Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Prólogo a la primera edición. Moneda telemática y estrategia de mercado. Índice. Moneda telemática y estrategia de mercado. Capítulo 1. Delimitación del objeto del estudio. Moneda telemática y estrategia de mercado.

Presentación.

  1. La información, elemento indispensable en cualquier actividad.
  2. Desinformacion actual sobre el mercado.
  3. La circulación monetaria en la actualidad.
  4. Objetivos y temática de este ensayo.

1. La información, elemento indispensable en cualquier actividad.

La información es, y será cada vez más, uno de los elementos básicos en cualquier quehacer humano. Podríamos incluso afirmar que es el más fundamental, ya que sin información adecuada no puede desarrollarse, con un mínimo de eficacia, ninguna actividad.

Ultimamente, algunos biólogos han asimilado el código genético a un sistema que acumula, conserva y transmite información: de manera que la información llega a ser un elemento indispensable, no ya del desarrollo de actividades, sino de la vida misma.

Pero, además de la información contenida en los cromosomas, cada especie viviente cuenta con sus propios sistemas innatos para captar y elaborar la información de su medio, y de este modo poder actuar.

El hombre es un ser original: entre otras cosas, ha sabido ir construyendo, poco a poco, nuevos sistemas de información, no ya naturales, innatos, sino creados cultural y socialmente. Estos sistemas, cada vez más sofisticados y complejos, han culminado en la aparición del lenguaje, primero exclusivamente hablado y, más adelante -desde hace unos 5.000 años- también escrito.

La escritura no es, pues, un nuevo sistema de comunicación e información diferente del lenguaje hablado; sino que es, simplemente, un recurso técnico que facilita la conservación y transmisión del lenguaje, y que potencia y multiplica su alcance. Hoy día, una nueva tecnología puede cumplir de manera mucho más rápida, precisa y potente, esta misma función: nos referimos a las telecomunicaciones, en todas sus diversas formas.

Además, contamos también actualmente con la informática, que permite no sólo la captación, conservación y transmisión de informaciones, sino también su tratamiento artificial-lógico, según programas preestablecidos, siempre y cuando, dichas informaciones sean rigurosamente codificadas y sometidas a análisis lógico.

2. Desinformación actual sobre el mercado.

A pesar de los progresos en las tecnologías de transmisión y tratamiento de la información, hoy día, respecto a cualquier fenómeno de mercado, es muy difícil llegar a saber algo preciso y exacto sobre las preguntas clásicas: ¿Quién ha comprado o vendido una mercancía determinada?. ¿Cómo, bajo qué condiciones se ha realizado el acto de compra-venta?. ¿Cuando se ha realizado dicho acto?. ¿Por qué, con qué motivaciones se ha llevado a término?

En esta situación, ni el político, ni el juez..., ni el empresario, ni el responsable de una institución..., ni el economista, ni el sociólogo..., ni cualquier modesto ciudadano, tienen suficientes elementos de información para poder prever y realizar una estrategia de actuación racional y eficaz.

Hasta que no se puedan contestar con exactitud estas preguntas, y muy especialmente la de «quién», la actuación justicial no podrá llegar a establecer documentariamente las responsabilidades personales delante de la ley. El mercado no podrá conocer un desarrollo pleno y real, mientras no genere espontáneamente una información analítica y sintética, detallada y exhaustiva de todos los procesos que en él se desarrollan, y mientras esta información no sea puesta al servicio gratuito y fácilmente accesible de toda la población. También se puede afirmar que el conocimiento teórico y práctico del mercado no progresará, ni podrá hacerse experimental, mientras no exista un sistema racional para la documentación de todos los fenómenos elementales que en él tienen lugar.

Y, no obstante, también en el seno del mercado, el hombre ha inventado un sistema de información muy especializado para captar todos los fenómenos que en él se producen. Los fenómenos elementales del mercado son los intercambios de mercancías, y el sistema de información que funciona, es el sistema monetario.

La idea de «la moneda como información circulante» y del «sistema monetario como sistema de información» no es ninguna novedad, sino que es corrientemente admitida por todos los especialistas en el tema. Pero sí que podemos decir que no se le ha prestado la suficiente atención y, sobre todo, que las consecuencias teóricas y prácticas de este planteamiento no se han tratado exhaustivamente aprovechando todas sus posibilidades.

La revisión de este tema, según la mentalidad y las posibilidades técnicas en materia de información de nuestros días, será el objeto del presente ensayo.

3. La circulación monetaria en la actualidad.

La circulación monetaria -esto es: la circulación de información sobre los cambios de mercancías realizados en el seno del mercado -reviste actualmente dos formas principales:

  1. La circulación de billetes de banco de mano en mano: los billetes de banco son títulos al portador, es decir, anónimos. No dejan ningún rastro sobre quienes han realizado el intercambio. Tampoco analizan las mercancías intercambiadas, ni ninguna otra de las circunstancias de lugar o modo de la transacción. Son pues, por su misma naturaleza, completamente desinformativos.
  2. La circulación de inscripciones en cuenta corriente, operada por los denominados «cheques», que no son sino órdenes de compensación. Esta segunda circulación es parcialmente personalizada, pero no es exhaustivamente analítica y, sobre todo, puede convertirse siempre que convenga al interesado, en circulación de billetes de banco. De hecho, ya pesar de su enorme importancia actual, la circulación monetaria mediante cuentas corrientes es legalmente auxiliar y derivada de la circulación de billetes de banco.

Esta es una visión muy simplificada de la realidad monetaria actual, realidad ésta mucho más compleja. Pero es suficiente para descubrir que hoy no existe información exhaustiva, precisa, exacta y pública sobre los fenómenos elementales del mercado. El horizonte visual que nos proporciona el sistema monetario actual es pues muy limitado y restringido y está muy por debajo de lo que hoy día permitiría la informática y, todavía más, la «tele-informática o informática a distancia», denominada, por contracción, telemática.

4. Objetivos y temática de este ensayo.

Como ya hemos comentado anteriormente, los efectos sociales de la desinformación sobre el mercado son enormemente negativos a todos los niveles: económico, político, justicial, científico... Un sistema monetario desinformativo no sólo permite toda clase de juegos sucios encubiertos bajo el anonimato de la moneda, sino que imposibilita una toma de decisiones y una elaboración de estrategias racionales a los agentes del mercado y, finalmente, dificulta una comprensión real, científica, del funcionamiento mercantil.

En respuesta a este hecho, se plantea en el presente ensayo una posible y fácil solución tecnológica: la descripción de un nuevo y único instrumento monetario, en sustitución de los actualmente vigentes, será el objeto central. Esta propuesta, se enmarca en la formulación de una teoría monetaria global -no original, pero sí puesta al día- y se prolonga con la reflexión en torno de las múltiples consecuencias y posibilidades sociales abiertas por los nuevos planteamientos.

En primer lugar, se procederá a un análisis y reflexión sobre la naturaleza y las funciones de los sistemas monetarios, tanto desde el punto de vista histórico como actual. La teoría monetaria que se desprenderá es el punto de partida para la formulación de un nuevo sistema monetario más racional, más adaptado a las posibilidades tecnológicas actuales, y plenamente informativo.

En segundo lugar, se procederá a la descripción del nuevo sistema monetario propuesto, basado en lo que denominamos factura-cheque telemática. Este es un instrumento monetario plenamente personalizado, de pervivencia limitada a un único acto mercantil elemental, y exhaustivamente informador de las características de éste. Su circulación como único instrumento monetario legal permitirá clarificar completamente el mercado, y aportar la información que le es tan vitalmente necesaria. Se hará referencia también a las condiciones políticas mínimas que se han de cumplir para que tal sistema monetario represente un progreso social real, y no una regresión como la que supondría el monopolio de toda la información mercantil disponible por parte de un poder cualquiera.

En tercer lugar se examinarán las posibilidades que ofrece el hecho de disponer de una información precisa y exhaustiva sobre el mercado. Las ventajas son múltiples, pero las más inmediatas se centran en torno a una única idea: la racionalización de los procesos mercantiles y sociales que tengan algún contacto, sea del tipo que sea, con el mercado. Muy particularmente, conviene resaltar el hecho de que, con la implantación de la factura-cheque como único instrumento monetario legal, será posible convertir el estudio del mercado en una disciplina de auténtico rigor científico-experimental.

También se presentará una hipótesis de trabajo sobre el mercado, la cual -de la misma manera que cualquier otra hipótesis que se quiera mantener sobre éste- sólo podrá ser experimentalmente contrastada cuando la factura-cheque telemática esté en vigor. Esta hipótesis hace referencia a la posibilidad de construir una masa monetaria comunitaria sin tener que recurrir a la acción impositiva sobre los ciudadanos y está íntimamente ligada al tema de la invención de dinero. En caso de confirmación experimental, el político dispondrá de un arma de gran potencia para la consecución de un mercado equilibrado y de una partición equitativa de la riqueza comunitaria.

Esta es una de las motivaciones que han tenido más importancia a la hora de redactar este ensayo: la búsqueda de soluciones eficaces, no ya sólo para el buen funcionamiento y conocimiento del mercado, sino para los múltiples problemas sociales que se plantean en nuestro tiempo.

Prólogo a la primera edición. Moneda telemática y estrategia de mercado. Índice. Moneda telemática y estrategia de mercado. Capítulo 1. Delimitación del objeto del estudio. Moneda telemática y estrategia de mercado.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto