmente todo lo que sea posible y conveniente, a fin de acercar el consumo al mercado, fortalecer el desarrollo y la producción local, y de paso mejor cuidar el medio ambiente puesto que quienes deberán hacerlo serán también los primeros beneficiados.

R03.2.2 Reintroducir resguardos para las economías locales, a través de tarifas y cuotas.

R03.2.3 Incentivar competencia local, a fin de inhibir el surgimiento de monopolios.

R03.2.4 Establecer impuestos ecológicos sobre la energía, sobre la polución, y sobre otros efectos negativos. En la actualidad pagamos impuestos por los bienes que consumimos, en lugar de por los males que causamos a la sociedad.

R03.2.5 Imponer mayor compromiso democrático, para asegurar efectividad y equidad en la transición hacia las economías locales.

R03.2.6 Concertar políticas de reparto del trabajo, tanto para conseguir la estabilidad económica como para proteger los puestos de trabajo y los sueldos de las personas. La reducción de la jornada laboral puede contribuir a mejorar el balance trabajo/vida. Se trata de avanzar en la reducción de la jornada laboral, en la flexibilización de los horarios, en los trabajos a tiempo parcial sin discriminación en la formación, en el teletrabajo, en la promoción y la seguridad laboral, etcétera, en mejorar los incentivos para los permisos familiares o por períodos sabáticos, en dar facilidades para la formación continuada, etcétera, etcétera.

R03.2.7 Reducir drásticamente los gastos en armamentos, e invertir las sumas ahorradas en políticas sociales así como en sistemas de defensa y de protección civil.

R03.2.8 Analizar la inmigración en todas sus aristas, y en líneas generales liberalizar y flexibilizar las normativas respecto de este asunto. En el balance de lo que los inmigrantes aportan y lo que consumen (educación, salud, becas) salen beneficiados los países de acogida tal vez en proporción de 5 a 1.

R03.3 Necesitamos aplicar una nueva política laboral. Y en este sentido, en particular se proponen las orientaciones que a continuación se indican.

R03.3.1 Reorganización del proceso laboral, de forma que asegure trabajo decente, y de forma que dificulte o desincentive el trabajo precario.

R03.3.2 Regulación legal de los salarios mínimos.

R03.3.3 Regulación del trabajo informal y de los inmigrantes indocumentados.

R03.3.4 Reducción de las horas de trabajo, para así y paralelamente reducir la desocupación. El lema a aplicar debe ser: "Trabajo para todos".

R03.3.5 Asegurar un ingreso ciudadano básico a todas las personas, para que así cada cual pueda solventar sus necesidades más elementales y básicas.

R03.3.6 Intentar superar la exclusión, a través de una política social activa, y mediante la movilización de la sociedad civil.

R03.3.7 Promover el mercado interno y la regionalización, como medidas para en parte contrarrestar la globalización.

R03.4 Democratizar la economía y hacerla mucho más amigable con el medio ambiente y con el medio social. Y en pro de este objetivo, se recomiendan en particular las líneas de acción que a continuación se detallan.

R03.4.1 Exención de impuestos así como oferta de préstamos sin interés a las cooperativas, o apoyos de algún tipo, puesto que estas unidades pueden llegar a cambiar la naturaleza de la sociedad, poniendo la calidad de vida y la solidaridad y la protección del medioambiente, por encima del afán de lucro.

R03.4.2 Socialización de la función de inversión, que debe convertirse en una función social y pública.

R03.4.3 Democratización de la economía. Necesitamos una economía mucho más participativa, con una verdadera y ágil y fructífera participación de los trabajadores, de los sindicatos, de los consumidores públicos, etcétera, para así actuar u opinar sobre toda la cadena de producción transnacional.

R03.4.4 Promoción de una constitución democrática de las empresas públicas, priorizando claramente una orientación hacia el bien común, que lleve a cabo las disposiciones internas de las empresas sensibles a la reducción en la diferenciación de ingresos y de niveles sociales, generando una cultura de la transparencia, la publicidad, y el refuerzo de la opinión pública dentro de los lugares de trabajo, y todo esto teniendo en cuenta otros actores y ámbitos de acción de la opinión pública que son influenciados por sus actividades.

R03.4.5 Participación democrática de los trabajadores y de los usuarios de los servicios públicos, en la elaboración de planes y en la evaluación de resultados (control de calidad). Esto incluye la transparencia y el control de los resultados técnicos y financieros, la transparencia completa de las condiciones de los contratos, los mecanismos de control de los representantes públicos, la creación de autoridades reguladoras independientes, así como recursos y mecanismos de mediación.

R03.4.6 Introducción de formas de autogestión democrática, que permitan al conjunto de los trabajadores de las empresas nacionalizadas y de los consumidores de los productos o servicios, estar en condiciones de decidir colectivamente de qué modo debe funcionar la empresa para que produzca beneficios colectivos.

R03.4.7 Participación de la ciudadanía en los procesos de elaboración de los presupuestos públicos, allí donde se toman las decisiones efectivas (presupuestos participativos).

R03.5 Nos conviene y necesitamos respetar y potenciar las comunidades sostenibles basadas en la autosuficiencia. Durante siglos, y aún ahora en muchos lugares del mundo, los sistemas económicos que permiten cubrir las necesidades humanas, no han sido ni capitalistas ni socialistas, ni han sido economías de mercado ni economías planificadas, en el sentido actual de los términos. El sistema más extendido ha sido el de comunidades sostenibles basadas en la autosuficiencia, o sea en la autosubsistencia, la autoproducción, y el autoconsumo, y basadas en los principios de reciprocidad y de redistribución. La revolución industrial-capitalista y, más tarde la industrialización-comunista, comenzaron a desplazar y a destruir estos sistemas sostenibles tradicionales, y a ojos vista, no están cumpliendo el objetivo esperado de cubrir mejor las necesidades de todos los habitantes de la tierra.

R03.6 Necesitamos un cambio radical y profundo de los modos de producir, transformar, comercializar, y consumir productos agrícola/industriales, y para ello se recomiendan las siguientes estrategias o acciones.

R03.6.1 Desarrollar modelos socioeconómicos basados en la justicia, la solidaridad, y el respeto al medio ambiente.

R03.6.2 Promover el consumo responsable de productos locales y de temporada con el mínimo envasado posible, y en lo posible producidos por empresas locales y de economía social o solidaria, favoreciendo así una saludable coalición entre consumidores con pequeños y medianos productores de economía solidaria y de proximidad.

R03.6.3 Priorizar economías y mercados locales y nacionales, respecto de mercados foráneos de abastecimiento.

R03.6.4 Defender la soberanía alimentaria de los pueblos.

R03.6.5 Potenciar la agricultura sostenible a pequeña escala. y el consumo local de alimentos.

R03.6.6 En lo posible sustituir fertilizantes nitrogenados por agricultura ecológica (no basada en derivados del petróleo).

R03.6.7 Proteger la biodiversidad y los reservorios de agua potable, en todo lo que se pueda.

R03.6.8 Avanzar hacia el decrecimiento.

R03.7 Consideramos imprescindible una reforma agraria, distribuyendo las tierras a las y los que la trabajan, y garantizando la soberanía alimentaria. Este es uno de los principales retos de este siglo, para frenar la desposesión de los campesinos del sur, que hoy por hoy es una de las principales formas de pauperización ligada a la acumulación del capital y a la destrucción de posibilidades de desarrollo.

R03.8 Queremos la socialización de los sectores clave de las economías y de los recursos naturales, para en lo inmediato poder emprender una conversión medioambiental radical: Incrementar la calidad y la sostenibilidad de los productos para reducir la generación de residuos; Sustituir la industria agraria de monocultivos por una agricultura campesina cooperativa; Promover también una desmilitarización general. Todo esto debe llevar a una reducción del consumo de energía y recursos en un 75%, así como de las emisiones contaminantes en otro 75%, y la reducción del gasto militar en al menos otro 75%.

R04. Principios e instrumentos alternativos a la globalización neoliberal: Economía, sociedad, y medio ambiente

R04.1 Todo parece apuntar a que el siglo XXI sea un período de quiebre, pues parecería que al menos hacia el fin de ese siglo se producirá el virtual agotamiento o escasez de algunas materias primas. Lo más grave podría plantearse en torno al petróleo y al agua dulce. Esta realidad está provocando un nuevo y grave dilema para la economía, pues seguramente habrá que estructurar muy profundos cambios. Sin la menor duda, la regulación económica exigirá también una concurrente y correspondiente regulación ecológica. En menos de 100 años, nuestra estructura social sufrirá cambios de enorme importancia.

R04.2 Con toda seguridad, durante los próximos cincuenta años la humanidad tendrá que transformar su ciclo energético, pasando de los combustibles fósiles hacia un nuevo ciclo de producción de energía. En estos tiempos nos enfrentamos a los límites últimos. El cambio de la matriz energética planteará problemas enormes, y uno de ellos será la imperiosa necesidad de concretar una significativa contracción de la demanda. Vamos a tener que restringir el uso de la energía, lo que a largo plazo podría ser una muy buena salida, una muy buena estrategia. Además y como otro de los notorios efectos, corresponde señalar la necesidad de importantes inversiones financieras para el desarrollo de nuevas tecnologías energéticas, ya que necesitaremos una alternativa viable para sustituir al petróleo, y ello demandará un muy importante esfuerzo tanto en la investigación como en la implementación.

R04.3 Hay que mejorar el marco de información así como el soporte institucional y normativo, para así luchar más eficazmente contra el desastre ecológico que se avecina. Más y mejor información, un sentido de identidad grupal más desarrollado, nuevo tejido institucional más adaptado a la realidad social y medioambiental, e incentivos y penalidades razonables e implementadas de una manera ágil, bien pueden conducir la actuación de individuos y empresas por caminos más sostenibles.

R04.4 Queremos impuestos pigouvianos a nivel internacional ("quien contamina es quien paga", "quien perjudica es quien indemniza"), en especial en lo referente a gases de efecto invernadero, por el impacto global que ello conlleva. Estos impuestos buscan corregir una externalidad negativa, y bien pueden servir para subvencionar la adopción de energías renovables y no contaminantes.

R04.5 Debemos internalizar la idea de que los recursos naturales son limitados. Debemos tomar conciencia de esta cuestión. En consecuencia, sin duda será necesario emprender acciones coherentes para tratar de obtener una sociedad y una economía sostenibles, aplicando por ejemplo los principios que seguidamente se establecen.

R04.5.1 Queremos una distribución equitativa de los recursos, para evitar el agio y el acaparamiento. En un planeta con recursos escasos y población creciente, o bien aplicamos algún tipo de auto racionamiento responsabilizador, o bien unas mayorías quedan excluidas de los mínimos para vivir y unas minorías derrochan los recursos. Así, cada persona tendrá en cada momento histórico el derecho al acceso de unos determinados recursos que le corresponden. Si no los necesita podrá vender sus derechos, y si necesita más de lo que le corresponde los tendrá que comprar a quien los quiera vender. Por cierto, este enfoque aparentemente simple y racional tiene varias puntas. De todas formas, y en las etapas iniciales de las transformaciones societarias, es una alternativa que perfectamente puede y debe analizarse.

R04.5.2 Toda actividad, todo producto o servicio, debería llevar incorporada la información sobre la huella ecológica y social. Y cada persona, y cada organización, deberían disponer de unos derechos potenciales a usar de una cantidad sostenible de energía, de CO2, de materiales, de comida, de metraje de vivienda, etcétera, etcétera. La Declaración de los Derechos Humanos, para que sea efectiva, debería ir acompañada de Indicadores Sostenibles de los Derechos Humanos en que se adjudiquen aquellos bienes y servicios que corresponden a cada ser humano (variables con el tiempo, según la población mundial, y según las habilidades y las capacidades para generar nuevos recursos sostenibles).

R04.5.3 La primera consecuencia palpable de una distribución equitativa de recursos, es que para hacer realidad este ideal, la población tampoco puede crecer ilimitadamente. En consecuencia, también habrá que establecer el derecho a una reproducción sostenible. Cada familia tendrá derecho a tener un número sostenible de hijos. Quien quiera tener más descendencia que la media, eventualmente también tendrá que comprar el derecho a quien ejerza ese derecho en menor cuantía.

R04.6 En el futuro y en lo inmediato, lo que pueda hacerse manualmente deberá hacerse de esta forma, lo que se pueda hacer en el pueblo deberá hacerse en este ámbito, lo que pueda hacerse en una pequeña industria no deberá hacerse en un gran conglomerado, y lo que no se pueda hacer a mano, en el pueblo, en la pequeña industria, eso sí podrá hacerse en las grandes industrias. En un estadio pasado de la tecnología, las economías logradas en las grandes escalas eran importantísimas. Hoy día esta tendencia se ha revertido, y en muchos casos las pequeñas escalas también son muy rentables y eficientes, con el agregado que a veces así también se hace una menor agresión al medio ambiente, y así también se logra una menor dilapidación de recursos.

R04.7 La comunidad, cualquiera sea su tamaño, deberá ser el centro del sistema económico alternativo. Bienes y servicios localizados, también pueden evitar transportes innecesarios a través del mundo, así como la aplicación de una logística en muchos casos compleja y costosa.

R04.8 Las economías del futuro deberían desarrollar pequeñas empresas, donde la titularidad y las decisiones de gestión se encuentren asignadas a explotaciones familiares pequeñas o a la propia comunidad. Tenemos que alejarnos, al menos en parte, de los conglomerados de gran escala, que se han desarrollado a través de nuestras economías de mercado, y donde los seres humanos se convierten en meros recursos para la producción y meras unidades de consumo. En buena medida, este objetivo se facilita debido a las tecnologías digitales y debido al desarrollo de las comunicaciones. Tanto las TICs como Internet, son elementos innovadores para la comercialización y la dotación de recursos, así como para el aprendizaje a través de redes, y para muchas otras cosas más.

R04.9 Con certeza, hay una necesidad urgente de desarrollar las capacidades necesarias para construir una nueva macro-economía para la sostenibilidad. Esto incluye el desarrollo y uso de herramientas para explorar distintas configuraciones de la macroeconomía, y para establecer la interacción entre ésta y las cuestiones ecológicas. Estos desafíos concretos incluyen los ítems que a continuación se indican:
(A) Exploración de las demandas de inversión asociadas con una economía sostenible;
(B) Análisis de las implicaciones económicas de límites estrictos de recursos o de emisiones;
(C) Evaluación del impacto sobre las variaciones de los activos naturales y sobre el funcionamiento de los ecosistemas en la estabilidad económica.

R04.10 Las inversiones en puestos de trabajo y en infraestructuras, se perfilan como un componente clave - no solamente de la recuperación económica - sino de una nueva macroeconomía de la sostenibilidad. Los objetivos para ésta son: puestos de trabajo en el sector público, en la construcción y el mantenimiento de bienes públicos, en proyectos asociados a energías renovables, en infraestructuras de transporte público, en espacios públicos, en la renovación de los edificios existentes con medidas de ahorro energético y de carbono, en mantenimiento y protección de los ecosistemas, en la prestación de apoyo fiscal y de formación para las empresas verdes, en tecnologías limpias, en eficiencia de uso de recursos, en reestructuras para la nueva sociedad telemática.

R04.11 En la medida que los componentes de un sistema de Economía Circular (EC) se basan en la biomimética - la práctica de copiar los sistemas de la naturaleza - todas las etapas del ciclo de vida de un producto pueden, a través de la EC, basarse en la sostenibilidad. Existen tres niveles básicos de acción. (1) A nivel de empresas individuales, los administradores deben buscar eficiencia mucho más alta a través de las "3R": "R" de reducir el consumo de recursos y la emisión de contaminantes y residuos; "R" de reutilizar recursos; "R" de reciclar los subproductos. (2) El segundo nivel consiste en la reutilización y el reciclaje de los recursos dentro de los parques eco-industriales e industrias en clúster o encadenadas, para que los recursos se distribuyan plenamente en el sistema de producción local. (3) El tercer nivel es el de la integración de la producción de diferentes sistemas de consumo en una región, para que los recursos circulen entre las industrias y los sistemas urbanos.

R04.12 La lógica social que encierra a las personas en el consumismo materialista, como base para mejor integrarse y mejor participar en la vida social, sin duda es un movilizador muy potente y difícil de revertir, pero que tiene el grave inconveniente de generar deterioro ecológico y psicológico. Un requisito previo esencial para una prosperidad duradera, es liberar a la gente de esta dinámica perjudicial, de esta perniciosa presión social, y ofrecer oportunidades para una vida sostenible y satisfactoria en la simplicidad. La jerarquización de los modos sencillos y frugales de vida, debe estar en el centro de nuestras preocupaciones y de nuestras reflexiones, si es que queremos que nuestra especie tenga un futuro duradero y pleno.

R04.13 Consideramos que hay que pasar urgentemente a una economía y una sociedad solidaria y de base fundamentalmente solar y/o renovable. Y entre diferentes cuestiones, se deberán tener muy en cuenta los aspectos que se indican seguidamente.

R04.13.1 Deberemos cambiar toda la "cadena energética" y así como la "relación social del hombre con la naturaleza", pasando de energías fósiles a fuentes renovables de energía, en función de su factibilidad técnica y su realización económica: Biomasa; Energía Eólica; Agua no profunda; Energías fotovoltaicas; Dispositivos termo-solares; Dispositivos de energía geotérmica;

R04.13.2 Regulación de precios mínimos, y garantía de aceptación de la energía suministrada.

R04.13.3 Apuesta por la descentralización de producción y consumo en pequeñas unidades de cooperación (imitando a la naturaleza, y como si fuera un nicho ecológico).

R04.13.4 Desarrollo experimental de uso de sistemas libre de transporte público local.

R04.13.5 Contemplar en múltiples aspectos al medio ambiente y a su preservación, tanto en los modos de producción como en las estrategias de vida.

R04.13.6 Preservar el carácter general y público de los bienes naturales comunes y otras condiciones básicas reproductivas, así como la ampliación colectiva y gratuita o de bajo precio de los servicios públicos (por ejemplo, la expansión de los sistemas gratuitos de transporte público en lugar de subvencionar a las compañías de transporte).

R04.13.7 Restaurar la soberanía pública sobre los recursos naturales, como están haciendo ahora en Venezuela y Ecuador.

R04.13.8 Poner fin a los monocultivos y la destrucción de la naturaleza debido al uso generalizado de fertilizantes y pesticidas, o por lo menos reducir efectos en todo lo posible.

R04.13.9 Aplicar el Protocolo de Kyoto y las medidas para garantizar que el calentamiento global no aumente en más que el 1°C durante el siglo XXI.

R04.13.10 Introducir las externalidades ecológicas en el cálculo de los costes de producción, por ejemplo para así incidir en los precios de los bio-combustibles.

R04.13.11 Iniciar un programa masivo económico impulsado por los países ricos, para llevar a cabo la conversión a una economía libre de combustibles fósiles.

R04.14 Queremos y necesitamos adoptar patrones de producción, consumo, y reproducción, que salvaguarden las capacidades regenerativas de la Tierra, los derechos humanos, y el bienestar comunitario. Y en este sentido proponemos las acciones que seguidamente se indican.

R04.14.1 Reducir, reutilizar, y reciclar, los materiales usados en los sistemas de producción y consumo, y asegurar que los desechos residuales puedan ser asimilados por los sistemas ecológicos.

R04.14.2 Actuar con moderación y eficiencia al utilizar energía, y tratar de depender cada vez más de los recursos de energías renovables, tales como la solar, la eólica, la mareomotriz, la geotérmica, etcétera.

R04.14.3 Promover el desarrollo, la adopción, y la transferencia equitativa de tecnologías ambientalmente sanas, en todo el territorio, en toda la geografía.

R04.14.4 Internalizar los costes ambientales y sociales totales de bienes y servicios en su precio de venta, y posibilitar que los consumidores puedan identificar productos que cumplan con las más altas normas sociales y ambientales.

R04.14.5 Asegurar el acceso universal al cuidado de la salud, y de manera de entre otras cosas, fomentar la salud reproductiva y la reproducción responsable.

R04.14.6 Adoptar formas de vida que pongan énfasis en la calidad de vida y en la suficiencia material en un mundo finito.

R04.15 Queremos impulsar el estudio de la sostenibilidad ecológica, y promover el intercambio abierto y la extensa aplicación del conocimiento adquirido. Y para ello recomendamos lo que seguidamente se indica.

R04.15.1 Con fuerza y por distintas vías, apoyar la cooperación internacional científica y técnica sobre sostenibilidad, con especial atención a las necesidades de las naciones en desarrollo.

R04.15.2 Reconocer y preservar el conocimiento tradicional y la sabiduría espiritual en todas las culturas, lo que con certeza contribuye a la protección ambiental y al bienestar humano.

R04.15.3 Asegurar que la información de vital importancia para la salud humana y la protección ambiental, incluyendo la información genética, se encuentre disponible en línea y en el dominio público.

R04.16 Consideramos Bienes Públicos de la Humanidad, las energías necesarias a la vida, la salud, y la educación, los medios de comunicación, la Internet, los correos y los transportes colectivos. Las medicinas producidas por laboratorios privados, después de cinco años deberían pasar a pertenecer al Bien Común de la Humanidad, y en caso de emergencias habría que hacerlas inmediatamente públicas.

R04.17 Las actividades petroleras y mineras y los agrocarburantes, deberían estar sometidos a un control estatal y social, en razón de los efectos dañinos que pueden tener sobre el Bien Común de la Humanidad y de la Madre Tierra.

R05. Principios e instrumentos alternativos a la globalización neoliberal: Deuda externa

R05.1 La actual crisis económica y financiera así como las crisis de deuda que han asolado a los países del Sur durante décadas, tienen su origen en el orden colonial, y en un sistema fundamentalmente defectuoso que se guía por la acumulación de capital. Este sistema prima la obtención de beneficios, y se basa en la explotación de las personas (trabajadores, consumidores) y del medio ambiente.

R05.2 Las relaciones de poder económicas y políticas entre el Norte y el Sur, entre instituciones globales de capital y los pueblos del Sur, han generado una deuda ilegítima o al menos artificialmente inflada. Ésta además involucra la colusión y colaboración de las élites del Sur, así como relaciones asimétricas entre los propios países del Sur. La deuda externa surge también como resultado del conflicto entre el sistema económico dominante, y la justicia ecológica, y los derechos ambientales y sociales.

R05.3 El sistema financiero (en sus articulaciones nacionales e internacionales) se debe transformar completamente, porque se ha convertido en una injusta y compleja estructura con su propia lógica, con sus propias prácticas y políticas internas. Con toda certeza, no se podrá lograr un sistema financiero justo y equitativo, a menos que también cambie el orden económico del que emana y en el que se apoya. La construcción de un nuevo sistema financiero, ha de ser parte de una agenda y un proceso más amplios, para definitivamente cambiar en profundidad el orden económico mundial.

R05.4 Consideramos que el sistema financiero debe ser transformado según principios básicos de finanzas éticas (finanzas responsables) y comercio justo (comercio comprometido), según lineamientos que a continuación se expresan.

R05.4.1 El capital y el sistema financiero, deben basarse y servir a la economía real (producción), así como a la reproducción y al bienestar social, y no sojuzgarse a los designios de la especulación y de la economía subterránea.

R05.4.2 Las instituciones financieras han de ser reguladas, y deben estar sujetas a estrictos controles y responsabilidad pública. Todos los aspectos de las operaciones bancarias, han de estar regulados y/o controlados públicamente. Los bancos e instituciones financieras deberían tener prohibido bajo apercibimiento de sanciones, realizar inversiones especulativas a corto plazo así como inversiones maliciosas (manifiestamente perjudiciales).

R05.4.3 El sistema financiero, los flujos financieros, y también las transacciones y procesos financieros, no deberían conllevar o reforzar o conducir a:
(A) La explotación y marginación de personas viviendo en situación de pobreza;
(B) La violación de algunos de los derechos humanos;
(C) El desarrollo de proyectos y/o de políticas, en algún sentido perjudiciales para las personas, comunidades, y/o medio ambiente;
(D) El malgasto de recursos públicos, el fraude, y/o la corrupción;
(E) Promover o inducir términos tremendamente desventajosos e injustos, y/o condiciones exageradamente onerosas (fuera de una razonable lógica comercial y financiera);
(F) Propiciar subversión de la soberanía y el derecho a la autodeterminación de los pueblos;
(G) Favorecer o inducir violación o atenuación de las obligaciones de los Estados para con sus ciudadanos.

R05.4.4 El escrutinio público de las instituciones y actividades financieras, se ha de basar muy especialmente en los principios anteriores.

R05.5 El sistema financiero debe apoyar y contribuir al desarrollo de la capacidad doméstica de las economías, para generar recursos financieros, y para alejar de la dependencia en las ayudas y préstamos, buscando fuentes de financiación alternativas. El sistema financiero no ha de conducir a la creación y acumulación de una deuda ilegítima y/o maliciosamente inducida.

R05.6 La transformación del sistema financiero, y el establecimiento de un orden económico alternativo, deben empezar a planificarse previniendo un daño mayor, tratando de reparar las injusticias que ha provocado, revertiendo el flujo masivo de recursos financieros del Sur al Norte, poniendo fin a las presiones de los gobiernos e instituciones financieras para colocar préstamos y con el objetivo de propiciar sus intereses económicos, geopolíticos, y/o militares, y finalmente, y también, acabando con o atenuando la dependencia de los gobiernos del Sur de los créditos y ayudas.

R05.7 Queremos destacar la importancia que tienen las siguientes demandas, especialmente a la vista de las múltiples crisis que actualmente confluyen a nivel mundial.

R05.7.1 Llevar a cabo auditorías integrales, participativas, y regulares, de todas las deudas que se reclaman a los países del Sur. Anular inmediatamente, repudiar, y/o no pagar, todas las deudas ilegítimas, y todas las deudas maliciosamente inducidas.

R05.7.2 Realizar reparaciones y restituciones de las deudas sociales, históricas, y ecológicas, que los gobiernos del Norte, instituciones financieras internacionales, y corporaciones privadas, deban a los pueblos del Sur.

R05.7.3 Los gobiernos del Norte, las instituciones financieras internacionales, y las grandes corporaciones privadas, tienen que y deben de asumir su responsabilidad en las múltiples crisis que se han sucedido en los últimos años. La actual crisis energética, climática, alimentaria, y económica, tiene responsables que pueden ser identificados, y que al menos en parte deben asumir los "costes" generados y hacerse cargo de las "reparaciones" que correspondan. Las respuestas a la crisis de civilización que nos está afectando, no deben consistir simplemente en generar más acumulación de deudas, para dejar tal vez así parte de los problemas a las próximas generaciones; "reparaciones" y "subvenciones" y "ayudas" a cargo de los verdaderos responsables de la situación generada, y no "préstamos" de auxilio, deben ser las principales acciones en respuesta a las emergencias a las que nos enfrentamos.

R05.7.4 Detener la imposición de todas las políticas que se apliquen en el Sur usando como palanca la "deuda", la "ayuda", u otros "flujos financieros". Estas exigencias muchas veces disfrazadas de recomendaciones y de cooperación, incluyen políticas sobre recursos naturales así como sobre cuestiones comerciales, geopolíticas, y militares, que favorecen mucho más al Norte desarrollado que al Sur en supuesto desarrollo.

R05.7.5 Abordar la problemática de la influencia y el dominio ejercidos por los prestamistas en lo que se refiere a los empréstitos. Establecer mecanismos justos y transparentes para la resolución de conflictos de deuda ("debt work-out"). Reforzar la capacidad de los gobiernos prestatarios de realizar acciones unilaterales para el repudio de deuda ilegítima.

R05.7.6 Desarrollar la capacidad de los países del Sur de movilizar los recursos internos para el desarrollo. Establecer y/o reintroducir controles sobre los movimientos de capitales. Acabar con las fugas de capital ilícitas o de otro tipo, acabar con los capitales golondrina y con los capitales especulativos. Asegurar justicia tributaria no solamente en cuanto a la base de cálculo, sino combatiendo la evasión fiscal, por ejemplo por la vía de la implantación de una fiscalidad automatizada, por la vía del establecimiento de procesos de cálculo y de recaudación impositiva muy automatizados. Revocar las políticas, leyes, tratados, y acuerdos, incluidos aquellos sobre comercio e inversiones, que inhiben o impiden o dificultan el aprovechamiento de los propios recursos existentes en los países periféricos. Regular mejor los tipos de cambio, a fin de frenar las ganancias exorbitantes en este tipo de transacciones. Orientarse al uso de dinero nominativo y virtual, con la finalidad de, en forma práctica y racional, poder lisa y llanamente nacionalizar la actividad bancaria, o sea poner los mercados de cambio en las manos exclusivas de los Estados.

R05.7.7 Constituir nuevos sistemas financieros internacionales basados en el marco y los principios aquí recién expuestos. Esto es una necesidad urgente. Instituciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, han de asumir su responsabilidad por las políticas que se llevaron a cabo, y que contribuyeron a la crisis actual y al aumento desmesurado de las deudas externas. Dado su historia de fracasos en la financiación al desarrollo, su cultura del secreto, y sus falencias en cuanto a claras rendiciones de cuentas, se ha de quebrar o cuestionar su poder, y sus líderes deberán responder y comparecer ante la justicia en casos justificados.

R05.7.8 Las políticas, las prácticas, y los procesos, de prestar y tomar prestado, han de ser analizados en profundidad y reformados, con el fin de consolidar un sistema de financiación soberano, democrático, racional, responsable.

R05.8 Consideramos que el análisis de la historia de la crisis del endeudamiento público en el Sur desde los años 80, ha demostrado que los gobiernos del Norte, las instituciones financieras internacionales, y por cierto también las instituciones bancarias privadas y las empresas financieras privadas, son los máximos responsables de la acumulación de deuda ilegítima e insostenible, por ser ellos mismos quienes en buena medida promovieron el endeudamiento. Quienes prestan deberían respetar ciertas obligaciones y normativas, con mecanismos reguladores sobre transacciones financieras que sigan las directrices que se indican a continuación.

R05.8.1 Protección de los derechos humanos y del medio ambiente; cumplimiento de las principales normas en derechos humanos y medio ambiente universalmente aceptadas.

R05.8.2 Respeto a la soberanía y la libre determinación, respeto a la propiedad pública, respeto a los procesos y espacios nacionales de toma de decisiones y de gestión política.

R05.8.3 Asegurando el consenso público y la transparencia, con participación parlamentaria y ciudadana, y con divulgación pública de la información.

R05.8.4 Adhiriendo y respetando a los pactos de integridad y anticorrupción.

R05.8.5 Diligenciando debidamente los estudios de viabilidad y evaluación previa (ex ante) de los proyectos. Monitoriando con los debidos resguardos el desarrollo de los proyectos, y deteniendo el desembolso de los créditos, en casos que los préstamos se usaren para otros fines diferentes de los acordados. Establecer los préstamos en divisas locales, así como los presupuestos de obras, para equilibrar los riesgos del mercado de cambios.

R05.9 Obviamente los Gobiernos del Sur también son corresponsables del problema de la deuda externa, y obligatoriamente deberían respetar ciertas normas, para asegurar transparencia, y para rendir cuentas a sus ciudadanos como corresponde. Cuando sea necesario pedir un préstamo, ya sea externo o interno, los Gobiernos deberían establecer políticas legales sólidas, regidas por los principios de la soberanía y la democracia, y siguiendo las normas, los estándares, y las obligaciones que se indican a continuación.

R05.9.1 Las prácticas y políticas de endeudamiento y pago de deuda, nunca deberían suavizar o atenuar la responsabilidad de los Gobiernos de:
(A) Mantener, proteger, y defender derechos básicos civiles, políticos, económicos, de los ciudadanos, así como cuidar tanto los aspectos socio-culturales como los medioambientales.

(B) Asegurar la justicia ecológica, y reconocer los límites de la biocapacidad de la Tierra.
(C) Perseguir el desarrollo, democrático, equitativo, y sostenible y primar las necesidades de bienestar de los ciudadanos, especialmente de los marginados, de los excluidos, y de las minorías.
(D) Ejercer un gobierno democrático y de accionar transparente, y en forma adecuada rendir cuentas a sus ciudadanos.
(E) Defender la soberanía nacional, y promover las relaciones internacionales basadas en el respeto mutuo y la solidaridad.

R05.9.2 Han de establecerse leyes reguladoras y mecanismos claros, comprensibles, y coherentes, sobre endeudamiento público y sobre pagos de deuda.

R05.9.3 Asegurar que la toma de decisiones es responsable y democrática, y también asegurar equilibrios y controles apropiados.

R05.9.4 Dar acceso total a la información, e implementar procesos transparentes y democráticos en cada fase.

R05.9.5 Implementar evaluación interna de los préstamos, y también por cierto de los proyectos financiados con préstamos; periódica y obligadamente establecer informes de progreso.

R05.9.6 Llevar registro eficiente y riguroso de todo, y establecer una buena gestión de datos históricos.

R05.9.7 Responsabilizar a los cuerpos oficiales y gubernamentales, por la ejecución y supervisión de los proyectos a su cargo.

R05.10 Necesitamos que se demanden restituciones, y que se señalen responsabilidades judiciales, a las personas e instituciones que permitieron fomentar y conceder créditos ilegítimos.

R05.11 La condonación de la deuda de los "Países Pobres Muy Endeudados" (HIPC) deberá quedar sujeta a inversiones en reforestación y conservación de la biodiversidad. Los países más pobres, con escasísimos recursos para inversiones internas, siguen enviando gran parte de sus presupuestos anuales - cinco veces más que la ayuda al desarrollo que reciben - a los países más ricos, con motivo del pago de intereses por deudas contraídas en el pasado de forma ilegítima. Se da con una mano lo que con creces se quita con la otra.

R05.12 La abolición de la deuda externa de los países debería ser autorizada, cuando el pago de la misma pone en peligro la vida de los ciudadanos y ciudadanas, e impide la satisfacción de sus necesidades básicas.

R05.13 Queremos la cancelación de la deuda global - una amnistía extraordinaria para deudores - en primer lugar, para liberar a millones de personas, negocios, y gobiernos, del rígido control de los acreedores parasitarios, exprimiendo hasta el último activo, y en segundo lugar, para restablecer la viabilidad de los deudores, permitiéndoles una vez más ser productivos y activos económicamente, y en tercer lugar, para restaurar el orden y la estabilidad en los balances del sector financiero, cuyo sustento no sería inmune a los efectos de una crisis de deuda severa y prolongada. La cancelación global liberaría a países ricos y pobres del cautiverio de la deuda.

R06. Principios e instrumentos alternativos a la globalización neoliberal: Comercio internacional

R06.1 Necesitamos una mayor apertura de los mercados para los países en vías de desarrollo, y en especial para las economías menos desarrolladas y frágiles. Necesitamos poner fin a la hipocresía de los países ricos, que exigen y recomiendan libre comercio, mientras ellos mismos protegen sus mercados en forma encubierta (por ejemplo con trabas sanitarias o medioambientales demasiado estrictas, con un complejo sistema de cupos diferenciales, etcétera) y/o en forma directa. Hacen falta reglas comerciales internacionales más justas, que permitan a los países en vías de desarrollo gozar de la oportunidad de también producir bienes y servicios de mayor valor añadido, para poder exportarlos al mundo desarrollado o a los mercados que lo requieran sin mayores trabas. Necesitamos así un comercio internacional realmente al servicio del desarrollo de los pueblos, y que implemente un intercambio que permita que cada país y cada región geográfica produzcan aquello para lo que se es más eficiente, según sus recursos naturales y sus infraestructuras, y según la capacitación y vocación y tradición de su gente. Pero atención, no nos quedemos en la petición, esperando buena voluntad y comprensión y juego limpio de todas partes. El egoísmo está en todos lados a flor de piel, así que este objetivo deberá ser refrendado por normativas claras que penalicen desvíos que se aparten de lo que viene de expresarse. Análisis caso a caso podrán ser previstos y resueltos en la Organización Mundial de Comercio (OMC). Pero también y a nivel global, a nivel de por ejemplo las cifras anuales de exportaciones e importaciones de cada país, también se podrá implementar un procedimiento que penalice tanto el exceso de importaciones respecto de las respectivas exportaciones, como el exceso de exportaciones respecto de las respectivas importaciones; así y a través de una nueva arquitectura financiera internacional, se podrá incentivar un mayor equilibrio de los intercambios internacionales globales, implementando penalizaciones monetarias a los desequilibrios de cualquier signo.

R06.2 Queremos reforzar mecanismos de comercio justo, en el sentido amplio del término, potenciando la denominación de origen, los derechos de los productores y trabajadores, la protección medioambiental y la calidad de los productos. Además, por distintas vías permitir a los productores participar cada vez más en la cadena de valor añadido y en el cuidado del medio ambiente, y no limitándolos a la mera producción de materias primas.

R06.3 Queremos un "Acuerdo Internacional sobre Inversiones" que evite la amenaza y las presiones de los "Acuerdos Multilaterales sobre Inversiones". Aquí se debe incluir compromisos serios por parte de los países receptores (necesitados de capital) y de la empresas inversoras, en el que todas la partes, incluida la población, salgan beneficiadas. El acuerdo deberá establecer un marco general, para todo tipo de inversión, estableciendo condiciones laborales mínimas, respeto medioambiental, pago de derechos y beneficios comunitarios, etcétera.

R06.4 Queremos reinventar la cooperación global, de forma que tenga objetivos y calendarios claros, financiación pública y privada compartida, participación global de todos los países, incluyendo gobiernos nacionales, instituciones internacionales, el sector privado, y las organizaciones académicas y no gubernamentales.

R06.5 Queremos Planes Nacionales y Regionales de Erradicación de la Pobreza, con financiación y preferencias comerciales en base al monitoreo y superación de los Objetivos del Milenio. La ayuda internacional (AOD) debe guiarse hacia la consecución de objetivos bien definidos. Estos planes deben evaluar bien las necesidades de cada país, los obstáculos a superar y el impacto de diferentes medidas y políticas, buscando alcanzar niveles concretos de desarrollo de infraestructuras básicas, y de satisfacción de las necesidades básicas humanas.

R06.6 Queremos la creación de Fondos Mundiales específicos, de forma que los gobiernos puedan acceder a financiación sólida y barata, así como a asistencia técnica, para llevar a cabo proyectos de desarrollo concretos.

R06.7 Consideramos prioritario alcanzar la soberanía alimentaria en cada país, apoyando la producción agrícola del campesinado, para que no tenga que emigrar, y de paso, así evitando que el control de los alimentos quede en unas cuantas corporaciones transnacionales. Hay que legislar para que no se especule con los alimentos, ya que así se provocan las hambrunas. Hay que legislar para eliminar el derecho de propiedad intelectual sobre plantas y animales.

R06.8 Consideramos que los mercados solidarios - que dependen de la voluntad de productores, distribuidores, y consumidores unidos, y que conforman parcial, complementaria, o totalmente sistemas de intercambio - no son públicos ni privados, sino sociales. Tanto si son a nivel local o a nivel grupal y comunitario, tanto si son a nivel de redes o de redes de redes.

R06.9 Consideramos que las acciones y los resultados de los organismos internacionales, están demostrando con claridad, que es necesaria e imprescindible una reforma sustantiva de la arquitectura financiera internacional, aplicando un nuevo modelo que tenga entre sus bases significativas, un real equilibrio de los intercambios, según las distintas zonas geográficas y al interior de cada una de las fronteras nacionales.

R06.10 Consideramos indecente que el comercio del dinero goce de un estatus destacado en los textos económicos, las políticas gubernamentales, y la gestión empresarial. La visión convencional es que "más es mejor": Más crecimiento económico medido por el PIB, más bienes, más dinero, más inversiones, más dividendos, más puestos de trabajo, todo visto impulsado por un mayor comercio. Sin embargo, más crecimiento del PIB basado en el dinero no siempre es mejor. También puede ser crecimiento sin empleo o dañando nuestro medio ambiente y la calidad de vida. Más comercio mundial a menudo perjudica a las comunidades locales, a las culturas, y causa graves trastornos sociales y pérdidas de empleo.

R06.11 Consideramos que el comercio internacional debe tender al equilibrio. Un país con una deuda excesiva deberá pagar una tasa por su deuda, pues no es una situación deseable. Pero ese "coste" no deberá ir, como ahora, a beneficiar a los países ricos (a los países acreedores), sino que deberá integrarse a un fondo internacional cuyo destino final puede, por ejemplo, ser predominantemente dirigido a preservar al medio ambiente, y a apoyar a los sectores sociales más débiles y desfavorecidos, o también para apoyar la construcción aquí y allá de infraestructuras básicas.

R06.12 Consideramos que hay que agilizar y renovar de una manera novedosa, toda la base operativa de nuestras relaciones de intercambio, pasando a usar contratos digitales, concretando cumplimientos contractuales y fiscales en forma ágil, muy automatizada, para defender a la sociedad de una manera efectiva y práctica, de desvíos como el narcotráfico, el contrabando, la especulación, las ilegalidades y los sobornos, el tráfico de influencias y las contrataciones complacientes, las estafas, los robos y las irregularidades e injusticias en el ámbito de la seguridad social.

R06.13 Hay que preparar y poner al Estado para el servicio de los pueblos y las naciones, teniendo como objetivo o como condición reintegrar las riquezas y los bienes de la naturaleza, que son recursos comunes a todos, que son bienes públicos. Cada nación debe ejercer el control sobre sus riquezas naturales y energéticas, para beneficio de sus propios pueblos. En este marco se puede intercambiar solidariamente con otros pueblos el uso y usufructo de estas riquezas, sin la intermediación o con poca injerencia de las corporaciones transnacionales.

R06.14 Hay que recuperar las recomendaciones contenidas en la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo: "1.2 El derecho humano al desarrollo implica también la plena realización del derecho de los pueblos a la libre determinación, que incluye, con sujeción a las disposiciones pertinentes de ambos Pactos Internacionales de Derechos Humanos, el ejercicio de su derecho inalienable a la plena soberanía sobre todas sus riquezas y recursos naturales". Articulo VIII: "Deben hacerse reformas económicas y sociales adecuadas, con el objeto de erradicar todas las injusticias sociales". Esta declaración fue adoptada por la Asamblea General de NNUU en su resolución 41/128 de fecha 4 diciembre 1986, y debe implicar a la comunidad internacional y también a cada Estado nacional soberano, para que se tomen medidas unilaterales basadas en el derecho internacional.

R06.15 Consideramos que aunque formalmente la Organización Mundial del Comercio puede parecer democrática y transparente, de hecho no es así: Sus miembros se reúnen a puerta cerrada; Toman decisiones inapelables que afectan a los países y a la democracia misma, puesto que provocan cambios en la legislación de los países; No tiene reglas sobre el trabajo infantil ni sobre las condiciones de trabajo; Sólo miran los intereses de las corporaciones transnacionales, o al menos parecen ubicar allí las prioridades; Parecen tener el objetivo de lograr que las grandes corporaciones gobiernen el mundo y, de hecho, ellas así ya lo hacen.

R06.16 Hay que intensificar los esfuerzos regionales y gubernamentales en el seno de las Naciones Unidas, para instaurar un "Código de conducta internacional para las empresas transnacionales", concerniente a las condiciones de trabajo y a la protección del medio ambiente.

R06.17 Queremos un aumento de la ayuda oficial al desarrollo, para que las sumas asignadas lleguen al 0,7% del PIB de los países más industrializados (en 2010, los países del OECD sólo dedicaron 0,35 %, la mitad del compromiso), y comenzar así a formar un fondo de reparación, por los daños causados a los pueblos del Sur durante los últimos 5 siglos de pillaje y dominación por parte de las potencias del Norte.

R06.18 Hay que devolver a los pueblos del Sur los bienes mal adquiridos por las élites dominantes, que en muchos casos los invirtieron en los países del Norte y en los paraísos fiscales.

R06.19 Consideramos que como las empresas multinacionales pueden huir en cualquier momento, como pueden retirarse llevándose inversiones y beneficios, y sin responsabilidades para con las comunidades locales, los gobiernos y organismos internacionales deberán convenientemente regular las conexiones y las rendiciones de cuentas de las empresas multinacionales a las comunidades locales, para la justa reparación de los eventuales perjuicios.

R06.20 Consideramos que las políticas coordinadas deben centrarse en el crecimiento guiado por los salarios, lo que requiere una redistribución progresiva a nivel mundial, así como dentro de los países, y cambios en los sistemas de producción que cumplan con los requisitos de estilos de vida más sostenibles. Para ello es necesario permitir que las cuentas comerciales y de capital se manejen de forma diferente, y fomentar la diversificación del comercio y las inversiones fuera de los patrones existentes.

R06.21 Consideramos que los países ricos deben admitir que los países en desarrollo necesitan más proteccionismo del que ellos hacen. La Ronda de Doha, que es el último empuje de los países ricos para la liberalización del comercio en los países en desarrollo, debe ser inmediatamente detenida o al menos reestructurada. Una nueva ronda de negociaciones comerciales debe comenzar, que revierta muchas de las medidas de liberalización comercial excesiva, y además creando más "espacio político" para los países en desarrollo.

R07. Principios e instrumentos alternativos a la globalización neoliberal: Instituciones económicas internacionales

R07.1 Las consecuencias del rol asumido por el FMI y las recomendaciones hechas por esta vía a los países miembro, condujeron a que dos décadas de recuperación económica de América Latina no hayan podido aprovecharse para mejorar la calidad de vida de los más necesitados, a través de un real fortalecimiento de las economías; y ello era de esperar, y ello era de suponer, pues la acción del FMI se orienta fundamentalmente a mejorar la macroeconomía, sin preocuparse en forma especial por los aspectos sociales. El creciente ahorro nacional, fruto del sacrificio de la población, resultó de un proceso general de acumulación obligado, que servía como requisito para recibir recursos del FMI, y como aval para otros créditos de la banca multilateral, orientados todos ellos a financiar un supuesto desarrollo económico que estaba, más bien, sujeto a condicionamientos externos y a intereses foráneos. Tanto el FMI como el Banco Mundial, juegan sin duda un papel complementario para el mantenimiento de los esquemas vigentes de explotación para unos cuantos y de beneficio para unos pocos, tanto en la escala global como en la local. Pero atención, no echemos todas las culpas al FMI, al BM, y a sus técnicos, pues se ha ordenado a estas instituciones que actúen con la finalidad de cumplir ciertos objetivos, pero sin poder modificar la arquitectura y la ingeniería de base del ordenamiento financiero internacional. El mecanismo realmente tramposo es el propio sistema monetario internacional, y obviamente el FMI y el BM no pueden obrar milagros en el marco de actuación en el que se les obliga a proceder.

R07.2 Con toda evidencia, se necesitan profundas reformas en la gobernanza de las Instituciones Económicas Internacionales así como en los organismos de normalización, como el "Comité de Basilea de Regulación Bancaria". Ahora estamos en un momento particularmente favorable, para refundar o reestructurar los organismos surgidos de los "Acuerdos de Bretton Woods".

R07.3 Por cierto y mientras no sea posible introducir reformas profundas, modificaciones de menor porte como un aumento de cuotas en el FMI, particularmente para las principales economías emergentes, y una dilución del poder de veto de los Estados Unidos de América, naturalmente podrían ser cuestiones positivas. Un FMI reformado que pueda otorgar más préstamos a las economías emergentes más pobres, que ahora están escasas de financiación bancaria, es otro aspecto positivo que podría ser encarado. Pero no nos engañemos con reformas a medias. Ello es lo que EEUU y otros países poderosos buscan que hagamos los países periféricos: Poner nuestro foco de atención en aspectos de menor importancia. Ese es el "dulce" con el que quieren calmar nuestro "llanto".

R07.4 Consideramos que la Asamblea General de la ONU, en colaboración con el ECOSOC y con otros organismos de la familia de las Naciones Unidas, como la Organización Internacional del Trabajo, deberían asumir un rol principal, en la supervisión y evaluación de estas instituciones y estos organismos financieros multilaterales, de sus decisiones, de las consecuencias inducidas, para justipreciar los impactos sociales y económicos que pudieran provocarse, incluyendo el crecimiento, el desempleo, y la pobreza. Para cumplir con estas nuevas responsabilidades, tiene que haber reformas en la relación entre la Asamblea General de Naciones Unidas y la Instituciones Financieras de Bretton Woods, así como con las instituciones de reglamentación, para mejorar las rendiciones de cuentas que se ofrecen a la comunidad internacional.

R07.5 Queremos la reforma total de las Instituciones Internacionales, tanto del Banco Mundial, como del Fondo Monetario Internacional y de la Organización Mundial del Comercio, que deben experimentar un proceso de mayor democratización en su toma de decisiones, y un replanteamiento de sus paradigmas económicos, asimilando la realidad de los países pobres, y poniendo el desarrollo humano a escala global por encima de todas sus acciones y recomendaciones. Y siempre recordando que el deber de estas instituciones es con los gobiernos y sus ciudadanos, y no con intereses empresariales privados.

R07.6 Queremos reemplazar instituciones como el BM y el FMI con instituciones internacionales realmente democráticas, y que respeten la carta magna de las Naciones Unidas, y todos los pactos y tratados internacionales sobre derechos humanos.

R07.7 Conviene retomar y reponderar la propuesta de John Maynard Keynes sobre una Organización Internacional del Comercio, reemplazando o reestructurando la actual Organización Mundial del Comercio (OMC).

R07.8 Queremos la creación de un observatorio internacional sobre la gestión de los organismos internacionales, con el objetivo de evaluarlos, en forma independiente y sin conflicto de intereses. Un centro de observación del ejercicio, las responsabilidades, y la transparencia, con un nuevo enfoque, para superar la posición de dominio, el poder de veto, los privilegios, y las inmunidades, que se otorgan o niegan en base a intereses.

R07.9 Consideramos que necesitamos instituciones internacionales que sean más eficaces, y en particular que sean capaces de:
(A) Disponer de fondos suficientes para procurar correcta alimentación a escala mundial y para la lucha contra el Sida (sumas realmente insignificantes, si las comparamos con la cuantía de los fondos de "rescate");
(B) Activar los Objetivos del Milenio, especialmente la lucha contra la pobreza, redefiniendo plazos y cantidades, y otorgando, por fin, las ayudas prometidas al desarrollo, acompañadas de la cancelación de la deuda externa de algunos países, para que, entre otros aspectos positivos, la emigración sea en lo sucesivo voluntaria y no forzada;
(C) Convocar una cumbre de las Naciones Unidas, en las que no se escatimen, como se hizo en el año 2005, los fondos destinados a la erradicación del hambre (no había medios más que para "reducir los hambrientos a la mitad en el año 2015");
(D) Considerar rápidamente la inmediata aplicación de fórmulas, como las tasas sobre transacciones de divisas, propuestas aprobadas por las Naciones Unidas, y contenidas en la Declaración sobre fuentes innovadoras para el financiamiento de la "Iniciativa contra el hambre y la pobreza", suscrita el 24 de septiembre de 2008 en Nueva York.

(E) Reducir el impacto de catástrofes naturales y provocadas, mediante la puesta en práctica de las propuestas del decenio (1989-1999) de las Naciones Unidas, y de las recientes disposiciones al respecto de la Unión Europea (GAP), para evitar los efectos de episodios recurrentes (huracanes, inundaciones, incendios, etcétera) que siguen hallando, incluso en los países más desarrollados tecnológicamente, una falta total de preparación con una gran vulnerabilidad social.
(F) Atención prioritaria deberá ser dada a África, eliminando con apremio la vergüenza que representa la explotación en el Congo en territorio Kivu, del coltán (mineral de columbita-tantalita, empleado en ordenadores y telefonía móvil), así como de situaciones como la de Angola -con tantas riquezas explotadas, con tanto petróleo y quilates retirados de su subsuelo- mientras la población malvive con menos de 2 dólares al día.

R08. Principios e instrumentos alternativos a la globalización neoliberal: Nueva arquitectura financiera regional

R08.1 Las posibles nuevas arquitecturas financieras regionales sin duda tienen enorme trascendencia, por el efecto ejemplo o prueba o ensayo que ellas bien podrían consolidar y transmitir. En efecto, no podemos negar importancia a un eventual y amplio acuerdo que derivara en un nuevo y conveniente ordenamiento financiero internacional. Pero seamos realistas, conseguir este acuerdo, conseguir este consenso, muy posiblemente va a ser imposible en la sociedad de nuestra época, porque no se van a lograr las adhesiones políticas necesarias. Pensemos por un momento. La actual arquitectura financiera internacional es notoriamente asimétrica, porque divide a los países en dos grupos: (1) Aquellos cuyas monedas nacionales son aceptadas como divisas de reserva (de hecho dólar estadounidense y euro); (2) El resto de los países y territorios del mundo. Y esta asimetría en la parte operativa notoriamente induce asimetría en cuanto a la distribución de ciertos beneficios. En la parte financiera, no se tratan a todos los países por igual, y en buena medida ello genera o induce muchos de los desequilibrios y de las injusticias que se observan en nuestros días. En conclusión, los llamados países del Primer Mundo, con EEUU a la cabeza, muy probablemente se negarán a aceptar un cambio radical y profundo del orden financiero internacional, y en todo momento seguramente abogarán por conceder pequeños cambios operativos, y/o acordar algunos privilegios o salvaguardias especiales a los países más pobres y comprometidos. Y ante esta presunta y cruda realidad: ¿Qué podría hacerse? Una salida posible es renunciar en un inicio a un cambio estructural importante del sistema surgido de los Acuerdos de Bretton Woods, pero promover acuerdos regionales entre países que ataquen la cuestión de los intercambios comerciales y de las transferencias de capitales. Y en el sentido que acaba de expresarse, dos orientaciones son posibles: (A) Ordenar comercio y transferencias entre los países participantes del acuerdo, entre los países miembro, y dejando intocada la cuestión de las transferencias con el resto de los países del mundo; (B) Profundizar un poco más el acuerdo regional, haciendo que todo pase por el nuevo conducto regional, y en dicho conducto establecer una puerta de vaivén que sirva para conectar la economía regional con la economía del resto del mundo. En resumen, resultará conveniente promover y ensayar nuevas arquitecturas financieras regionales, y atención preferente deberemos dar a este asunto.

R08.2 Un camino alternativo e innovador para inspirar otras regiones del mundo, es la Nueva Arquitectura Financiera Regional en la que participan Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Uruguay, y Venezuela, que plantea una banca de desarrollo de nuevo tipo, con otras prioridades basadas en la construcción supranacional de soberanías alimentarias y energéticas, así como en la producción de medicamentos, en la financiación de la economía popular, en la constitución de una masa crítica de ciencia y tecnología, en un diálogo de saberes relativos a los conocimientos ancestrales y a lo mejor de los avances mundiales, y en el fortalecimiento de otro tipo de infraestructura para propiciar la complementariedad de los aparatos productivos. Atención especial debe darse a los estudios en curso que se orientan al no uso del dólar estadounidense como unidad de cuenta y como dinero de compensación de los intercambios.

R08.3 Una Nueva Arquitectura Financiera Regional (NAFR) en América Latina, está poniendo en marcha un sistema nuevo de Banca Central, superando el dogmatismo neoliberal, y desarrollando una soberanía monetaria y macroeconómica con la conformación de Fondos de Estabilización y Desarrollo alternativos al FMI, que desplieguen medios de pago alternativos a nivel supra y subnacional, para auspiciar otras lógicas productivas en una red de redes que establezcan las bases de un nuevo orden monetario en la región. En América Latina, los proyectos del Banco del Sur, del Banco del ALBA, la moneda regional, y el Fondo del Sur, por ejemplo, marcan la línea planteada y establecen una esperanza.

R08.3.1 La propuesta de Nueva Arquitectura Financiera Regional (NAFR) se plantea como respuesta a las circunstancias de desprotección en las que estos países les toca ahora enfrentar la crisis financiera internacional, para así intentar defender las condiciones de vida y seguridad de sus poblaciones. La Nueva Arquitectura Financiera Regional se podría sustentar al menos en tres pilares: El Banco del Sur, el Fondo Común de Reservas del Sur, y el SUCRE (Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos). Ellos configuran un nuevo esquema financiero, orientado a canalizar los propios recursos de la región hacia los requerimientos de desarrollo que no han podido ser atendidos desde la acción de otros organismos multilaterales.

R08.3.2 La NAFR parte de la necesidad de transformar la actual banca de desarrollo y de redefinir su papel, y sitúa al Banco del Sur como el corazón de ese cambio. Concebido como un banco multilateral, con prioridades distintas de las hoy aplicadas por otros mecanismos, y que actúa guiado por un nuevo concepto de soberanía supranacional, o soberanía de la patria grande. Soberanía alimentaria y energética, soberanía de los recursos naturales, de la salud, y del conocimiento, son los criterios sustanciales para el impulso del desarrollo que se podría dar desde el Banco del Sur.

R08.3.3 El Banco del Sur trata de inducir un cambio de lógica y de modalidades de operación. A diferencia de la práctica de la banca de desarrollo convencional, se pretende reducir la utilización de divisas clave, especialmente del dólar estadounidense, para así minimizar las perjudiciales y acumulativas consecuencias de esa dependencia. Así por ejemplo, si un país socio requiere un crédito, un tramo de éste podría ser en dólares para importar tecnología desde los países desarrollados (desde el Norte), pero habrá otros segmentos que se concedan en las monedas nacionales de los países socios, para así promover la importación de sus productos o la contratación de sus empresas. Esto podría generar una dinámica de mercados regionales, para sostener procesos de desarrollo autónomos, y al margen de las problemáticas y de los vaivenes de la economía mundial. Otra cosa importante de la orientación señalada, es ir acostumbrándonos poco a poco a no medir todo en dólares estadounidenses. Y es que en la economía y en las finanzas, también tenemos poco a poco que introducir este cambio cultural, si es que en América Latina deseamos superar nuestra dependencia de los países del Primer Mundo.

R08.3.4 El otro pilar de la NAFR sería el SUCRE (Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos) que consiste en un sistema de compensación de pagos entre los distintos bancos centrales. El SUCRE es básicamente un sistema recíproco de tarjetas de crédito, que se abren unos bancos centrales a otros, para hacer transacciones de pagos y cobros en las operaciones de comercio internacional, y sin la necesidad de utilizar dólares de EEUU. En lugar de ello, el sistema emplea una unidad de cuenta común o moneda fiduciaria electrónica, que sirve para la valoración de los pagos internacionales. El sistema maneja un registro contable de cuánto vende y cuánto compra cada país, y al final se pagan únicamente los saldos netos. Este mecanismo, a más de favorecer la utilización de las monedas locales de los países-miembro para la realización de los pagos internacionales, presenta una serie de beneficios, entre los que se destacan:
(A) Minimiza los costes que implica utilizar el dólar u otra moneda extranjera, como intermediario para los pagos de comercio exterior entre los países.
(B) Reduce tiempos y costes de transacción, al no tener que pasar por las largas cadenas de bancos corresponsales, como sucede con los sistemas de pagos internacionales convencionales.
(C) Disminuye la necesidad de divisas públicas y privadas para la realización de pagos de comercio exterior, a la vez que origina una disponibilidad adicional de recursos, y por lo tanto, potencia el comercio entre los Estados Parte.

R08.3.5 El otro pilar de la NAFR es el Fondo Común de Reservas del Sur. Este fondo está encaminado a propiciar la estabilidad monetaria y cambiaria de los países miembro, mediante el diseño de instrumentos dirigidos a mantener las reservas internacionales en niveles adecuados, en caso de enfrentar impactos derivados de crisis financieras locales o externas. Una gestión común de las reservas de los países-miembro, permitirá que América Latina no tenga que acumular reservas para mantenerlas en los mercados financieros del Norte, y podrá así usar estos recursos en infraestructuras, carreteras, colegios, hospitales, puertos, o en muchas otras obras que hacen falta en los países de la región latinoamericana.

R09. Principios e instrumentos alternativos a la globalización neoliberal: Estrategias de transformación

R09.1 Queremos alejarnos del reduccionismo económico al que mayoritariamente se orientó la izquierda global en la era neoliberal, muy agresiva en protestas, muy hiriente en discursos, pero muy pobre en propuestas viables. Debemos revalorizar la política. Debemos apoyar el buen funcionamiento de los partidos políticos. Los políticos deben recuperar su protagonismo de antaño en cuanto a debates y en cuanto a semillero de ideas. Y la ciudadanía debe buscar las vías para estar más activa que nunca, y con más posibilidades de efectiva participación y construcción.

R09.2 La prosperidad y la felicidad depende en parte de nuestra capacidad y nuestra habilidad para participar en la vida social. Debemos prestar buena atención a los recursos sociales e institucionales subyacentes en nuestro entorno más inmediato. Crear comunidades sociales resistentes y sólidas, es particularmente importante para hacer frente a los desequilibrios externos que puedan plantearse.

R09.3 Consideramos que gran parte de las propuestas reunidas en el llamado "Consenso de Barcelona" serán rechazadas por EEUU así como, muy posiblemente, también por algunos gobiernos europeos. Habrá que comenzar el cambio de sistema en base a un reducido número de países, dejando abierta la puerta a la ampliación progresiva de este grupo inicial. Las grandes ventajas y eficiencias que posiblemente se derivarán de las innovadoras reformas propuestas, provocarán que los nuevos sistemas progresivamente se afirmen y se amplíen, y se generalicen, terminando tal vez en los hechos por ser sustancialmente mundiales.

R09.4 Consideramos que la actual desconexión y fragmentación del sur, permitirá con tal vez reformas y estrategias no excesivamente significativas, incrementar los intercambios comerciales sur-sur, y lograr menor dependencia política como fruto de la diversificación, afirmando así posiciones propias y originales frente al norte desarrollado y poderoso, reforzando capacidades productivas y tecnológicas nacionales, en fin, tomando cierta distancia frente a las estrategias corrientes y contemporáneas de la globalización.

R09.5 Consideramos que la historia no es lineal. Se hace por rupturas provocadas por la acumulación de energías, de ideas, de proyectos, de sueños e ideales, que en un determinado momento con fuerza cuajan e introducen una ruptura, un punto de inflexión, y entonces los nuevos enfoques irrumpen con vigor suficiente como para imponerse, y como para establecer nuevos paradigmas. Y entonces otra cultura comienza. Y entonces, quimeras e ilusiones que parecían imposibles comienzan a hacerse realidad.

R09.6 Queremos que la economía funcione en base a principios éticos, para así permitir garantizar la justicia en toda su concepción imaginable, y para así defender los derechos de alimentación, educación, y vivienda, de las poblaciones pobres, y particularmente de las comunidades indígenas. Hay que impulsar los procesos de evolución de estas comunidades conducidos por ellas mismas.

R09.7 La posibilidad de una alternativa se construye, en primer lugar, desde la defensa de la capacidad de los pueblos para decidir. Y un elemento crucial de esa capacidad, depende de los márgenes de maniobra con que cuenten las naciones en el plano macroeconómico. El papel histórico que ha cumplido el neoliberalismo en el desmantelamiento de esas capacidades, y en el debilitamiento de los aparatos productivos y de las fuerzas sociales en el Sur, debe ser respondido con la creación colectiva y simultánea de nuevas capacidades, desde la perspectiva del desarrollo de una soberanía de nuevo tipo, ya no basada particularmente en los pequeños estado-nación del pasado, sino potenciada en el fortalecimiento de identidades supranacionales, continentales y regionales, como pilares constituyentes de un mundo más democrático y multipolar.

R09.8 Consideramos que el actual sistema económico, político, social, y cultural, centrado en la ganancia y la riqueza y el poder para unos pocos, está llegando a su fin. Nos urge decidir entre todos, las nuevas formas de procedimientos y de valores que tendremos que concretizar, que aplicar, que sentir, que vivir.

R09.9 Queremos establecer un diálogo efectivo entre la economía pública, la economía privada, y la economía social -que incluya a la ciudadanía organizada- para establecer funciones, responsabilidades, límites, entre la economía privada y la pública. Nuevas leyes serán necesarias para encausar complementación, cumplimiento, evaluación, rectificación, control, etcétera, definiendo un nuevo modelo económico nacional e internacional bajo supervisión ciudadana.

R09.10 Consideramos que a partir de Observatorios Ciudadanos, habrá que organizarse para revisar el funcionamiento de los gobiernos, para eliminar gastos improductivos, reducir derroches, y eliminar privilegios.

R09.11 Consideramos que el actor clave para producir el cambio es la propia sociedad civil, es el llamado poder ciudadano, somos cada uno de nosotros. Cualquiera puede generar un cambio descomunal y ser un factor desequilibrante, si en vez de sumisamente adaptarse a condiciones a veces indignas y humillantes, intentamos ser coherentes con nuestros propios pensamientos básicos, con nuestras propias elucubraciones profundas y altruistas, nosotros mismos comportándonos de acuerdo con lo que queremos y podemos y necesitamos para nosotros mismos y para nuestros pares, como hicieron y hacen tanta gente normal, tanta gente común y corriente que a veces y por circunstancias bastante fortuitas adquiere luego notoriedad, tales como Mohandas Karamchand Gandhi (más conocido como Mahatma Gandhi y que apoyó abiertamente a las castas más bajas de la sociedad india), Rosa Parks, el propio Martin Luther King (un pastor bautista en su inicio bastante desconocido), Agustí Chalaux, etcétera.

R10. Principios e instrumentos alternativos a la globalización neoliberal: Necesidad de nuevos modelos

R10.1 Consideramos que lo más dramático de las problemáticas que nos afectan en este inicio del siglo XXI, radica en que las actuales estructuras sociales y productivas se encuentran bastante desgastadas, sin que ninguna alternativa suficientemente vigorosa, elaborada, racional, e innovadora, se presente y se discuta a los más altos niveles de decisión.

R10.2 Consideramos que no sólo necesitamos regulación. Queremos elaborar alternativas y nuevos parámetros para una salida post-capitalista real. Los nuevos parámetros tendrán que cumplimentar cinco elementos esenciales que podrían dar coherencia a las nuevas iniciativas que intentan construir alternativas:

R10.2.1 El uso responsable y sostenible de los limitados recursos naturales. Ir más allá de la explotación y fortalecer una relación de respeto y sinergia con la naturaleza. Esto significa una nueva filosofía de la relación entre seres humanos y la tierra, lejos del concepto de explotación de la naturaleza como una mercadería, y acercándose al respeto por la naturaleza como fuente de vida.

R10.2.2 Resituar la economía en su sitio apropiado en la sociedad como un todo, abandonando la visión reduccionista que la convirtió en el principal foco de la coexistencia humana. La economía debe respetar valores pero no ser una fuente de valores; debe ser considerada como la actividad que crea las bases para la vida física, cultural y espiritual de todos los seres humanos del planeta, a la vez que respeta las normas sociales y medioambientales. Necesitamos establecer la prioridad del valor de uso sobre el valor de cambio. Pasar de la producción de valor añadido para el interés privado, a la actividad que produce las bases para la vida - física, cultural y espiritual - para todos los seres humanos en el mundo.

R10.2.3 Extender la democracia a todas las relaciones e instituciones sociales. No sólo debe ser aplicada y fortalecida en la arena política, con una nueva definición del Estado y de las organizaciones internacionales, sino también extendida a las esferas de la economía, de las finanzas, de la cultura y de la relación entre hombres y mujeres, de forma que se convierta en un valor universal y permanente. Esto significa un nuevo acercamiento de los individuos a la sociedad, pero también una nueva concepción del Estado.

R10.2.4 Construir un "ethos" mínimo fundamentado en el intercambio multicultural y las tradiciones filosóficas y religiosas de las gentes, para que puedan participar en definir el bien común de la Humanidad y en desarrollar nuevos valores. Una nueva filosofía de vida basada en la idea de "bien vivir" en vez de "bien estar" o de "tener más".

R10.2.5 Fortalecer una visión espiritual del mundo que facilite la búsqueda humana de un sentido trascendente de la vida, de la obra creativa de los seres humanos y de nuestra breve aparición en este pequeño planeta.

R10.3 Consideramos que el bienestar personal, social y planetario sólo puede conseguirse si se convierten en realidad estos cinco elementos esenciales. Esto sería posible gracias a una economía que aportara suficientes y decentes provisiones para toda la comunidad, en la que los seres humanos vivieran en harmonía, con la naturaleza y con la Totalidad (the Whole en inglés) de la cual somos una parte. Estos son los fundamentos para una biocivilización que dé un papel central a la vida, a la Tierra y a la humanidad, cuyos ciudadanos sean hijos e hijas de la alegría en vez de la necesidad.

R10.4 Queremos participar en la elaboración y deliberación sobre nuevos modelos que permitan la transición hacia sociedades con menos producción y menos consumo (volver a lo local y a lo regional) que tengan en cuenta:

R10.4.1 Aceptar los límites planetarios (pasar de la eficiencia a la suficiencia para el bienestar).

R10.4.2 Buscar la equidad, que conlleva la paz.

R10.4.3 Reemplazar los valores de codicia por solidaridad, de competencia por cooperación, de acumulación por compasión.

R10.5 Consideramos que algunas de las problemáticas que más están afectando hoy día en nuestros niveles decisorios, y que en buena medida están dificultando una adecuada y rápida toma de adecuadas medidas en el ámbito internacional y mundial, son ellas la corrupción, la deshonestidad, el egoísmo casi sin límites, la predisposición a dar y a recibir sobornos, la indiferencia frente a muchas de las desgracias ajenas. Pero no hagamos la del avestruz, no apreciemos la realidad y las dificultades solamente en forma parcial. Las problemáticas señaladas no afectan únicamente a nuestros gobernantes y a la tecnocracia de los organismos internacionales. Esos desvíos no solamente son constatables en los grandes centros del poder financiero o en el seno de las familias más acaudaladas, pues ellos permean todos los niveles y ámbitos de nuestra sociedad, y todas las zonas geográficas. No nos engañemos a nosotros mismos, haciendo llamados a la solidaridad y al altruismo, o confiando en una mejor educación en valores. La corrupción, el amiguismo, la deshonestidad, el egoísmo, la arbitrariedad, la ilegalidad, la actuación encubierta y mezquina, en mayor o menor grado están instalados por todos lados, y poca cosa podremos hacer en pro de la construcción de una sociedad más justa y solidaria, si al menos medianamente no logramos corregir estas inconveniencias. Tal vez la única forma de incidir satisfactoriamente en cuanto a lo planteado, sea avanzar en la transparencia de nuestra actuación social en niveles muy avanzados, reformando sustancialmente nuestra operativa socioeconómica de base al introducir las monedas nominativas y con trazabilidad, o sea al introducir el dinero telemático.

R10.6 Consideramos que nuestro objetivo principal debe ser demostrar que lo que estamos proponiendo no es ni utópico ni excesivamente idealista. Queremos demostrar que estamos planteando un sistema alternativo aplicable. Si no realizamos esta lucha de ideas y de valores, no se considerarán las propuestas de forma "seria" y no seremos capaces de convencer.

Juan Carlos Anselmi Elissalde.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto