Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevo apartado:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentrs españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Santiago Vidal: «Ya firmo poder mostrar el DNI de la República catalana en el 2020».

Diario de Girona. Domingo, 12 de octubre de 2014. Entrevista. Páginas 32-33.

Hablamos con el juez antes de hacerse pública el rechazo a su suspensión cautelar por parte del CGPJ.

10.14.2014 | 08:37.
Santiago Vidal: «Ya firmo poder mostrar el DNI de la República catalana en el 2020». Diario de Girona.
LUIS BUSQUETS Y GRABULOSA | BARCELONA.

Hay una cierta indignación en el mundo judicial por la propuesta del CGPJ de suspenderlo de empleo y sueldo por haber intervenido con otros compañeros para elaborar un borrador de Constitución para una hipotética Catalunya independiente. El Magistrado de la sección 10ª de la sala de lo penal de la Audiencia Provincial de Barcelona, invitado por Ecoforum-Club de debate de la Garrotxa, el pasado fin de semana dio una charla en Olot para hablar básicamente de la futura Constitución de la República catalana.

Santiago Vidal.

Nacido en Sant Sadurní d'Anoia en 1954, se licenció en derecho en la UAB y ejerció de abogado laboralista durante 11 años hasta que en 1989 consiguió plaza de juez. Ejerció en el juzgado de primera instancia de Arenys de Mar (1990-1991), donde se especializó en derecho penal, y en Sabadell (1992-1997), antes de ser nombrado titular de un juzgado penal de Barcelona. Profesor de derecho penal y criminología en la Escuela de Policía de Cataluña, su último libro es «Els set pecats capitals de la justícia (2014)» («Los siete pecados capitales de la justicia»). Forma parte de Jueces para la democracia.

-En los últimos años se le ha relacionado con la defensa del uso del catalán en la judicatura y en favor del independentismo. ¿Cuando piensa que el pueblo catalán hizo el giro hacia la independencia?

-Después de la sentencia política del Tribunal Constitucional contra el Estatuto de Cataluña, jurídicamente inaceptable. ¡Un Estatuto hecho con todos los pormenores y refrendado por el pueblo! ¿Cómo es que unos jueces pueden atreverse a subsanar la página escrita por la ciudadanía si la Constitución dice que «la justicia emana del pueblo» según el artículo 117.1?

-Pues, porque para llegar a juez necesitan los denominados «preparadores personales» que suelen ser jueces o fiscales retirados, o sus amigos, que mueven todos los hilos de la magistratura antes de las oposiciones. Me lo han explicado exalumnos y lo denuncié en mi novela Amanecer en Lisboa. ¿Usted también tuvo que pasar, por este trance?

-No. Yo estuve de suerte. Conseguí plaza de juez en 1989, cuando se pedía experiencia y no la endogamia de antes que ahora se ha vuelto a imponer. Sí, sí: es una carrera muy endogámica, ¿por qué negarlo?

-Por el hecho de formar parte del grupo de juristas que preparan un borrador de Constitución catalana, el Promotor de la Acción Disciplinaria del CGPJ, Antonio Jesús Fonseca Herrero, el 9 de mayo pasado le hizo ir a declarar. ¿Le acribillaron a preguntas?

-No, las esperadas salvo una... Todo fue muy correcto. Respondí que participábamos una decena de expertos en Derecho, que actuábamos a la una como Fuenteovejuna, y que lo hacíamos a título voluntario, sin que ningún partido ni menos aún el gobierno catalán nos lo hubiera encargado. Es una actuación muy legítima. Todo el mundo dedica el tiempo libre a lo que quiere.

¿Y qué pregunta no se esperaba?

-Al terminar me dijo: «Oye, si os salís con la Vuestra ... ¿habra manera de salvar la monarquía como en una Commonwealth?». Tuve que pensar medio minuto. ¿Qué le decía? Al final salí del callejón sin salida: «Me parece que los catalanes no podrán comparar la dinastía Borbón con la Tudor...».

-Seguramente les querían aplicar el artículo 389.7 de la Ley Orgánica del Poder Judicial que considera incompatibles el cargo de magistrado con cualquier tipo de asesoramiento jurídico... aunque esté probado que el Presidente del TC asesorara la FAES.

-Pues quedaron pasmados. Del señor Pérez de los Cobos comprenderá que no diga nada, a menos que, como otros siete miembros del TC, no tiene la carrera judicial.

-Antes de la actual propuesta del promotor de la Acción disciplinaria del CGPJ, que ya se ve que quiere amedrentar al personal, ¿lo castigaron de alguna manera?

-No considero ningún castigo el hecho de que tenga que comunicar las charlas que doy, como la que hice en Olot.

-Pese ha admitido que estamos en un punto de no retorno, en la charla usted ha predicado el «keep calm»...

-La independencia no la tendremos mañana. Tenemos que seguir trabajando como hasta ahora al menos hasta el 2017. Siempre digo que ya firmo poder mostrar el DNI de la República Catalana en 2020.

-Y, sin embargo, con otros jueces se ponen a redactar un borrador de Constitución para Cataluña... ¿Quiénes son, en qué punto estamos y por qué lo hacen?

-Somos cuatro jueces, dos mujeres y dos hombres, y seis expertos en el ámbito del Derecho Constitucional. La Constitución, pues, tendrá padres y madres. Hemos hecho un trabajo que pueda servir de herramienta a un futuro Parlamento Constituyente, sin ánimo de sustituir a nadie. Y lo digo en pasado porque a finales de diciembre dimos el borrador por terminado para comenzar la hoja de ruta que quisiéramos.

-¿Cuál debe ser esta hoja de ruta?

-Ahora queremos extendernos con 30 personas más, que sean expertos en su ámbito, para discutir el borrador y cerrar posibles flecos. En enero de 2015 se colgaría en la red el resultado que los ciudadanos de Cataluña pudieran hacer todas las enmiendas y aportaciones que quisieran hasta junio de 2015. Queremos que sea una Constitución participativa.

-¿Y cómo será?

-Hacemos una propuesta de Constitución corta, de 97 artículos. Creemos que el resultado final no debería exceder los 100 Procuramos que los artículos sean cortos, claros, flexibles y adaptables a los cambios sociales. Pero el resultado final lo habrá de decidir la ciudadanía. ¿Querrá monarquía o república? ¿Si república, presidencialista o no?

-Por ahora, he leído que el borrador tiene 9 títulos y 17 capítulos, que declara el hecho nacional de Cataluña y...

-Insisto que es un simple borrador. Pero claro: partimos de la realidad nacional de Cataluña.

Libro 'Constitucion, paquete de enmiendas'.-¿Utilizarán materiales de fuera como hizo Xirinacs en presentar sus enmiendas constitucionales en los años 80?

-¡Y tanto! Conozco perfectamente el libro de Xirinacs de 1979, Constitución: paquete de enmiendas. Tenemos sobre la mesa las constituciones de los Estados Unidos, Islandia, Finlandia, Noruega... Hemos recibido hace poco de un profesor suizo la Constitución suiza en francés y en italiano. Y también están interesados con nuestro borrador de Constitución desde otras lugares de Europa y del mundo.

-Dígame las líneas básicas que la distinguen de la Constitución española.

-Hay separación total de poderes. No puede ser que ganar unas elecciones suponga poder manejar la cúpula judicial. Cualquier cargo electo lo será a través de listas abiertas y sólo podrá ejercer dos legislaturas, esto es, ocho años. Creemos en un servicio a la comunidad, no en una profesionalización política. Se suprimen los aforados. Todos somos iguales ante la ley. Se cancelan los indultos gubernamentales. Se dibujan referendos revocatorios de cargos políticos. ¡Si no se cumple con el programa electoral, fuera!

-¿Pese a mayorías parlamentarias?

-Es que ningún partido podrá obtener más del 49,9% de diputados. Se va hacia la prohibición de las mayorías absolutas y de la disciplina de voto por norma constituyente. Se pretende que los partidos tengan que pactar y no conformarse pasando el rodillo parlamentario.

-¿Y el sistema judicial?

-Se diseña una justicia de proximidad, contra lo que quería Madrid, de concentrar los edificios judiciales en las capitales de provincia. Nosotros queremos acercar la justicia al ciudadano y no al revés. Sólo tenemos 10 jueces por cada 100.000 habitantes, cuando en el resto de Europa hay de 15 a 20... Sumarios de 100.000 folios hoy no tienen sentido. Hay que digitalizar, optimizar recursos, controlar jueces... Hay que controlar que los jueces hagan bien su trabajo. ¿No salen las sentencias en el plazo que se haya determinado, que no debería de sobrepasar los seis meses? No se cobra el salario. Esto ya funciona así en algunos estados europeos. Proponemos también tres meses para las apelaciones y otros tres para las ejecuciones. Habrá haber también supresión de tasas judiciales. Y, además, se habrá de catalanizar la justicia. ¡Todavía hoy sólo el 24% de los sumarios se hacen en catalán!

-¿Por eso un diario de Madrid publicaba en mayo que quería un tercio de sus compañeros fuera de Cataluña?

-El Estado Catalán necesitará unos 1.000 jueces. Ahora tiene 800. Calculé que un tercio de estos querrán irse de Cataluña, porque nunca han hecho nada para expresarse en catalán. Todo el mundo es bienvenido en Cataluña, pero no queremos que se queden aquellos que no comparten los ideales de liberación del pueblo catalán.

-¿Habrá Tribunal Constitucional?

-No. Una simple Sala de conflictos Constitucionales de cinco miembros elegidos así: uno por sufragio universal; uno por las tres quintas partes del Parlamento; otro por los defensores locales de agravios; otro por los profesionales del Derecho y, el último, elegido por los jueces.

-¿Como jurista, usted cree que el rey «arbitra y modera» como le manda la Constitución?

-Espero que Felipe VI lo haga. El padre estuvo quince años desaparecido en este sentido. No lo hemos visto ni haciendo de árbitro entre territorios ni de árbitro constitucional. Usted ha recordado antes de que tenemos un Presidente del TC que no podría serlo porque el artículo 127.1 dice que los Magistrados no podemos pertenecer a partidos políticos y él pertenecía al PP. En uno de los discursos el nuevo rey dijo «defenderé la unidad de España Dentro de la diversidad»; que explique qué entiende por diversidad. La verdad es que lo veo muy lejano de Cataluña. Yo, en su piel, ya me habría reunido con los representantes de AMI y del ANC el 12 de septiembre. Si Cataluña es una nación -constitucionalmente, una «nacionalidad»-, que explique si tenemos derecho a unas determinadas especificidades o no.

-En Madrid usted lleva cuernos y cola. Le han puesto en su boca este plan: el 23 de abril de 2015, Proclamación Unilateral de Independencia, el 11 de septiembre de 2015, celebración del referéndum constitucional. En cambio, en Olot nos ha dicho que el encuentro de alcaldes en la Generalitat del 4 de octubre le emocionó, que espera votar el 9-N y que tiene esperanzas para que el TC le levante la suspensión de la Ley de Consultas y del Decreto de convocatoria.

-Ciertamente, yo espero poder votar el 9N y tengo esperanzas de que el TC levante la suspensión antes. ¿Por qué? Pues, porque saben que la sentencia contra el Estatut fue una pifia de la que se habla en todas las universidades del mundo y ahora tienen los focos de los juristas europeos sobre él para ver qué hacen. Hay miembros al TC que no querrán desprestigiarse más.

-Lo veo muy ingenuo. No cuenta que España se comportará como un toro herido. Pongámonos en lo peor.

-Entonces veremos qué hará el Parlamento catalán: desconvocar la consulta o desobedecer el TC. Ante un choque democrático de legalidades y legitimidades, el Tribunal Internacional de Justicia deberá dirimir quién de los dos tiene razón.

-Antes la Corte Internacional pueden inhabilitar el presidente Mas y dejarlo sin posibilidad de convocar elecciones adelantadas de tipo plebiscitario.

-Primero lo han de requerir formalmente y, después, obtener mayoría absoluta en el Senado. Lo podrían hacer, pero, suponiendo que fuera inhabilitado, ¿como se ejecuta? ¿Con la Guardia Civil enfrentándose a los Mossos para arrestarlo en su despacho? ¡Qué foto para Europa! ¡Y qué acicate para todos los catalanes! ¿Y vendrá un señor de negro a ocupar su despacho? ¡Pobre!

-¿Y suspender la autonomía de Cataluña?

-Esto no está contemplado en ninguna parte del ordenamiento jurídico. Créame: prepárese para ir a votar el 9-N.

Enlace al artículo original en catalán:

http://www.diaridegirona.cat/catalunya/2014/10/13/ja-signo-mostrar-dni-republica/691965.html

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto