Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Usted cobrará la Renta Básica. Jordi Griera.

Diari de Vilanova. Logotipo.Diari de Vilanova. Viernes, 2 de diciembre de 2016. Des del campanar.

Jordi Griera Roig.Usted cobrará la Renta Básica.
Jordi Griera.

Hay temas opinables, buenos para el debate político, pero hay otros tan esenciales, sistémicos, que es pecado discutirlos en vez de actuar sobre ellos. Son ejemplos el cambio climático o la renta básica.

Robots en una fábrica de coches.

La revolución francesa, que invitaba a reflexionar, y las guerras napoleónicas que la esparcieron por Europa, sacudieron las sociedades europeas. Muchos agricultores habían dejado la azada por el fusil y ya no la volvieron a coger. El incipiente ingenio se convirtió en revolución industrial. Sólo veinticuatro años después de la Guerra del Francés, que dejaron los talleres en convertidos en escombros, arrancaba en Vilanova el primer «vapor» de la Península, es decir la primera fábrica textil con máquinas movidas por una caldera. La villa fue líder de la industria algodonera, junto a su liderazgo ya consolidado en las exportaciones de vino, y en 1860 había crecido hasta los 12.227 habitantes. En aquella época las industrias creaban puestos de trabajo y se podría decir que lo han seguido haciendo hasta las postrimerías del siglo XX.

Pero en el siglo actual estamos asistiendo a un fenómeno nuevo: Se acerca el momento en que no será necesario que las personas trabajen, porque las máquinas podrán hacerlo casi todo. El campo, los hipermercados, los cajeros automáticos... por no hablar de la industria, donde prácticamente todo está ya producido por medios automatizados, por robots. La inteligencia artificial se anuncia como usurpadora de los trabajos más intelectuales. ¿Qué pasará cuando el paro sea del 50% o más? Si no tenemos trabajo no tendremos dinero para comprar, por lo tanto las fábricas deberán cerrar por falta de clientes.

La solución sería regalar dinero a la ciudadanía. Se conoce con el nombre de renta básica universal o renta garantizada. Es normal que una persona que ha trabajado toda la vida piense que no puede ser que alguien cobre por no hacer nada. Estamos en un momento de transición y tenemos aún la visión antigua, pero la renta básica parece imparable.

Nos quedan dos problemas: a) como pagarla y b) encontrarle una justificación moral. El premio Nobel de Economía del año 1988 se otorgó al francés Maurice Allais, quien, entre otras cosas, había demostrado que pagar una renta básica universal es perfectamente viable. Por si fuera poco, el Banco Central Europeo y la Reserva Federal estadounidense han sido inyectando billones de euros de «quantitative easing», sólo que para espabilar la economía. La renta básica en Cataluña se calcula que costaría dos mil millones de euros al año, una cifra ridícula al lado de aquellas enormes sumas de dinero inventado.

O sea que sólo falta la justificación moral para que todo esté tranquilo. Ésta la proporcionó el gran pensador catalán Agustí Chalaux (1911-2006) y es muy comprensible: los inventos históricos que han pasado al dominio público, la rueda, la radio, la electricidad, las matemáticas..., pertenecen a toda la humanidad. Los herederos de nuestros antepasados somos todos, los beneficios nos corresponden y no se los puede apropiarse ningún particular. Las empresas que los utilizan, que son todas, deberían pagar los correspondientes royalties al Estado y servirían para la renta básica.

Propongo, pues, cambiar la ley de la propiedad intelectual en un punto que no perturbaría las relaciones internacionales: cuando el royalty o licencias que está pagando una empresa catalana caduquen, dejará de pagarlas al titular, como es habitual, pero ahora pasará a pagarlas al Estado; en vez de aumentar abruptamente el beneficio de los accionistas empezará a constituir una hucha para la renta básica. Así, sin crear ningún impuesto nuevo generaríamos el circuito de la renta y los fabricantes se acostumbrarían a la idea; con el tiempo se podrá consensuar un impuesto que compense las licencias y patentes históricas.

Antiguos criterios morales, muy apropiados en su época, rechazaban la idea de vivir sin trabajar. Ahora tenemos que cambiar y asumir que la inteligencia de nuestra especie nos ha llevado al punto, ciertamente deseable, de vivir todos de renta y trabajar en lo que más nos plazca, trabajos creativos y humanizadas que podríamos llegar a hacer gratis, si nos apeteciera.

No le puedo decir qué día de qué año, pero pienso que cobraremos la renta básica. Un poco depende de usted mismo.


Enlace del artículo original en catalán:

http://www.ddc.cat/post/Jordi-Griera/Voste-cobrara-la-Renda-Basica/235

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto