Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Planteamientos de vuelta. Índice. Mundo alternativo. Índice. Mundo alternativo.

3.6.3. La conversión al nuestro. El ejemplo de Marx.

Es curioso que esto lo hizo muy bien Marx. Es de las pocas cosas, digamos, que redondeó en este sentido de reafirmación subjetiva.

Marx estuvo haciendo de profeta, diríamos, en Los Manuscritos y todo aquello que gusta a los curas, -que lo manipulan mucho, por cierto, como manipulan las Escrituras y como manipulan todas estas cosas-, y de repente, paró.

Se estuvo quince años parado, quince años. En Londres se metió en el British Museum, allí tenía para estudiar todo lo que quería.

Paró de hablar de los sufrimientos de los pobres, porque el sufrimiento de los pobres es una cosa de filosofía, es una cosa profética. En cambio, qué sé yo, la ley de la oferta y de la demanda no es una cosa profética, es una cosa concreta, práctica y técnica.

Aquel señor, para dar soluciones técnicas, paró de hacer palabras y de hacer actitudes testimoniales... El señor se fue al British Museum en donde había la colección de los trabajos de todos los inspectores de trabajo de Inglaterra, -allá había la copia de todos-, y con ello pudo conocer, se informó y estudió aquello que pasaba en el mundo realmente, no aquello que le pedía su espíritu. No las ilusiones o el Cosmos, en donde no hay nada. La Inglaterra del siglo XIX, mil ochocientos cuarenta y ocho.

Cuando hubo estudiado todo esto, -y, además, en el British Museum encontró todos los libros de toda la tradición burguesa, prácticamente, de los grandes ideólogos de la economía del mundo liberal, que era una tradición que no tenía nada que ver con el Cosmos, que era una tradición de nuestra sociedad, que la definía, además, básicamente- entonces escribió El Capital, en el cual no hay una sola concesión al otro mundo, ni una. Leerlo y veréis.

Además, se convirtió. Se dijo: «yo he estado un tiempo de profeta. Ahora voy a hacer de lampista, poner las tuberías bien puestas, los grifos bien hechos y los empalmes de agua bien hechos». Esto no se da en el otro. El otro es sólo un empuje.

Si observáis, ¿el otro está o no está?... ¡Y tanto que está! La diferencia entre El Capital de Marx y un libro del Stuart Mill, o de Adam Smith, o del Ricardo, -que eran los grandes teóricos de la economía de su tiempo...-, la diferencia está en que Marx, además, todo eso lo hace solamente para una cosa: porque quiere que los hombres se hermanen. En cambio, a los otros les importa un «bledo». Es la diferencia que hay.

Marx lleva el alma del Universo dentro de El Capital, pero la lleva tan enterrada que no se ve, ni la dice en ningún sitio, pero aquello ha fecundado su sistema.

El decía que, en aquél momento, aquel sistema era el válido, pero que después se había de hacer otro y esto es correcto.

Esto quiere decir que toda persona que ha dado la vuelta por el otro lado y vuelve a este mundo da soluciones técnicas en base a mucho estudiar y de fiarse en nada de su inspiración. Aquí no, aquí no puede haber ninguna inspiración. Aquí no hay sonámbulos, ¿eh?. Aquí a currar, a trabajar, a sudar y a conocer la nosteridad para transformarla en otras nosteridades más de acuerdo con la alteridad.

Y entonces, haciendo soluciones y cambiándolas, haciéndolas y cambiándolas, haciéndolas y cambiándolas, haciéndolas y cambiándolas, hasta el final.

Bien, pienso que con estos cuatro puntos queda bien definido esto que podría ser un mundo alternativo frente a un mundo nuestro. Y termino aquí.

(Aquí empieza el debate).

Planteamientos de vuelta. Mundo alternativo. Índice. Mundo alternativo. Índice. Mundo alternativo.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto