Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Xirinacs como referente.

El Punt Avui. Logotipo.El Punt Avui+. Domingo, 2 de Diciembre del 2018.

Política.

Xirinacs como referente.

  • El filósofo y político antifascista e independentista hizo hasta seis huelgas de hambre para reclamar la amnistía de los presos políticos, entre otras causas.
  • Sànchez pidió a un huelguista defensor del catalán como había preparado la protesta.

Xirinacs durante una plantada en la plaza de Sant Jaume en 2000. Foto cedida por la Fundación Randa-Lluís M. Xirinacs.
Xirinacs durante una plantada en la plaza de Sant Jaume en 2000. Foto cedida por la Fundación Randa - Lluís M. Xirinacs.

Xavi Aguilar. Barcelona.

Por el extremo riesgo que comporta y la gran firmeza y convicción moral que requiere, la huelga de hambre es una vía de protesta muy poco frecuente, pero no ajena a las reclamaciones del catalanismo, y todavía menos a la de los líderes políticos pacifistas en general. El inicio, ayer, de la huelga de hambre de Jordi Sànchez y Jordi Turull tuvo lugar el mismo día en que, 45 años atrás, el político, sacerdote y filósofo Lluís Maria Xirinacs también inició una. Corría, por lo tanto, el 1973 y el activista estaba en régimen de prisión preventiva en la Modelo, acusado de difusión de propaganda ilegal y en espera de ser juzgado por el régimen franquista. Su acción reclamaba la amnistía de los presos políticos y especialmente la libertad de los 113 detenidos durante una reunión de la Asamblea de Cataluña en la iglesia Santa Maria Mitjancera de Barcelona, entre los cuales se contaba.

Doctor en filosofía, religioso comprometido y claramente alineado en un movimiento antifascista, pacifista e independentista, Xirinacs clamaba –como hacen ahora Sànchez y Turull– contra «un sistema que rehusa los derechos más elementales». Aquella huelga duró 42 días y, a pesar de la censura, tuvo una gran repercusión social hasta que la abandonó a petición de los médicos y creyente que los compañeros habían sido liberados.

Xirinacs, que durante la Transición fue senador y candidato al Nobel de la paz en varias ocasiones, recurrió a la huelga de hambre con cierta asiduidad. La primera vez fue en 1969 en Santa Cecília de Montserrat, junto con padre Josep Dalmau, para reivindicar la separación entre la Iglesia y el Estado. Un año después volvió en apoyo de los presos de ETA que se juzgaban en el llamado proceso de Burgos y para pedir la unidad de las fuerzas democráticas catalanas. El 1972, mientras estaba encarcelado en Zamora, hizo huelga de hambre y sed, y fue trasladado al hospital al cabo de nueve días por su deterioro físico. El año 1975 todavía hizo tres protestas más, la última para reclamar la amnistía coincidiendo con la muerte de Franco.

Otro referente más cercano en el tiempo es Jaume Sastre, un maestro mallorquín que el 2014 hizo una huelga de hambre de 41 días para defender la educación en catalán en las Baleares y para pedir al presidente José Ramón Bauzá que dialogara con la comunidad docente sobre el decreto de lenguas aprobado por el gobierno de las Islas, pero el líder popular no hizo ningún movimiento respecto a esta cuestión.

Sastre recordaba ayer a Catalunya Ràdio que durante un encuentro con Jordi Sànchez en el marco de una asamblea soberanista, el entonces dirigente del ANC le pidió como se había preparado para la protesta, «porque no descartaba tener que recorrer en un momento u otro».

Sastre, que perdió 17 kilos, se había preparado hablando con Jaume Bonet, otro médico que lo había precedido con la misma finalidad y a través de documentación relativa a Xirinacs o Gandhi. Y es que si hay un nombre vinculado al ayuno voluntario para atraer la atención contra las injusticias o las reivindicaciones políticas y sociales es el de Mahatma Gandhi, uno de los padres de la independencia de la nación india mediante el uso de la no-violencia. Él popularizó internacionalmente este sistema de lucha, perfectamente compatible con su talante pacifista y antiviolento recorriendo en varias ocasiones mientras estuvo encarcelado por los británicos, que no se podían permitir que muriera mientras lo estaban custodiando.

Bobby Sands, un caso extremo.

También muy sonada fue la protesta de Bobby Sands y otros presos republicanos irlandeses el 1981. Protestaban porque el gobierno británico les había retirado la condición de prisioneros especiales como miembros de una organización paramilitar y querían que se la restituyera. Era la segunda vez que lo hacían, porque años atrás también lo habían reclamado y el gobierno les había engañado. La primera ministra, Margaret Thatcher, haciendo honor a su férreo apodo, no cedió a la presión. Durante la huelga, Bobby Sands fue escogido diputado por el Sinn Féin, hecho que atrajo todavía más la atención mediática hasta que acabó muriendo a los 27 años, como también nueve presos huelguistas más. Esto permitió al movimiento republicano irlandés hacer un enorme salto político adelante y convertirse en el partido político dominante.

El Estado ya tiene experiencia.

En época democrática, el Estado ya ha tenido que hacer frente a diferentes huelgas de hambre, como las de los presos del Grapo, dos de los cuales murieron (1981 y 1990), o el exmiembro de ETA Iñaki de Juana Chaos (2006). También tiene la Generalitat con el anarquista Amadeu Casellas, que duró 76 días (2008).

Enlace del artículo original en catalán:

http://www.elpuntavui.cat/politica/article/17-politica/1513578-xirinacs-com-a-referent.html

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto